Renta Variable

renta_variable_col_960


microilustracion_lupa_grafico_300.jpg

Es un tipo de inversión en la que la recuperación del capital invertido y las rentabilidades de la inversión no están garantizadas, ni son conocidas de antemano. Además puede ocurrir que la rentabilidad sea negativa, pudiendo llegar incluso a perder el dinero invertido. 

Esto se debe a que la rentabilidad de la renta variable depende de distintos factores como pueden ser la evolución de la empresa en la que se invierte, su situación económica, el comportamiento de los mercados financieros, etc. Las bolsas y mercados financieros son sensibles ante cualquier cambio que se interprete de manera positiva o negativa por parte de los inversores y por ello se consideran un termómetro para la economía. 


¿En qué consiste la inversión en renta variable?

La inversión en renta variable consiste en transar valores  que no tienen preestablecido su rendimiento,  siendo las acciones el producto característico de este mercado. Los rendimientos de las acciones son variables, ya que estos están ligados a las utilidades obtenidas de la empresa en la cual se invierte. Una parte de los resultados empresariales se distribuye entre los accionistas (dividendo) y la otra se reinvierte en el negocio de la compañía.

Dado que no conocemos la rentabilidad que vamos a recibir, el riesgo de invertir en renta variable es mayor que invertir en renta fija y mucho mayor que meter el dinero en productos de ahorro como los depósitos. Por ello, invirtiendo en renta variable se espera una mayor rentabilidad que en renta fija o en productos de ahorro. Generalmente suele dar mayor rentabilidad, sobretodo en el largo plazo

Fuentes: AMV Autorregulador del Mercado de Valores Colombia