¿EEUU, Europa, emergentes...? ¡Mejor todo! Ventajas de invertir de manera global

Actualidad | 11.07.2018

volver

A menudo los inversores tienden a concentrar sus inversiones de manera casi exclusiva en sus zonas geográficas de referencia (en nuestro caso, España o Europa). Aunque con ello pensemos que asumimos menos riesgo, lo cierto es que estamos cometiendo uno de los grandes errores en el mundo de la inversión: poner todos los huevos en la misma cesta.

Ventajas de invertir de manera global_700


Para evitarlo, una inversión con enfoque global, puede ser de gran ayuda. Veamos por qué:


1.- Acceso a más oportunidades de inversión

Invirtiendo en una única región, nos estamos dejando fuera gran parte de las oportunidades de inversión del mercado. El motivo es que muchas de las grandes compañías son de naturaleza global, es decir, sus negocios y por tanto beneficios, se reparten en todo el mundo. Por ejemplo en el caso de Apple, el 58% de sus beneficios provienen de fuera de Estados Unidos.

Además, invirtiendo de manera global, podemos acceder a temáticas y sectores innovadores (robótica, consumo en mercados emergentes, etc.), muchos de ellos situados fuera de Europa.

Para que nos hagamos una idea, en el caso de la renta variable, el mercado está distribuido de la siguiente manera:

Distribución geográfica índice Renta variable mundial

Distribución geográfica índice Renta variable mundial_700
Fuente: iShares. Datos a cierre de junio 2018


Vemos como Europa representa en torno al 25% del índice de renta variable, y España tan sólo el 1%.

Con estos datos, ¿Por qué dejarnos fuera más del 75% de las oportunidades de inversión?


2.- Mayor consistencia en los resultados

A largo plazo, diversificar entre distintas zonas geográficas hace que los resultados sean más consistentes. Esto es así, porque en cada momento  del ciclo económico, unas regiones se comportarán mejor que otras.

En el cuadro siguiente podemos ver los retornos de cada área geográfica en los últimos años. La región “ganadora” no siempre es la misma, pero la inversión global, en gris, suele estar “en la mitad de la tabla”.

Datos en moneda local a cierre de junio de 2018_700
Fuente: Bloomberg. Datos en moneda local a cierre de junio de 2018


3.- Menos riesgo

Invertir de manera individual en una zona geográfica, implica en el largo plazo mayor nivel de riesgo.

Por la propia descorrelación de unas áreas respecto a otras, combinar distintas regiones hace que la cartera final tenga una volatilidad inferior (si Europa cuenta con volatilidad de 17%, y Estados Unidos de un 11%, con una inversión global la volatilidad baja hasta el 10%.

Esto es especialmente relevante en momentos más delicados de mercado, que afecten a una única zona geográfica específica. Pensemos por ejemplo en los recientes episodios de riesgo político, que han causado movimiento extremos en la deuda periférica. Si sólo contamos con inversiones en esa región, no tendremos “donde refugiarnos”.


4.- Diversificación por divisa

Cuando invertimos en una única región, estamos además condicionados por su divisa. Una inversión global ayuda a diversificar también entre distintas monedas, que además en muchos casos (por ejemplo dólar, o yen), pueden actuar como activo refugio en momentos de corrección en los mercados.


Conclusión

Llevar a cabo una inversión global, que incorpore no sólo distintos activos, sino zonas geográficas diferentes, permite acceder a más oportunidades, y reducir el riesgo.

Para ello, los fondos de inversión pueden ser una alternativa adecuada, ya que nos brindan la oportunidad de invertir en regiones que, de otra manera, serían de difícil acceso para el inversor particular. Además, permiten delegar la gestión en profesionales que conocen los distintos mercados, y deciden por nosotros la proporción adecuada en cada momento.

volver