Mitos y leyendas sobre la inversión en fondos

Actualidad | 27.11.2018

volver

Son arriesgados, requieren importes elevados… Te explicamos ocho falsos mitos sobre los fondos de inversión.

Mitos y leyendas sobre la inversión en fondos_700


Los fondos de inversión son vehículos de ahorro-inversión a través de los cuales los partícipes invierten en una cartera de activos diversificada, y que se encuentra gestionada por un equipo de profesionales, pertenecientes a la entidad gestora. El fondo de inversión es una institución de inversión colectiva (IIC), porque aglutina el patrimonio de diversos partícipes, titulares participaciones sin valor nominal de iguales características, que confieren un derecho de propiedad alícuota sobre el patrimonio del fondo. En definitiva, lo que hacen los fondos es reunir el ahorro de múltiples inversores e invertirlo de forma conjunta, lo que ofrece diversas ventajas, entre ellas alcanzar una diversificación y unos costes operativos que el inversor individual no podría lograr.

La popularidad de los fondos de inversión no ha parado de crecer en España desde sus inicios, en la década de los 80. Actualmente, suponen aproximadamente el 15% del ahorro financiero de las familias españolas, según datos de Inverco. Flexibilidad, liquidez y una fiscalidad favorable son algunos de los atractivos de invertir en fondos. Sin embargo, en ocasiones aparecen falsar creencias en cuanto a su funcionamiento. Desmontamos algunos de los mitos sobre la inversión en fondos.


1. Requieren inversiones elevadas

Nada más lejos de la realidad. Invertir en fondos es una práctica al alcance de todo tipo de ahorradores. La inversión mínima inicial rondará, dependiendo del tipo de fondo, los 600 euros, y posteriormente podrán realizarse aportaciones periódicas o puntuales con importes mínimos muy reducidos.


2. Son muy arriesgados

Existen distintos fondos de inversión con vocaciones muy diversas. Esa es una de sus ventajas, que cualquier inversor, independientemente de su perfil de riesgo, puede encontrar un fondo que se adapte a sus necesidades. Hay fondos con perfil de riesgo decidido, para aquellos inversores más ávidos de riesgo y que planteen su inversión a un horizonte de largo plazo, pero igualmente existen fondos conservadores para aquellos que quieran asumir el mínimo riesgo. Existen fondos que invierten en activos del mercado monetario, muy líquidos, y que buscan obtener la máxima rentabilidad con el mínimo riesgo.


3. El dinero no está disponible

Otro mito acerca de los fondos de inversión es que el ahorro no está disponible. Los fondos son vehículos con liquidez muy elevada. Dependiendo del tipo de fondo y, por tanto, de los activos en los que invierta, podremos disponer en cuenta de nuestro dinero en un plazo de entre un día y tres días desde la solicitud de reembolso.


4. Las comisiones son elevadas

Los fondos son productos muy regulados. Fruto de ello es la transparencia en cuanto a las comisiones que soporta el partícipe. Son dos, de gestión y de depósito, y deberán estar perfectamente identificadas en el reglamento del fondo. Algunos fondos pueden también cobrar comisiones de suscripción y de reembolso, si bien no es lo habitual y suele darse en el caso de fondos garantizados y fuera de las ventanas de liquidez.


5. Los fondos de inversión no se encuentran supervisados

El control y supervisión de los fondos de inversión depende directamente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La CNMV tiene dos objetivos:

  • Velar por la transparencia de los mercados de valores españoles y la correcta formación de precios.
  • Velar por la protección de los inversores.


6. La quiebra del banco puede hacerme perder el dinero acumulado en el fondo

Los fondos de inversión no están dentro del balance del banco, sino que son propiedad de los ahorradores que participan en él. De modo que, en caso de quiebra de una entidad, los fondos no se verían perjudicados.


7. Es complicado cambiar de fondo o modificar el perfil de la inversión

El traspaso entre fondos no solo es un proceso sencillo y que se puede realizar dentro de una misma entidad o entre distintas entidades en un breve plazo, sino que además no tiene ningún tipo de impacto fiscal. Es decir, puedes cambiar de fondo las veces que quieras sin tener que consignarlo en tu declaración de la renta. Solo se generaría un impacto fiscal en el momento de disponer finalmente de tu dinero.


8. Los fondos no son favorables desde el punto de vista fiscal

Los fondos tributan en IRPF como ganancia o pérdida patrimonial por la diferencia entre precio de transmisión y precio de adquisición, a unos tipos entre el 19% y el 23%. En caso de generarse una pérdida patrimonial, es posible compensarla con otras ganancias patrimoniales o con rendimientos del capital mobiliario.

¿Quieres conocer cómo los fondos de inversión pueden ayudarte a lograr tus objetivos financieros? Conoce la gama de fondos que te ofrece BBVA.

Ilustarción de contacto


     ¿Tienes dudas con fondos de inversión o planes de pensiones?

               Contáctanos para fondos de inversión
               Contáctanos para planes de pensiones

volver