Consejos para que el ahorro no se vaya de vacaciones este verano

Actualidad | 19.07.2018

volver

El verano requiere un parón en el trabajo y otras rutinas. Pero el ahorro no debe descansar si no quieres comprometer tus objetivos financieros.

Consejos para ahorrar verano_700



Infografía aportaciones periódicas_140



    Descargar en PDF "Las ventajas de un plan de ahorro disciplinado"




La mayoría de los trabajadores esperan la llegada del verano como agua de mayo para hacer un alto después de meses de intenso trabajo: objetivo fundamental, desconectar de todo lo relativo al trabajo y a la rutina diaria. Numerosos estudios alertan sobre los riesgos psicosociales sobre la salud que produce el trabajo y la necesidad de respetar los tiempos de descanso para eliminar el estrés y preservar la salud mental. Es, por tanto, esencial esa desconexión en los periodos vacacionales.

Sin embargo, aunque nosotros paremos, hay rutinas que no deben conocer el descanso. Y, entre ellas, se encuentran los planes de ahorro y la planificación financiera, especialmente en periodos vacacionales donde los gastos extraordinarios e inesperados pueden jugar malas pasadas. Nosotros nos vamos de vacaciones. Nuestros objetivos financieros no descansan y, por tanto, debemos mantener las rutinas de ahorro.

Para ayudarte con esta importante tarea, te ofrecemos una serie de recomendaciones para que el verano no suponga una piedra en el camino de tus objetivos financieros y, sobre todo, que aterrizar en el mes de septiembre no sea una verdadera cuesta arriba.


1. Mantén tu plan de aportaciones periódicas

Seguramente cuentes con un plan de ahorro periódico a través de planes de pensiones o fondos de inversión. Las aportaciones periódicas son la mejor forma de ahorrar, pues ayudan a neutralizar los vaivenes de los mercados y, sobre todo, exigen una regularidad que agradeceremos en el futuro. Y el verano no puede ser una excusa para interrumpir estas aportaciones que, por otro lado, debemos considerar como un gasto fijo más dentro de la planificación doméstica. Por tanto, planifica tus vacaciones, haz tus números, pero cuenta con que tienes una cita mensual con tu plan de pensiones o fondo de inversión.


2. ¿Paga extra o devolución de IRPF? Ahorra, al menos, una parte

El ahorro a largo plazo se nutre fundamentalmente de aportaciones periódicas, pero una buena manera de potenciarlo es dedicar a él ingresos extraordinarios o inesperados. Por ejemplo, la paga extra de verano o la devolución que Hacienda realiza por estas fechas a muchos contribuyentes del IRPF. 

Consejo: reinvierte en tu plan de pensiones las bonificaciones que consigues en IRPF gracias a las aportaciones que realizas al mismo. Según un estudio de Inverco, esta práctica consigue incrementar el resultado del ahorro hasta un 40%.


3. Planifica tus gastos para evitar sustos a la vuelta

Las vacaciones suelen ser sinónimo de gasto y una falta de planificación puede hacer estragos en la economía doméstica, especialmente a la hora de encarar el mes de septiembre, que trae otras implicaciones como la “vuelta al cole”. Estos consejos pueden ayudarte a mantener tu economía controlada este verano:

  • Realiza un presupuesto y ajústate a él. Es importante no gastar más de lo que se tiene, aunque el cuerpo nos pida realizar ciertos dispendios.
  • Realiza las reservas con la mayor antelación posible, dado que suele ser la opción más económica. Existe una alternativa, pero no exenta de riesgos: apostar por las ofertas de última hora, pero puede que te deje en tierra.
  • Utiliza buscadores y comparadores. Suele ser la forma de encontrar las mejores tarifas. Los paquetes vacacionales completos son, en general, más baratos que opciones sueltas.
  • Modera los gastos innecesarios. La euforia del verano lleva a realizar gastos de tipo compulsivo. Son una alegría en el corto plazo, pero pueden hacernos más dura la vuelta del verano.
  • Vigila el gasto en efectivo. Los pagos con tarjeta suelen mantenerse bajo un mayor control que los gastos en efectivo. De hecho, julio es el mes del año en el que más pagos en efectivo se realizan. Cuidado con perder de vista el estado de tus gastos.

Recuerda disfrutar del verano y darte algún capricho, pero no olvides que los planes futuros, como la jubilación, no se cogen vacaciones. Sigue firme en tus propósitos de ahorro. 

¡Buen viaje!

volver