Política de conflictos de interés

BBVA Asset Management, referente Global en Gestión de Activos

1. Introducción

BBVA ASSET MANAGEMENT, S.A., SGIIC, (en adelante la Gestora o BBVA AM) es una Sociedad Gestora de Instituciones de Inversión Colectiva debidamente inscrita en los Registros Públicos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores con el número 14. Su actividad está sujeta a la supervisión y control de dicho Organismo y entre ellas se encuentra la administración, representación, gestión de las inversiones y gestión de las suscripciones y reembolsos de los fondos y sociedades de inversión (en adelante “IIC”) y su distribución, la gestión de carteras y el asesoramiento en materia de inversiones.

Las actividades que realiza BBVA AM generan la posibilidad de que, en determinados momentos, se puedan producir conflictos de interés que impliquen un riesgo importante de menoscabo de los intereses de uno o más clientes y/o IIC. Concretamente, se pueden producir los siguientes conflictos de interés:

  • Entre la propia BBVA AM, incluidos sus directivos, empleados o cualquier otra persona vinculada directa o indirectamente a BBVA AM por una relación de control y las IIC por ella gestionadas o los partícipes o accionistas de dichas IIC u otros clientes de BBVA AM.
  • Entre una IIC y los partícipes o accionistas de dicha IIC y otras IIC y los partícipes o accionistas de dicha IIC.
  • Entre las IIC y/o sus accionistas o partícipes y otros clientes de BBVA AM.
  • Entre dos clientes de BBVA AM. 

Con el fin de prevenir y gestionar los posibles conflictos de interés, BBVA AM ha adoptado el presente documento que recoge los criterios y pautas de actuación que caracterizan la política para la prevención y gestión de los Conflictos de Interés. El objetivo del presente documento es identificar las circunstancias que den o puedan dar lugar a un conflicto de interés que pueda llegar a perjudicar los intereses de uno o más clientes y establecer medidas para su prevención y gestión que aseguren la independencia de las personas que desarrollen actividades que puedan originar una situación de conflicto de interés. Está Política se revisará con una periodicidad mínima anual.

2. Ámbito de aplicación

Esta política se aplicará a todos los servicios de inversión prestados por BBVA AM (tanto en el ámbito de gestión, administración, representación y distribución de IIC como de gestión discrecional de carteras y asesoramiento) y englobará a todas las áreas de BBVA AM, y consecuentemente a todos los empleados y directivos que las conforman.

De igual modo, aplicará a cualquier persona directa o indirectamente vinculada a BBVA AM mediante una relación control, en el sentido previsto por el artículo 42 del Código de Comercio.

3. Identificación de los conflictos de interés

3.1. Tipos de conflicto de interés

Se considera que puede existir conflicto de interés, si la Gestora, una persona competente o una persona que tenga directa o indirectamente un vínculo de control con la gestora: 

  1. puede obtener una ventaja financiera, o evitar una pérdida financiera, a expensas del cliente o de la IIC o de sus inversores; 
  2. confiere al resultado de una actividad o de un servicio prestado a la IIC o sus inversores o a otro cliente, o de una operación efectuada por cuenta de la IIC o de otro cliente, un interés diferente del que tienen estos en ese resultado; 
  3. tiene un incentivo financiero o de otro tipo para favorecer: 
    • los intereses de una IIC , de un cliente o grupo de clientes sobre los intereses de otra IIC o cliente, 
    • los intereses de un inversor sobre los de otro inversor o grupo de inversores de la misma IIC; 
  4. realiza las mismas actividades para dos IIC o para otro cliente, 
  5. recibe o va a recibir de una persona que no sea la IIC ni sus inversores o del cliente, según corresponda, un incentivo, en forma de dinero, bienes o servicios, distinto de la comisión o tarifa normal establecida para dicho servicio.

3.2. Identificación de otras situaciones susceptibles de causar conflicto de interés

La lista anterior no pretende ser exhaustiva y, por tanto, en el devenir del negocio pueden surgir situaciones distintas de las indicadas que originen Conflictos de Interés. En estos casos, os empleados que detecten, en el desarrollo de sus funciones, cualquier situación que pudiera llegar a afectar a su objetividad e independencia profesional, deberán ponerla en conocimiento de su responsable inmediato tan pronto sea percibida y con carácter previo a la prestación del servicio o actividad de inversión de que se trate, para que este pueda formarse un juicio de la situación y adoptar, en su caso, las medidas que considere oportunas. De manera recurrente las áreas de control también identifican y evalúan la aparición de posibles conflictos de interés e informan a los altos directivos de conformidad con la normativa aplicable.

4. Medidas de prevención y gestión de conflictos de interés

BBVA AM dispone de políticas y procedimientos para gestionar adecuadamente los conflictos de interés que determinan la actuación de los empleados de BBVA AM en esas situaciones, su monitorización y su reporte a la dirección, basados en los siguientes principios generales: 

  • Primará siempre el interés de las IIC, sus accionistas y partícipes, y los clientes frente al de BBVA AM, sus directivos, empleados o cualquier otra persona vinculada directa o indirectamente a BBVA AM por una relación de control. Así, las operaciones vinculadas que puedan realizarse por o para la IIC o el cliente que corresponda con estas personas o entidades se realizan en el mejor interés de las IIC o clientes y a precios de mercado. 
  • Si se produjera algún conflicto de interés que no pudiera gestionarse adecuadamente se evitará la situación que lo origine, o se revelará a las IIC, sus accionistas o partícipes y/o a los clientes para que puedan tomar la decisión oportuna. 
  • La selección de instrumentos financieros se efectúa una vez analizada su aptitud y adecuación a la política de inversión de las IIC o al contrato formalizado con el cliente, según corresponda, así como sus diferentes riesgos, monitorizándose continuadamente mientras dure el periodo de inversión. 
  • Los derechos de voto que otorgan ciertos instrumentos se ejercen en beneficio exclusivo de las IIC y de sus accionistas o partícipes. En el caso de otro tipo de clientes, se estará a lo dispuesto en los contratos suscritos con los mismos y se actuará, en todo caso, en beneficio exclusivo del cliente. 
  • En la selección de fondos de terceros se eligen siempre las clases con condiciones más económicas a las que pueden acceder las IIC y/o los clientes. Las comisiones recibidas por la contratación de estos fondos se abonan a las IIC, de acuerdo con lo descrito en su documentación legal y/o en los acuerdos societarios adoptados, en beneficio de sus clientes. En el caso de clientes, se estará a lo previsto en los contratos suscritos con los mismos. 
  • El proceso de preasignación y contratación de operaciones se desarrolla en un marco formalizado y controlado con segregación de las diferentes funciones intervinientes, respetando los intereses de cada grupo de clientes y evitando situaciones de discriminación.
  • Los intermediarios financieros son seleccionados según criterios objetivos e independientes. 
  • Existe separación funcional, jerárquica y física entre las funciones de gestión, administración, riesgos y control dentro de BBVA AM. 
  • La política de remuneración de los empleados que toman decisiones de riesgos relevantes, incluyendo dirección, funciones de control y todos aquellos en su mismo rango de retribución, son consistentes con los perfiles de riesgos predeterminados para cada IIC/cliente y promueven un control sólido de los riesgos en BBVA AM. 
  • Existe separación funcional, jerárquica y física de BBVA AM de otras entidades del Grupo BBVA, existiendo barreras de información que impiden o controlan el intercambio de información. 
  • Los empleados de BBVA AM están sujetos a un Código de Conducta en el ámbito de los mercados financieros, que regula la recepción de incentivos personales en el proceso de toma de decisiones. Este código regula entre otras, las operaciones personales de gestores y empleados. 
  • Realiza la supervisión separada de las personas competentes cuya función principal consista en prestar servicios o desempeñar actividades de gestión colectiva de carteras en nombre de clientes o inversores cuyos intereses puedan entrar en conflicto o que representen de otro modo intereses diferentes, incluidos los de la sociedad de gestión, que puedan también originar conflictos. 
  • Adopta las medidas para impedir o restringir la posibilidad de que alguien influya indebidamente en la forma en que una persona competente desempeñe sus actividades de gestión colectiva de carteras.
  • Implementa las medidas para impedir o controlar la participación simultánea o consecutiva de una persona competente en actividades separadas de gestión colectiva de carteras, cuando tal participación pueda afectar a la correcta gestión de cualquier conflicto de intereses, se adoptarán las medidas oportunas. 

BBVA AM realiza una revisión continua de sus políticas y procedimientos. En caso de que se identifique algún conflicto de interés no específicamente contemplado, la gestora adaptará sus políticas y procedimientos para garantizar una adecuada gestión del mismo.

5. Revelación de los Conflictos de Interés

En los casos en que las medidas tomadas por BBVA AM no basten para prevenir con garantías razonablemente suficientes los riesgos de menoscabo de los intereses de las IIC, sus inversores, u otros clientes, el área responsable de la prestación del servicio o actividad lo comunicará con prontitud a los altos directivos de BBVA AM, para que puedan tomar las decisiones o acciones que sean necesarias a fin de que se actúe en el mejor interés de los clientes. 

Cuando las medidas adoptadas para gestionar un determinado Conflicto de Interés, no sean suficientes para garantizar, con razonable certeza, que se prevendrán los riesgos de perjuicio para los intereses de los clientes, BBVA AM revelará al cliente, de forma imparcial, clara y no engañosa, la naturaleza general o el origen del Conflicto de Interés antes de actuar por cuenta del cliente de modo que este pueda tomar una decisión sobre la inversión con conocimiento de causa.