¿Cuál es tu fondo ideal según tu personalidad?

Actualidad | 05.10.2018

volver

No hay dos inversores iguales, en especial en lo que a la tolerancia al riesgo se refiere. Descubre tu perfil y aprende a seleccionar los fondos que te convienen.

¿Cuál es tu fondo ideal según tu personalidad?_700


La inversión en fondos se ha popularizado en las últimas décadas en España entre inversores particulares desde sus primeros pasos allá en la década de los 70 hasta la actualidad, donde actualmente representan un 15% de la inversión financiera de las familias españolas, según datos de Inverco. Esto supone saldo total de más de 320.000 millones de euros.

La inversión en fondos es un procedimiento ágil, sencillo y no requiere grandes conocimientos técnicos, aunque siempre es recomendable hacerlo de la mano de un especialista, y puede hacerse con pequeños volúmenes de inversión, en algunos casos con inversiones mínimas de 30 euros. Además, el traspaso entre fondos no tiene ningún tipo de impacto fiscal, por lo que solo habrá que tributar por la ganancia en el momento de solicitar el reembolso.

Todas estas características hacen de los fondos vehículos adecuados para canalizar múltiples objetivos de ahorro a corto, medio y largo plazo, y aptos para cualquier inversor con independencia de su perfil.

Y aquí llegamos a una de las claves de la inversión en fondos: determinar cuál es nuestro perfil para acotar cuáles son los fondos por los que debemos decantarnos.

El perfil de un inversor se define por la relación que existe entre los riesgos que está dispuesto a asumir y los rendimientos que espera obtener. Es importante tener en cuenta que el perfil de inversión está estrechamente ligado al horizonte temporal de la inversión. Cuánto más dilatado sea este horizonte, más razonable es la asunción de determinados riesgos. Sin embargo, existe un perfil en cada inversor ajeno al horizonte temporal, y más ligado a la psicología personal: existen individuos con más aversión por el riesgo que otros. (Conoce tu perfil como inversor)

Si no determinamos correctamente nuestro perfil de riesgo o bien no optamos por inversiones que se ajusten bien a ese perfil, podemos llevarnos un susto o alcanzar rentabilidades insuficientes para nuestros objetivos. 


Los fondos según el perfil de inversión

Es importante matizar que una cartera de inversión debe estar bien diversificada, por lo que deberíamos valorar el perfil de riesgo de la cartera en su conjunto más que de los fondos en concreto. En una cartera de fondos de bajo riesgo puede tener cabida un fondo que invierta en bolsa, si el peso de ese fondo en la cartera es el adecuado. 

En cualquier caso, ¿qué tipo de fondos encajarían en cada personalidad?

Si te gusta la aventura, asumir riesgos, eres dinámico, aspiras a grandes recompensas aunque puedas incurrir en pérdidas, eres un inversor decidido, y buscarás fondos como aquellos que invierten en renta variable o también en renta fija “high yield”. Si eres especialmente atrevido, preferirás invertir en mercados emergentes, asumir posiciones en divisas, o primar la inversión en pequeñas compañías frente a grandes compañías.

Si no te gustan las emociones fuertes, eres una persona que se siente más cómoda en la certidumbre, y en general valoras la rutina, la tranquilidad y moverte en terreno conocido, eres un inversor conservador. Estarás cómodo invirtiendo en fondos de renta fija, especialmente a corto plazo y de países desarrollados y preferirás invertir sin riesgo divisa. Si buscas grados de certidumbre casi totales, buscarás posicionarte en fondos monetarios, que invierten en títulos de renta fija con vencimiento a muy corto plazo.
Si te identificas con un perfil intermedio entre los dos anteriores, eres un inversor moderado. No eres de grandes riesgos, pero tampoco renuncias a cierta aventura bajo control. Tienes un cierto margen para incurrir en pérdidas limitadas, lo que te permite aventurarte en busca de rentabilidad. Te encajan los fondos mixtos, especialmente los fondos perfilados y los basados en el ciclo de vida, en los que mezclarás activos de riesgo y conservadores de forma controlada y adaptada a la evolución de tus necesidades.

Caso aparte merece la planificación de la jubilación, un objetivo a muy largo plazo en el que conviene vencer la aversión al riesgo, siempre que se cuente con un horizonte razonable hasta el objetivo, y posicionarse con un sesgo decidido, con el fin de no ver penalizado el poder adquisitivo del ahorro por el pernicioso efecto de la inflación.

En BBVA contamos con una de las mayores gamas de fondos, para responder a tus necesidades sea cual sea tu personalidad. Descúbrelos y ponte en marcha con tus objetivos financieros.

volver