Entorno Macroeconómico – Septiembre 2019

entorno_macroeconomico_960x440

juansebastianbosiga_70x74

Juan Sebastián Bosiga
Portfolio manager

linkedin


Entorno global

En septiembre llegaron los anhelados estímulos adicionales por parte del Banco Central de los Estados Unidos (FED) y el Banco Central Europeo (BCE), mientras que la actividad en EEUU, que era entre las economías desarrolladas la de mejor comportamiento, empezó a mostrar mayores señales de desaceleración.

En su reunión de septiembre, el del Banco Central de los Estados Unidos (FED) redujo en 25 puntos básicos su tasa de interés, dejándola en el rango de 1.75-2%. En el dot plot se pudo ver como el comité está dividido entre un recorte adicional y la estabilidad hasta el 2020, con 7 de sus 17 miembros esperando un recorte adicional. En términos macroeconómicos, el Banco Central de los Estados Unidos (FED) estuvo motivado a esta decisión principalmente por la incertidumbre externa, una inflación contenida y debilidad en la inversión. A pesar de sus preocupaciones, el FED incrementó su pronóstico de crecimiento para 2019 a 2.2% desde 2.1% estimado en su reunión de junio. Entre tanto, el Banco Central Europeo (BCE) recortó su tasa de interés en 10 puntos básicos a -0.5% y anunció un plan de compra de activos por 20 mil millones de euros mensuales a partir de noviembre de este año.
El sector manufacturero de EEUU mostró señales encontradas en sus indicadores adelantados. Por un lado, el Índice de Gestores de Compras (PMI) se aceleró desde el mínimo de la última década (50.3) a 51.1, manteniéndose así en terreno expansivo (>50). Sin embargo, el Instituto de Gestión de Suministros (ISM) manufacturero se ubicó por segundo mes consecutivo en terreno contractivo bajando hasta 47.8. Este resultado estuvo en gran medida explicado por el paro de los trabajadores de General Motors (GM) que afectó el indicador de inventarios (46.9) y producción (47.3). De llegarse a un acuerdo con la unión de trabajadores de General Motors, es de esperarse que el Instituto de Gestión de Suministros (ISM) muestre algo de rebote. Sin embargo, importante tener en cuenta que el 57% de la economía americana está compuesta por el sector de servicios mientras que la manufactura sólo pesa el 11.3%, lo que indica que el comportamiento del ISM no manufacturero recoge de mejor manera el comportamiento general de la economía. Este, si bien se ha venido desacelerando, se mantiene en terreno expansivo (52.6).

Por último, revisando el impacto de la guerra comercial entre EEUU y China, esta ha traído como consecuencia una fuerte reducción del comercio entre estos dos países. Las exportaciones de EEUU a China caen a tasas de 15% anual, mientras que las exportaciones de China a EEUU lo hacen a un ritmo de -12% anual. Para EEUU, China es el tercer destino de sus exportaciones, representando 13.3% del total exportado, por lo que se evidencia que se puede estar presentando algo de sustitución de compradores (dado que las exportaciones totales de EEUU no han caído en las mismas tasas que las mencionadas antes). Se resalta que los otros top 4 de los países a donde exporta son Canadá (21%), México (19.5%), Japón (7.1%) y Reino Unido (5.6%). La historia es algo diferente para China dado que el principal comprador de sus productos es EEUU, el cual representa casi la tercera parte de sus ventas al mundo (29%); por lo que la caída del comercio con EEUU debe estar impactando en mayor medida al país asiático.


Entorno local

Tasa de Cambio COP
tasa_cambio_cop

El tercer trimestre del año empezó con un crecimiento económico destacado, medido a través del Indicador de Seguimiento a la Economía (ISE), acelerándose en Julio a un ritmo de 3.7% a/a. Este es el segundo crecimiento más alto del año luego del 3.8% registrado en mayo. Este resultado muestra un importante cambio de tendencia, pasando de una media móvil trimestral de 2.7% en abril a 3.3% en julio. En línea con este resultado, la industria manufacturera creció 3.5% real en julio, liderada por los subsectores de bebidas y productos farmacéuticos. En términos departamentales, Risaralda mostró el mayor aumento (15.7%), seguido de Boyacá (14.7%) y Atlántico (8.2%); mientras que Cundinamarca fue el de peor comportamiento, al registrar una caída de 1.9%. Del mismo modo, el comercio también registró un destacado resultado en julio, creciendo 8.5% anual y acelerándose de manera considerada frente al 3.2% de un año atrás. Con este resultado, las ventas minoristas crecen a un ritmo de 6.1% durante los primeros siete meses del año. Las ventas de alimentos y bebidas siguen liderando el crecimiento del sector y, en cuanto a ciudades, Bogotá fue la de mejor comportamiento al crecer 7.5% a/a.

La inflación en septiembre se ubicó en 0.23% mensual (por encima de las expectativas del mercado: 0.17%), dejando la inflación doce meses en 3.82%, superior al punto medio del rango meta del Banco de la República (2%-4%). Los rubros con mayores variaciones fueron alimentos (0.41%) y regulados (0.20%). En esta ocasión, el grupo de alimentos fue el de mayor contribución al llegar a una inflación anual de 5.64%. En este mes se destacó el incremento en los precios de la leche y el pollo que parece estar asociado a un encarecimiento de los insumos para su producción, hecho que estaría ligado a la devaluación del peso colombiano. Otro resultado a destacar es la aceleración de la inflación de transables, que sube a 1.66% desde el mínimo alcanzado en marzo de 0.85% anual. Este hecho de nuevo evidencia algo de pass-through de la devaluación del peso, que ya alcanza el 11.9% anual. Por último, la inflación sin alimentos aumentó 6 puntos básicos (pbs) hasta 3.28% y, del mismo modo, la inflación que además excluye regulados aumentó hasta 2.87% a/a (7pbs superior al registro de agosto).


Mercado Accionario: Índice Colcap
mercado_accionario

En septiembre, la curva de rendimientos en pesos se valorizó a lo largo de toda la curva en cerca de 10 puntos base. La disminución de 25 puntos básicos (pbs) del Banco Central de los Estados Unidos (FED), de 10 puntos básicos (pbs) del Banco Central Europeo (BCE) y las preocupaciones por la economía global, en especial la americana, que empezó a mostrar menor resiliencia en el sector de servicios, hizo que el apetito por la renta fija a nivel global se incrementará y de ahí el movimiento en la curva soberana de Colombia. Del mismo modo, la curva en Unidad de Valor Real (UVR) tuvo una valorización en todos sus tramos de 15 puntos básicos en promedio, ante el posible pass-through en la inflación tras la continua devaluación del peso colombiano y el aumento de la expectativa de inflación por parte del mercado para finales del año (en cerca de 5pbs). 

En línea con el comportamiento de la curva soberana, la deuda corporativa en tasa fija se valorizó, conservando los spreads de crédito cerca de 80 puntos básicos (pbs). Por su parte, la curva en Índice de Precios al Consumidor (IPC) continúo valorizándose aunque a un menor ritmo que el visto en los últimos meses. Se destaca el fuerte aplanamiento de la curva en Índice de Precios al Consumidor (IPC), en especial en la parte media de la curva (40pbs entre los tramos de seis y dos años). La curva en Indicador Bancario de Referencia (IBR) se valorizó ligeramente dado el apetito de algunos inversionistas por indexación, como preámbulo a un posible incremento de 25 puntos básicos (pbs) en la tasa de Banco de la República a inicios de 2020.

La sorpresa alcista en la lectura de septiembre para la inflación, que estuvo motivada por algo de pass-through, nos lleva a incrementar nuestra expectativa para cierre de año a nivel más cercano al 3.7%. Dada esta expectativa favorecemos las inversiones en Índice de Precios al Consumidor (IPC) de 1 a 2 años. Por otro lado, la expansión monetaria que se está viendo en el mundo, tanto en economías emergentes como desarrolladas, sin aún la presencia de una recesión sino sólo una desaceleración de la economía mundial, puede terminar dándole el impulso necesario a la economía para retornar a su senda de largo plazo (esto sin tener en cuenta lo que pueda suceder en la guerra comercial EEUU-China). Por este motivo favorecemos mantener un portafolio diversificado, a la espera de mayor información de la economía global tras los más recientes movimientos de expansión monetaria.

Continuando con el buen comportamiento exhibido a lo largo del año, la bolsa colombiana tuvo una valorización de 1.18%, con el índice Colcap bordeando los 1600 puntos. Las acciones que más se valorizaron fueron Avianca Holdings (37%), Banco de Bogotá (13.2%) y Ecopetrol (7.6%). Por el contrario, las más desvalorizadas fueron Grupo Argos (-5.2%), Grupo Sura PF (-4.98%) y Conconcreto (-4.85%).