Entorno Macroeconómico – Agosto 2019

entorno_macroeconomico_960x440

juansebastianbosiga_70x74

Juan Sebastián Bosiga
Portfolio manager

linkedin


Entorno global

En agosto se intensificó la guerra comercial entre EEUU y China, que junto a datos de desaceleración económica en Europa y del sector manufacturero en EEUU, causaron mayores preocupaciones sobre la salud de la economía global, y su efecto se vio reflejado en un aumento sustancial de la volatilidad en los mercados.

El sector manufacturero en EEUU se desaceleró al menor ritmo de la última década al registrar un índice manufacturero de 50.3 en Agosto, cayendo desde 50.4 anotado en julio. Esta caída se debe a un menor número de nuevas órdenes y cantidad de exportaciones, lo cual está ligado a la guerra comercial entre China y EEUU. Entre tanto, la inflación total se aceleró ligeramente en julio al alcanzar 1.8% a/a (frente al 1.7% de junio), y a su vez, la inflación subyacente se mantuvo estable en 1.6%. Ambas medidas muestran resiliencia y se mantienen cerca a la meta del Banco Central de los Estados Unidos (FED) de 2%. Por último, el desempleo se mantuvo estable en 3.7% (mínimo de 50 años) y la creación de nóminas no agrícolas fue de 130 mil millones, inferior a lo esperado por el mercado (159 mil nóminas). 

Por su parte, para la Zona Euro se confirmó en la segunda lectura un crecimiento de 1.1% para el segundo trimestre. Esto representa una desaceleración de 1.1% frente a un año atrás y 0.1% frente al primer trimestre de 2019. La mayor economía de la Zona Euro, la alemana, se contrajo por segunda vez en el último año (en trimestres no consecutivos) que de hacerlo de nuevo en este tercer trimestre entraría oficialmente en recesión. Sin embargo, el índice manufacturero tuvo un ligero repunte al pasar de 46.5 a 47 en agosto (menos de 50 en el índice representa contracción), buscando así romper la tendencia de desaceleración del último año y medio. Al igual que en EEUU, el desempleo en la Zona Euro se mantiene en mínimos de 7.5% por segundo mes consecutivo, resultado que explica el buen comportamiento del gasto del consumidor, que ha evitado una mayor desaceleración económica y continua su crecimiento por sexto año consecutivo. 

El recrudecimiento de la guerra comercial entre EEUU y China causó fuertes desvalorizaciones en los principales índices accionarios, con caídas cercanas al 5%. En medio de este escenario, y sus posibles consecuencias en la economía global, el oro registró una fuerte valorización de 7.5% superando así los USD$1500 por onza. El apetito por este activo refugio también estuvo influenciado por las tasas negativas de los bonos europeos, que llegaron a mínimos de los últimos años. El petróleo y el cobre, commodities que sirven como termómetro de la economía global, se vieron impactados al registrar caídas superiores al 2.5%. Tras las medidas de expansión monetaria de varios países emergentes (entre ellos China) y los mensajes dovish de la mayoría de los países desarrollados, los índices accionarios lograron recuperar buena parte de la caída en la última semana de agosto.


Entorno local

Tasa de Cambio COP
tasa_cambio_cop

En el segundo trimestre del año, la economía colombiana creció 3%, logrando así un crecimiento para el primer semestre ligeramente por encima del 3% (el dato del primer trimestre fue revisado al alza: de 2.8% a 3.1%. Por el lado de la oferta, los sectores que más se destacaron fueron comercio (+4.8%), administración pública (3.1%) y actividades profesionales (3.6%). Resalta el crecimiento del sector de construcción (+0.6%) dado que pone fin al período de contracción vivido en los últimos trimestres. En cuanto a la demanda, los componentes que más aportaron fueron consumo privado (+4.6%) e inversión (+4.3%). La austeridad del gobierno central llevó a que el consumo público creciera tan solo 1.9% en el trimestre. Por su parte, el déficit comercial se amplió de la mano de un bajo crecimiento de las exportaciones (3%), lo cual está desde luego explicado por el menor crecimiento mundial; y un buen comportamiento de las importaciones (+8.2%), que es el resultado del excelente momento por el que atraviesa el consumo privado.

El desempleo para las 13 principales ciudades se ubicó en 10.3% en julio. El resultado está explicado por un aumento de 11 mil puestos de trabajo y por una contracción de 0.7% en la tasa global de participación laboral. El sector que sigue aportando con mayor fuerza a la creación de puestos de trabajo es construcción; mientras que los de mayor destrucción son la industria y las actividades inmobiliarias. Cabe destacar que el personal ocupado en construcción es el máximo de los últimos diez años.

Mercado Accionario: Índice Colcap
mercado_accionario

La inflación en agosto se ubicó en 0.09% mensual (por debajo de las expectativas del mercado: 0.15%), dejando la inflación doce meses en 3.75%, superior al punto medio del rango meta del Banco de la República (2%-4%). Los rubros con mayores variaciones fueron transables (0.12%) y no transables (0.12%). En esta ocasión, el grupo de alimentos registró una baja inflación (0.04%) gracias a la caída en los precios de tubérculos y hortalizas. Sin embargo, la inflación de alimentos se mantuvo estable en 5.83% y sigue cerca del máximo de los últimos dos años. Por último, la inflación sin alimentos disminuyó 6 puntos básicos (pbs) hasta 3.22%, y por el contrario, la inflación que además excluye regulados aumentó hasta 2.80% a/a (6pbs superior al registro de julio).

En agosto, la curva de rendimientos en pesos se mantuvo relativamente estable. A pesar de la disminución de 25 puntos básicos (pbs) por parte del Banco Central de los Estados Unidos (FED) a finales de julio, la incertidumbre por la guerra comercial y los problemas políticos en Italia y Reino Unido (por el Brexit), hicieron que disminuyera el apetito por riesgo de los inversionistas. Esto se pudo ver reflejado en la venta de algo más de 3 billones de TES por agentes offshore; flujo que fue absorbido por los fondos de pensiones y bancos comerciales. Entre tanto, la curva en Unidad de Valor Real (UVR) tuvo una desvalorización en todos sus tramos de 10 puntos básicos en promedio, dada la expectativa de un inicio de ciclo bajista en inflación hasta fin de año, terminando cerca del 3.6%. Por último se destaca el anunció de JP Morgan de incluir a China en el GBI, lo cual puede traer flujos de venta del orden de 6.5 billones de pesos en el 2020 por parte de inversionistas offshore que siguen este índice. 

En línea con el comportamiento de la curva soberana, la deuda corporativa en tasa fija se mantuvo estable, conservando los spreads de crédito en 80 puntos básicos (pbs). Por su parte, la curva en Índice de Precios al Consumidor (IPC) continúo valorizándose a pesar del mal comportamiento de la curva en Unidad de Valor Real (UVR). Esto como consecuencia del menor carry que tienen los títulos en Unidad de Valor Real (UVR) en esta época del año. La curva del Indicador Bancario de Referencia (IBR) se valorizó ligeramente dado el apetito de algunos inversionistas por indexación, como preámbulo a un posible incremento de 25 puntos básicos (pbs) en la tasa de Banco de la República a inicios de 2020.

Los factores de oferta que afectaron la inflación de alimentos en los primeros 7 meses del año parecen estar disipándose por lo que esperamos un retroceso en la inflación hacia el 3.6% para el cierre del año. Dada esta expectativa y el aún buen spread frente a TES, favorecemos las inversiones en tasa fija de 1.5 a 3 años. Por otro lado, la expansión monetaria que se está viendo en el mundo, tanto en economías emergentes como desarrolladas, sin aún la presencia de una recesión sino sólo una desaceleración de la economía mundial, puede terminar dándole el impulso necesario a la economía para retornar a su senda de largo plazo. Por este motivo favorecemos mantener un portafolio diversificado, a la espera de mayor información de la economía global tras los más recientes movimientos de expansión monetaria.

En medio de la alta volatilidad de agosto por la intensificación de la guerra comercial entre EEUU y China, la bolsa colombiana vivió el mes más volátil del año pero terminó tan solo con una desvalorización de 0.17%. Las acciones que más se valorizaron fueron Grupo Argos (7%), CLH (4.6%) y Bancolombia Preferencial (3.6%). Por el contrario, las más desvalorizadas fueron Avianca Holdings (-30.6%), Ecopetrol (-6.8%) y Canacol (-4.6%).