¿Qué lecciones de inversión podemos sacar del Mundial de fútbol?

Actualidad | 10.07.2018

volver

El Mundial de Rusia está evocando en muchos aspectos algunas cuestiones a las que deben enfrentarse los inversores. Las analizamos.

¿Qué lecciones de inversión podemos sacar del Mundial de fútbol?_700


La vigesimoprimera Copa del Mundo de fútbol, celebrada estos meses de junio y julio en Rusia, encara su etapa final. Francia, Bélgica, Inglaterra y Croacia son las cuatro elegidas para disputar las semifinales en una dura carrera de fondo en la que han caído grandes combinados que, a priori, partían con posibilidades, como Alemania, Brasil, Argentina y, como no, España. Este hecho está haciendo del Mundial un evento apasionante, al verse resultados inesperados, y no deja de recordar, en ciertos aspectos, a las cuestiones y circunstancias a las que, con frecuencia, se enfrentan inversores que buscan los mejores resultados pero no siempre los consiguen. 

¿Qué conclusiones podemos sacar del Mundial que podamos aplicar en la sistemática de la inversión?


1. Diversificación

Los seleccionadores no apuestan todo a una carta. Tienen buenos porteros, buenos delanteros que marcan goles y grandes defensas que los impiden. Pero, sin embargo, llevan a dos o tres jugadores por cada posición. Además de dosificar esfuerzos, hay que minimizar el riesgo de pérdida: Ronaldo es una pieza clave de la selección portuguesa, pero ¿y si se lesiona?

De igual modo, en las inversiones no podemos poner todos los huevos en la misma cesta. Podemos tener grandes expectativas en un activo o en una inversión concreta, pero si centramos toda la inversión en ella, estamos corriendo un gran riesgo. La diversificación está basada en la prudencia. Debemos repartir el ahorro en diferentes productos con distintos comportamientos. Así, si alguno de ellos genera pérdidas, éstas se compensen, al menos en parte, con las ganancias de otros. Está demostrado: Distribuir la inversión en distintos tipos de activos consigue reducir el riesgo y maximizar la rentabilidad en el largo plazo.


2. Selección de los mejores

Los seleccionadores monitorizan la temporada de todos los jugadores elegibles por su nacionalidad y por su posible aportación al juego de la selección. Resultado de este seguimiento es la lista de 23 elegidos, los 23 mejores jugadores que tendrán el honor de representar a su país en el Mundial. Escogiendo a los mejores, las posibilidades de éxito se incrementan.

Esto es lo que hacen inversiones perfiladas como la Gama Multiactivo BBVA: una solución que invierte de una manera flexible en un amplio abanico de clases de activos (principalmente, renta fija y renta variable), escogiendo en cada momento la combinación más adecuada a las condiciones de mercado. La Gama Multiactivo te permite el acceso a las mejores ideas de inversión en todo el mundo. Tendrás, al igual que un seleccionador, a los mejores a tu servicio.


3. Cautela con las previsiones: los mejores no siempre ganan

En el Mundial lo hemos comprobado: las expectativas muchas veces no se cumplen, y a veces se alejan de la realidad de forma estrepitosa. La campeona vigente, Alemania, cayó en la fase de grupos, España y Argentina cayeron en octavos y la todopoderosa Brasil, cinco veces campeona del mundo, cayó en cuartos de final.

Cuidado con un error muy frecuente en el ámbito de la inversión: resultados pasados no garantizan resultados futuros. Tendemos a analizar inversiones en base a su resultado pasado, pero esto no es ni mucho menos garantía de nada. Puede servir para tratar de determinar la consistencia de la gestión, especialmente en plazos amplios, pero grandes estrellas también caen. Para evitar esto, una vez más, una de las claves es la diversificación.


4. A veces la clave está en una buena defensa

Hay selecciones que son conscientes de que no son una potencia ofensiva, y basan su estrategia en defenderse y vencer con el menor riesgo posible, incluso en penalties, como pasó entre Rusia y España.

Una buena defensa es también una buena estrategia para muchos inversores, concretamente aquellos que, por proximidad a su objetivo de inversión, no pueden permitirse que les metan un “gol” que arruine el esfuerzo de ahorro de toda una vida.


5. El empate nunca sirve

Esto es una obviedad. El empate no hace levantar títulos, y así lo demostrará una de las cuatro selecciones candidatas que están a las puertas de los cuartos de final.

Trasladado a la inversión, podemos mantener esa premisa: el empate no vale. Si el resultado de nuestra inversión “empata” con la inflación, principal rival de la inversión a largo plazo, no podremos celebrar nada, pues en realidad estaremos en el punto de partida. Por tanto, siempre que te “vistas de corto” para invertir, ten en cuenta que debes salir a ganarle el partido a la inflación.


Descubre cómo los Fondos de Inversión BBVA pueden ayudarte a ganar el Mundial de tus objetivos financieros.

volver