Conoce a fondo la fiscalidad de planes de pensiones y fondos de inversión

Actualidad | 15.10.2019

volver

Planes de pensiones y fondos de inversión tributan en IRPF, pero los planes en concepto de rendimiento del trabajo y los fondos como ganancias o pérdidas patrimoniales.

Conoce a fondo la fiscalidad de planes de pensiones y fondos de inversión_700


Planes de pensiones y fondos de inversión son dos de los vehículos de ahorro más populares en nuestro país. Los primeros concebidos como instrumento de ahorro previsional a largo plazo, los segundos sin esa etiqueta pero frecuentemente utilizados para objetivos de ahorro semejante, planes y fondos comparten diversos aspectos, especialmente en lo relacionado con la filosofía de inversión, y divergen en un punto importante: la fiscalidad. Ambos tributan en IRPF, pero por conceptos diferentes y con incentivos diferentes. Analizamos la fiscalidad de ambos productos.


Fiscalidad de los planes de pensiones

Aportación:

La aportación a planes de pensiones se encuentra fiscalmente incentivada con el objetivo de motivar a los trabajadores a generar un ahorro complementario del que disponer en su jubilación. Es posible aportar anualmente a planes de pensiones hasta 8.000 euros, si bien la cantidad máxima que se podrá desgravar será la menor de las siguientes cantidades:

  • 8.000 euros.
  • El 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

Adicionalmente, es posible realizar aportaciones en favor del cónyuge, siempre que éste no obtenga rentas o las obtenga en cuantía inferior a 8.000 euros anuales. Se podrán aportar hasta 2.500 euros anuales y quien aporta podrá desgravar esta aportación de forma adicional a las aportaciones propias.

Por último, en el caso de partícipes adscritos al régimen especial para partícipes con discapacidad, éstos podrán realizar aportaciones de hasta 24.250 euros anuales. Familiares hasta un cierto grado podrán aportar en su favor hasta 10.000 euros anuales, siendo el límite global de 24.250 euros anuales.

Rescate:

El importe procedente de un plan de pensiones tiene la consideración fiscal de rendimientos del trabajo en IRPF, cualquiera que sea la contingencia o supuesto que da lugar al rescate. Esto aplica también en la contingencia de fallecimiento para los herederos o beneficiarios: no tributarán en ISD y sí en IRPF como rendimientos del trabajo cuando decidan rescatarlo, que puede ser a fecha de fallecimiento o en un momento futuro.

De forma transitoria, es posible aplicar una reducción del 40% (50% en caso de partícipes con discapacidad) en rescate en forma de capital de aportaciones anteriores a 31/12/2006. El plazo límite será el siguiente:

  • Para contingencias acaecidas hasta el año 2010, la fecha tope es 31/12/2018.
  • Para contingencias acaecidas entre los años 2011 y 2014, el plazo es de 8 ejercicios fiscales completos.
  • Para contingencias acaecidas en 2015 y años posteriores, el plazo es de 2 ejercicios fiscales completos.

El rescate en forma de renta no permite reducción, salvo en el caso de quienes se encuentren acogidos al régimen especial para partícipes con discapacidad, que podrán eximir de tributación prestaciones hasta un límite de 3 veces el IPREM.


Fiscalidad de los fondos de inversión

Aportación:

No existen inventivos fiscales por la aportación a fondos de inversión. 

Rescate:

Uno de los puntos más interesantes de la fiscalidad de los fondos de inversión es que solo se tributa en el momento de su reembolso, encontrándose exento de tributación el traspaso entre fondos de inversión, una posibilidad a la que recurren muchos ahorradores cuando, no necesitando el dinero, quieren cambiar el perfil de su inversión. 

Por tanto, la tributación solo llegará cuando el partícipe realice el reembolso de sus participaciones, momento en el que se generará una ganancia o una pérdida patrimonial que se integrarán en la base imponible de IRPF para tributar en uno de los siguientes tramos:

  • Hasta 6.000 euros, 19 %
  • Entre 6.000 y 50.000 euros, 21 %
  • Más de 50.000 euros, 23 %

La entidad gestora aplicará una retención del 19%.

Además, tras la última reforma de IRPF, las ganancias y pérdidas patrimoniales que no se compensen entre sí y arrojen un saldo negativo, podrán ser compensadas con hasta el 25% del saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario (20% en el ejercicio fiscal 2017). En caso de exceso, éste podrá trasladarse a los cuatro siguientes ejercicios fiscales, aplicando nuevamente el límite del 25%.


Ilustarción de contacto


     ¿Tienes dudas con fondos de inversión o planes de pensiones?

               Contáctanos para fondos de inversión
               Contáctanos para planes de pensiones

volver