Por qué te conviene rescatar tu plan de pensiones en forma de rentas periódicas

Actualidad | 04.01.2019

volver

Antes de rescatar un plan de pensiones, debes recordar que el ahorro que has generado, lo has hecho con el objetivo de complementar mes a mes tu pensión pública de jubilación.

Por qué te conviene rescatar tu plan de pensiones en forma de rentas periódicas_700


Uno de los hitos al llegar a la jubilación es aquel en el que debemos considerar qué vamos a hacer con nuestro plan o planes de pensiones. Contrariamente a lo que en ocasiones se piensa, no hay obligación alguna de solicitar su rescate al jubilarse, pudiendo continuar con el régimen de aportaciones, que podremos desgravar en la declaración de la renta con los límites vigentes. Sí es preciso tener en cuenta que las aportaciones que realicemos con posterioridad al inicio del cobro del plan, no podrán ser rescatadas por la contingencia de jubilación.

Por tanto, un primer paso a dar al convertirse en jubilado es valorar si realmente necesitamos rescatar el plan o podemos continuar aprovechando las ventajas de sus aportaciones. También es preciso tener en cuenta que, si disponemos de otros vehículos de ahorro, es posible que nos convenga realizar un plan de rescate que prime los productos que tengan una fiscalidad del rescate más favorable. Puede ser, por ejemplo, el caso de los fondos de inversion que, en lugar de tributar como rendimientos del trabajo al tipo marginal, lo hacen como ganancias patrimoniales a un tipo de entre el 19% y el 23%.


Nos conviene el rescate del plan de pensiones. ¿Cómo hacerlo?

Una vez tomada la decisión de rescatar el plan o planes de pensiones, es muy importante determinar la forma óptima de cobro, con el fin de minimizar su impacto fiscal. El plan de pensiones tributa como rendimientos del trabajo, con la particularidad de que, en territorio común, las aportaciones anteriores a 2007 que se rescaten en forma de capital gozan de una reducción del 40% siempre que el rescate se produzca dentro del plazo estipulado en la ley. En el País Vasco esta reducción del 40% sigue vigente.

Existen cuatro modalidades de cobro, si bien habrá que acudir en cada caso a las especificaciones del plan, para ver cuáles contempla:

  • En forma de capital: el beneficiario percibe el importe total del plan en un cobro único. Puede ser de cobro inmediato (al producirse la contingencia), o diferido a una fecha posterior señalada por el beneficiario.
  • En forma de rentas: pueden ser temporales o vitalicias.
  • En forma mixta: combina un capital y una renta.
  • En disposiciones: el beneficiario decide libremente las fechas y cuantías de los cobros, sin una periodicidad determinada.


Por qué optar por el rescate en forma de rentas mensuales

Si bien el beneficiario de un plan de pensiones puede optar libremente por las opciones de cobro que permita su plan, existen argumentos para decantarse por el cobro en forma de rentas:

  • Esta forma de cobro es la que, generalmente, resulta más adecuada desde el punto de vista fiscal, pues el impacto se diluye en varios ejercicios, al contrario de lo que ocurre en el rescate en forma de capital, que concentra todo el importe en un mismo ejercicio. En ocasiones, incluso aplicando la reducción del 40%, el rescate en forma de capital es más costoso desde el punto de vista fiscal.
  • Más allá de cuestiones relacionadas con la fiscalidad del plan de pensiones, el rescate en forma de rentas mensuales se encuentra más alineado con la verdadera vocación de los planes de pensiones, que no es otra que ayudar a generar un ahorro que permita complementar la pensión pública de jubilación mes a mes. El rescate en forma de capital nos puede alejar de este importante objetivo, al incurrir en el riesgo de destinar el importe del rescate a otros fines. No olvidemos que el riesgo básico a eludir por cualquier jubilado es el riesgo de longevidad, es decir, el de agotar los ahorros, una de las situaciones más incómodas a las que se puede enfrentar una persona en una etapa de la vida con importantes limitaciones a la hora de generar nuevos ingresos. Además, el hecho de que cada vez vivamos más años incrementa las posibilidades de tener que enfrentarse a situaciones de dependencia. Para poder hacer frente a ellas, es necesario dosificar e invertir correctamente el patrimonio durante la jubilación. Para ello, una de las tareas fundamentales pasa por batir anualmente a la inflación para no descapitalizarse, y tratar de obtener una rentabilidad adicional de aquel ahorro del que no se va a disponer en el corto plazo.

Somos conocedores de la importancia de acertar en la forma de rescate de tu plan de pensiones. Por eso te ofrecemos una herramienta que te ayudará a determinar la forma óptima de cobro: accede a nuestro simulador de cobro de planes de pensiones.



Ilustarción de contacto


     ¿Tienes dudas con fondos de inversión o planes de pensiones?

               Contáctanos para fondos de inversión
               Contáctanos para planes de pensiones

volver