Finanzas conductuales, la disciplina que estudia el efecto de la psicología en la toma de decisiones financieras

Finanzas conductuales | 11.01.2019

volver

El estadounidense Richard Thaler obtuvo en 2017 el Nobel de Economía por su trabajo de estudio de las finanzas desde un punto de vista psicológico.

Finanzas conductuales, la disciplina que estudia el efecto de la psicología en la toma de decisiones financieras_700


Como en prácticamente todos los aspectos de la vida, la toma de decisiones financieras se ve influida por sesgos emocionales y cognitivos. El área de las finanzas conductuales (o behavioral finance en inglés) es una disciplina relativamente reciente, y tiene a uno de sus máximos exponentes en Richard Thaler, economista estadounidense galardonado con el Premio Nobel en 2017 por sus aportes teóricos al campo de las finanzas conductuales.

Nacido en Nueva Jersey, Thaler estudió en la Case Western Reserve University, donde se licenció en 1967. Poco después, asistió a la Universidad de Rochester donde obtuvo la maestría en 1970 y el doctorado en 1974. Se unió a la facultad de Chicago Booth en 1995, donde ejerce actualmente como docente.


Las aportaciones de Thaler

En economía se suele asumir que los decisores toman decisiones racionales basadas en un buen acceso a una información que son capaces de procesar de forma objetiva, buscando los mejores resultados. Sin embargo, con frecuencia se demuestra que esto no es así. Las investigaciones de Richard Thaler demuestran que las decisiones de los inversores no siguen criterios racionales, sino que muchas veces están marcadas por sesgos psicológicos que pueden derivar en resultados indeseados.

De entre el vasto estudio de Thaler, cabe destacar su análisis de tres factores que influyen en el proceso de toma de decisiones: la "racionalidad limitada", las "preferencias sociales" y la "ausencia de autocontrol".

Finanzas conductuales_pizarra_700


La racionalidad limitada

Thaler desarrolló la teoría de la contabilidad mental, según la cual las personas simplifican la toma de decisiones financieras mediante la creación de cuentas separadas en sus mentes, enfocándose en el impacto de cada decisión individual y no en el efecto global. También demuestra que el miedo a las pérdidas hace que las personas valoran más algo cuando lo tienen que cuando no lo tienen.

Preferencias sociales

Aquí Thaler demuestra que la toma de decisiones de las personas no está solo basada en su propio beneficio, sino que se incorpora un criterio de justicia social, según el cual los individuos prefieren renunciar a cierto beneficio si de esta manera logran una distribución que ellos consideran justa. Según la teoría de la oferta y la demanda, sería lógico que un vendedor subiera el precio de los chubasqueros un día de lluvia, pero no parecería aceptable por muchos.

Ausencia de autocontrol

¿Por qué no mantenemos las promesas de año nuevo durante los 365 días que dura el año? Thaler se aproxima a los problemas de autocontrol a través de un modelo planificador-hacedor, que describe el dilema entre la planificación a largo plazo y el hacer a corto plazo. Tendemos caer en la tentación del corto plazo, por lo que los planes a largo plazo, como llevar una vida saludable o ahorrar para la jubilación fracasan con frecuencia. Thaler demostró cómo el “empujón”, un término propio, puede ayudar a las personas a ejercer mejor autocontrol. ¿Empujón hacia dónde? A que los individuos opten por decisiones que ellos mismos hubieran elegido si dispusieran de toda la información disponible, fueran perfectamente racionales y tuvieran un total autocontrol.

Esta preferencia por el corto plazo también se conoce como descuento hiperbólico, algo en lo que incurren los individuos cuando piensan en el futuro: cualquier recompensa para la que tengamos que esperar tiene menos interés que una recompensa inmediata. Es decir, preferimos que nos den 600 euros ahora que 1.000 dentro de un año. 

Esto condiciona sin duda muchas decisiones de la vida y es una de las razones por las que, erróneamente, se pospone el inicio del ahorro para la jubilación. Su enorme distancia temporal resta atractivo en beneficio de otros gastos a corto plazo. La realidad es exactamente la contraria: el ahorro para la jubilación hay que abordarlo con la mayor antelación posible, para que el esfuerzo sea más gradual y para que los posibles imprevistos no frustren nuestras metas.


Ilustarción de contacto


     ¿Tienes dudas con fondos de inversión o planes de pensiones?

               Contáctanos para fondos de inversión
               Contáctanos para planes de pensiones

volver