Soluciones multiactivos para alcanzar nuestros objetivos en cualquier entorno de mercado

Actualidad | 14.01.2019

volver

Una buena inversión está asentada siempre sobre los mismos pilares.

Soluciones multiactivos para alcanzar nuestros objetivos en cualquier entorno de mercado_700
  • Respetar el horizonte temporal es quizá el más importante desde el punto de vista del inversor. Es decir, este debe mantener la disciplina y la mirada puesta en el medio y largo plazo. De hecho, el tiempo es oro cuando invertimos, juega a nuestro favor. 
  • Mantener una diversificación adecuada para alcanzar resultados más consistentes en el tiempo. Porque no todos los activos financieros se comportan bien según en qué condiciones de mercado, es importante distribuir adecuadamente las inversiones en distintas clases de activos. Así, los movimientos eventualmente desfavorables de uno o más activos podrán ser compensados o al menos minorados por los de otros activos cuya evolución, en las mismas circunstancias de mercado,  tiende a ser diferente.
  • Los mercados tienen altibajos y son imprevisibles en el muy corto plazo. Los factores de riesgo conocidos pero, sobre todo, los no conocidos o anticipados pueden provocar reacciones, a veces violentas. Por ello, es importante mantener la objetividad respecto de cuáles son las condiciones imperantes en cada momento. 
  • Gestión activa y flexible, para modular la exposición a las distintas clases de activos financieros según esas condiciones, cambiantes, de los mercados. La cualidad de modificar el riesgo de una cartera, siempre dentro de su perfil, es especialmente importante cuando aumenta la volatilidad de los activos. En este tipo de entornos, complicados por el ascenso de la incertidumbre, gestionar bien los riesgos tanto de la renta variable como de la renta fija, se vuelve determinante. Momentos como el actual. 

El primer requerimiento depende sólo de nosotros como inversores. No precisa conocimientos específicos, sólo rigor para ser capaces de fijar nuestra mirada al final del camino. Disciplina para no sucumbir a la tentación de vender en los momentos “malos”, es decir, después de haber encajado un período de pérdidas para luego comprar después de que el mercado ya ha subido. La historia demuestra que hacer esto daña la rentabilidad de nuestras inversiones. Como decía el célebre inversor Benjamin Graham, padre para muchos de la inversión de valor:

Comillas - Comentario “el peor enemigo de un inversor es, probablemente, él mismo”

Invertir puede no ser fácil si no eres experto. Pero no es necesario serlo. Una solución multi activo, capaz de invertir en todo el abanico de clases de activos y mercados, así como de combinarlos flexiblemente en el tiempo, puede ayudarnos  a conseguir el resto de premisas. En otras palabras, más allá del primer pilar, que sólo depende de nosotros, no tenemos que preocuparnos de nada más. Delegar las decisiones de inversión en un equipo experto, que realice una gestión activa y diversificada, hace el resto. 

Y es que la mayoría buscamos, como inversores, aumentar nuestro patrimonio en el tiempo con un nivel de riesgo acotado. Pero ningún activo funciona bien en todos los entornos. Por ello, la asignación activa con acceso a una amplia variedad de mercados y geografías, que se ajusta a las circunstancias cambiantes y que diversifica los riesgos, responde especialmente bien a las necesidades y objetivos de un inversor. Más aún, si cabe, cuando como ocurre con el año que ahora comienza, es esperable que la volatilidad asociada a los activos tradicionales como la renta fija o la renta variable aumente.

volver