Posición Global

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
15/05/2019
 

Descripción

Fondo de renta variable internacional Emergente que invierte mayoritariamente en Asia, Europa del Este y Latinoamerica a través de Instituciones de Inversión Colectiva (IIC). Las IIC seleccionadas mantienen posiciones significativas en activos denominados en divisas distintas al euro.

Horizonte

Recomendado para posiciones a más de 3 años.

  El 05/04/2013 se modificó la vocación inversora del Fondo por ello sólo se muestra la evolución del valor liquidativo y rentabilidades a partir de esa fecha según artículo 60.3 del Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero.

Evolución del fondo

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
15/05/2019
Rentabilidad del período:
 
 

Datos a 15/05/2019

Rentabilidad acumulada1 mesAño en curso1 año
Fondo-4.90 %8.24 %-4.51 %
Índice-5.60 %---6.63 %
Rentabilidad anualizada1 año3 años5 años10 años15 años20 años
Fondo-4.51 %7.94 %4.51 %------
Índice-6.63 %--3.81 %------
Rentabilidad últimos 5 años20182017201620152014
Fondo-11.56 %14.00 %10.66 %-2.59 %8.96 %
Índice---7.80 %-7.80 %-7.80 %7.57 %

Datos estadísticos 14/05/2019

1 año3 años
Volatilidad Fondo16.48 %13.94 %
Ratio Sharpe Fondo-0.31 0.59 
Ratio Información0.42 -0.17 
Tracking Error5.22 %5.35 %
Correlación0.97 0.96 
Alpha0.00 %0.00 %
Beta0.82 0.78 
Máxima pérdida diaria del fondo-3.22 %-3.22 %
Máxima pérdida diaria del índice-8.78 %-8.78 %
Número meses negativos fondo713
Número meses negativos índice714
Fecha mínima rentabilidad diaria11/10/201811/10/2018
Mínima rentabilidad diaria-3.22 %-3.22 %
Fecha máxima rentabilidad diaria02/11/201802/11/2018
Máxima rentabilidad diaria3.57 %3.57 %


  El 05/04/2013 se modificó la vocación inversora del Fondo por ello sólo se muestra la evolución del valor liquidativo y rentabilidades a partir de esa fecha según artículo 60.3 del Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero.

Datos

Fecha lanzamiento del fondo
24/04/1997
Fecha lanzamiento
24/04/1997
Divisa denominación fondo
EURO
Tipo
Acumulación
Inversión mínima
600.00 EUR
Mínimo a mantener
600.00 EUR
Valor liquidativo aplicable
D
Hora límite suscripciones y reembolsos
15:00h
Tramitación suscripciones y reembolsos
D+1
Código ISIN
ES0110116037
Código CIF
V81726184
Código registro
975
Domicilio
ESPAÑA
Registrado en
ESPAÑA
Estructura legal
Fondo de Inversión
Gestora
BBVA ASSET MANAGEMENT, S.A., S.G.I.I.C.
Depositario
BBVA S.A.
Auditor
Ernst & Young, S.L.
Patrimonio ()
33,960,371.65 €
Índice de referencia
MSCI Daily Net Emerging Markets
Nombre antiguo
BBVA MULTIFONDO BOLSA EMERGENTES FI
Frecuencia de cálculo del valor liquidativo
Diaria

Comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio1.35
Comisión de gestiónResultado positivo contable9
Comisión de depósitoPatrimonio0.15
Comisión de reembolsoImporte reembolsado2Sobre las participaciones reembolsadas con una antigüedad inferior a tres meses.

Otros datos de interés

Valor liquidativo aplicable: el del mismo día de la fecha de solicitud.

Lugar de publicación del valor liquidativo: el Boletín de Cotización de la Bolsa de Valores de Madrid.

Tramitación de las órdenes de suscripción y reembolso: las órdenes cursadas por el partícipe a partir de las 15:00 horas o en un día inhábil se tramitarán junto con las realizadas al día siguiente hábil. A estos efectos, se entiende por día hábil todos los días de lunes a viernes, excepto festivos en todo el territorio nacional. El límite de las 15:00 horas señalado anteriormente se refiere al horario peninsular.

No se considerarán días hábiles aquellos en los que no exista mercado para los activos que representen más del 5% del patrimonio. Los comercializadores podrán fijar horas de corte distintas y anteriores a la establecida con carácter general por la Sociedad Gestora, debiendo ser informado el partícipe al respecto por el comercializador.



31.03.2019

El objetivo del fondo es lograr una exposición al mercado de renta variable emergente, primando la diversificación a través de los mejores fondos de estrategias complementarias que contribuyen a disminuir el riesgo de la cartera.

El año se ha iniciado con una pérdida de pulso de la economía mundial, con desaceleración tanto de los países desarrollados como de los emergentes, presiones inflacionistas contenidas y un cambio en el sesgo de los principales bancos centrales, que no contemplan subidas de tipos este año. Con ello, el crecimiento esperado para 2019 se modera al 3,4% frente al 3,7% de 2018.

En EE.UU., tras crecer el PIB un 2,9% en 2018, la actividad se veía afectada a principios de año por el cierre parcial de la Administración, la negociación comercial con China y el mal tiempo. Sin embargo, la menor incertidumbre política y comercial y la mejora de las condiciones financieras apoyan una recuperación en el 2T19. Aunque la eurozona conseguía finalizar 2018 con un crecimiento medio del 1,8%, el cierre de año fue muy flojo, especialmente en Italia y Alemania. Las dificultades de China, el sector de autos y el comercio internacional en general siguen pesando en la industria europea, aunque el sector servicios se ha recuperado, lo que debería favorecer una estabilización de la actividad. En China, el gobierno ha revisado a la baja su objetivo de crecimiento para 2019 al 6%-6,5% (vs 6,6% en 2018) y ha anunciado medidas de estímulo fiscal y monetario para dar impulso a la economía. Por el lado de los precios, la inflación general se sitúa en tasas del 1,5% tanto en EE.UU. como en la eurozona, y la subyacente se mantiene en EE.UU. ligeramente por encima del objetivo de la Fed, en el 2,1%, y en la eurozona en el 1%.

La temporada de resultados del 4T18 ha resultado ser algo mixta con sorpresas positivas en beneficios por parte del 73% de las compañías en EE.UU. y 50% en Europa, y menores en ventas (60% y 67% respectivamente). Durante el año se han ido revisando a la baja paulatinamente las estimaciones de crecimiento de beneficios a 12 meses vista en ambas geografías, aunque la mayor parte de este movimiento se ha producido en los primeros meses, permaneciendo un tanto más estables en marzo. En la actualidad se sitúan en niveles de 3,7% y 5,4% para 2019, 11,4% y 9,2% de cara a 2020 y 9,8% y 7,4% de cara a 2021. Estas revisiones se deben en su mayor parte a unas expectativas de caída de márgenes, pues las estimaciones de crecimiento de ventas han subido en EE.UU. y permanecido estables en Europa (niveles de 5,4% y 2,5% para 2019, 5,4% y 4,1% de cara a 2020 y 4,5% y 1,4% para 2021 respectivamente). Los resultados del último trimestre en Japón han sido peores, las ventas suben un 5,1% pero los beneficios caen un 19,5%.

Las atractivas valoraciones alcanzadas a finales del año pasado, el mayor apetito por el riesgo en los primeros compases del trimestre apoyado por el cambio de sesgo de los bancos centrales, y la paulatina mejora en el tono de las negociaciones comerciales propiciaban el movimiento al alza de las bolsas durante el 1T19, acercándose el S&P500 a la zona de máximos históricos de septiembre del año pasado (llegando a situarse un 2,5% por debajo de dichos niveles a mediados de marzo). El índice mundial en dólares subía un 11,6%, mientras que la volatilidad ha ido retrocediendo durante el trimestre (salvo repuntes puntuales) y finaliza el trimestre en niveles de 13,7. El movimiento ha venido liderado por las bolsas desarrolladas, entre las que destaca el buen comportamiento de EE.UU. (S&P500 13,1%, Stoxx600 12,3%, Topix 6,5%). Dentro de Europa Francia, Italia y Grecia se situaban a la cabeza, mientras que Alemania y España (con mayor peso de sectores más exportadores, Ibex35 +8,2%) y Reino Unido (sobre el que ha pesado, especialmente en los primeros meses, la incertidumbre sobre el Brexit) han quedado más rezagadas. Entre las plazas emergentes Asia ha liderado las alzas (gracias al buen comportamiento de China apoyado por el anuncio de inclusión de las acciones chinas A en el MSCI Emergentes y el programa de estímulo económico), seguida de Latam (destaca el mal comportamiento de Brasil por dudas sobre las reformas) y con Europa Emergente algo más rezagada (mal comportamiento de Turquía por dudas sobre su estabilización económica).

Sectorialmente, el tono positivo de los mercados para el conjunto del trimestre ha favorecido el mejor comportamiento relativo de algunos sectores cíclicos, como tecnología, energía e industriales, a los que cabe añadir los sectores americanos de telecomunicaciones y consumo (tanto estable como discrecional), y los de materiales y consumo estable en Europa (alimentación y productos personales). Por el lado negativo, sin embargo, destacan los sectores de financieras y farmacéuticas, algunos subsectores de consumo cíclico europeos (autos, ocio y media), y el sector de materiales americano (en Europa este sector ha tenido un comportamiento relativo positivo). En Japón los sectores con mejor comportamiento son el de tecnología, salud y comunicaciones. Los sectores de energía, consumo y financiero en cambio lo hacen peor.

Durante este primer trimestre vendimos la totalidad del fondo Invesco Asian Equity, 7%, para dar entrada a un nuevo fondo: Morgan Stanley Asia Opportunites, de estilo crecimiento e invertido sobretodo en China e India.

BBVA Bolsa Emergentes terminó el trimestre con rentabilidad positiva y superior a la de la renta variable Emergente global.
En el periodo, dentro de la región asiática, destacó el comportamiento del fondo: Investec All China Equities, que invierte una parte significativa de su patrimonio en acciones A, las cuales se espera incrementen su peso en el índice de Em hasta un 3,3% en el mes de noviembre.
En relación a los fondos que invierten en el conjunto de la región asiática, destacar la contribución positiva de los fondos: Investec Asian Equity, y Morgan Stanley Asia Opportunities. En relación a la Renta Variable Emergente Global, Gam Emerging Markets logró batir al mercado, con una rentabilidad cercana al 14%

Por la parte menos positiva, la región del Sudeste asiática modera sus rentabilidades en este primer trimestre, así como India, que a pesar de la fuerte recuperación del mes de marzo, en el conjunto del año, el fondo Franklin India alcanza un retorno ligeramente por encima del 6%.

En cuanto a posicionamiento, regionalmente, mantenemos el infrapeso en la región asiática debido a la infraponderación sobretodo de Korea, y Taiwan.
Nos mantenemos neutrales en Latam y Emea.
Dentro de Asia, favorecemos a países más dependientes de la demanda interna, que del ciclo económico global, como India y la región del Sudeste asiático (Asean). Parte del infrapeso de Asia lo llevamos a regiones poco correlacionadas con los factores de riesgo globales (tipos US, Dólar, Commodities…), como los Mercados Frontera.

En cuanto a perspectivas para 2019 las dinámicas de las Bolsas han mejorado notablemente en las últimas semanas, al igual que otros activos de riesgo, traduciéndose todo ello en una clara mejora de las condiciones financieras. Los Bancos Centrales han cambiado asimismo el anterior sesgo restrictivo de la política monetaria. Todo ello, contribuye a que el entorno de rentabilidad/riesgo parezca más equilibrado. Nuestro escenario macro sigue apuntando hacia una desaceleración moderada. Con todo ello, parece aconsejable mantener un posicionamiento menos cauteloso en activos de riesgo.

El patrimonio del fondo ha aumentado un 7,59% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 0,54%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,63% los cuales se pueden desagregar de la siguiente manera: 0,37% de gastos directos y 0,26% de gastos indirectos como consecuencia de inversión en otras IICs. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,28%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del 11,84%, superior a la de la media de la gestora situada en el 3,41%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del 13,62% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un 12,16%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 10,66% , inferior a la del índice de referencia que ha sido de un 12,21%.

31.12.2018

El objetivo del fondo es lograr una exposición al mercado de renta variable emergente, primando la diversificación a través de los mejores fondos de estrategias complementarias que contribuyen a disminuir el riesgo de la cartera.

Las cifras de crecimiento global esperado para 2018 (3,7%) y 2019 (3,5%) se han revisado a la baja en la segunda mitad del año, de la mano tanto de los países desarrollados como de los emergentes, rompiendo la tendencia de los primeros meses de 2018. La pérdida de impulso del comercio global, así como la incertidumbre financiera y política en algunos países, puede estar detrás de esta debilidad. Con todo, la política monetaria global ha seguido siendo restrictiva.

En EE.UU. el crecimiento se mantiene sólido (3,4% anualizado en el 3T) con una previsión del 2,9% para 2018. En cualquier caso, el impulso de las rebajas fiscales parece empezar a decaer en el 2S. La inflación se modera hasta el 2,2% (general y subyacente) tras un 4T de fuertes caídas en el precio del petróleo. La FED continúa con su política monetaria restrictiva (tipos en el rango 2,25%-2,50%) aunque muestra señales de un menor ritmo de endurecimiento para 2019. En la eurozona, a lo que parecían factores temporales en el 1S se han unidos otros más persistentes, explicativos del débil crecimiento económico (0,2% trimestral, 0,8% anualizado en el 3T) que puede cerrar 2018 en el entorno del 1,9%. Destacan las contracciones trimestrales del PIB en Alemania e Italia. La inflación en la eurozona se sitúa en el 1,9% (subyacente en el 1%) y el BCE finaliza su programa de compras. En China, el PIB se desacelera (6,5% interanual en el 3T), a lo que el gobierno ha empezado a responder con medidas de estímulo. En Japón se publica un dato muy malo de PIB (-2.5% anualizado en el 3T) pero los pedidos de maquinaria se recuperan en diciembre, tras la fuerte caída por el impacto de desastres naturales del mes anterior. Este dato es un indicador adelantado del gasto de capital futuro con lo que aporta una señal positiva. La producción industrial se mantiene estable. La inflación baja al 0.8% y la subyacente se sitúa en el 0.9%. Los precios de producción industrial se mantienen en el 2.3%. El desempleo sigue en mínimos, está en el 2.5% y la tasa de trabajos ofertados por fuerza laboral sigue en máximos de 1974, es 1,63 trabajos por persona.

En cuanto a beneficios, en los últimos meses las estimaciones de crecimiento de beneficios a 12 meses han empezado a revisarse a la baja tanto en EE.UU. como en Europa. El crecimiento esperado se sitúa en 24% en EE.UU. y 5,4% en Europa para 2018, mientras que para los próximos años lo hacen en un 8,5% y 10,7% para 2019 y 10,3% y 8,7% de cara a 2020, respectivamente.

Respecto a las bolsas, tras marcar nuevos máximos históricos a finales de enero, el repunte de los tipos de la deuda, el empeoramiento de los indicadores macro y el deterioro de las relaciones comerciales internacionales han afectado negativamente a las bolsas. Tras mantenerse dentro de un rango relativamente estrecho desde febrero a septiembre, el índice mundial en dólares ha roto a la baja dicho rango, protagonizando un fuerte retroceso y finalizando el año en terreno claramente negativo (-9,8% en el 2S y -11,2% en 2018). Con todo ello, la volatilidad alcanza en diciembre niveles cercanos a los máximos anuales de febrero, finalizando el año cerca de la zona de máximos, en 25,4 (+9,3pp en el 2S y +14,4pp en el año).

Aunque las bolsas desarrolladas son las que tienen mejor comportamiento en el segundo y tercer trimestre, en el 4T éstas han sufrido un brusco descenso, con lo que se ha reducido en buena parte el peor comportamiento de emergentes en el cómputo anual. Entre las bolsas desarrolladas, tanto en el 2S (Stoxx600 -11,1%, Nikkei225 -10,3%, S&P500 -7,8%) como en el cómputo anual (Stoxx600 -13,2%, Nikkei225 -12,1%, S&P500 -6,2%), destaca el mal comportamiento de Europa (especialmente Alemania y la periferia, más afectada la primera por los temores sobre la guerra comercial al ser una economía más exportadora y España e Italia por factores idiosincráticos), seguida de Japón, y con EE.UU. a la cabeza. En emergentes Latam consigue finalizar el 2S en terreno positivo y es la mejor región en el cómputo anual, mientras que Asia finaliza el año a la cola, destacando el mal comportamiento de la bolsa china, y el buen comportamiento de Brasil y la India (que logran finalizar el año en terreno positivo). En divisas, el dólar ha demostrado su valía en 2018 con una apreciación generalizada, especialmente en el 2S y frente a las divisas de países más vulnerables (Turquía, Argentina). El EURUSD cierra 2018 con una caída del 4,7% (-1,9% en el 2S) hasta 1,145. Mal semestre para las materias primas (el Brent cae un 32,4% en el 2S y un 20,4% en el año) excepto el oro que actúa como activo refugio.

En lo que se refiere a la región asiática, se ha cambiado el ETF sobre acciones China A por el fondo Investec China Equity, el cual combina acciones H con acciones A. Creemos que la Gestion Activa frente a la Pasiva tiene todo el sentido en un mercado como el chino, manifiestamente ineficiente, y dominado por el inversor minorista (80%), frente al institucional (20%). Por otra parte, se ha vendido el ETF iShares MSCI Asia X Japan para comprar el fondo Investec Asia Equity, el cual implementa sus inversiones a través de un modelo multifactorial que combina medidas cuantitativas tradicionales con otras más relacionadas con el comportamiento humano, modelo avalado por los resultados logrados por el fondo en lo últimos años.
Por lo que respecta a la parte que invierte en la región EMEA, se ha cambiado reducido el peso en Schroders Emerging Europe por Morgan Stanley Emea, aprovechando el buen comportamiento de Rusia frente a Sudáfrica durante los últimos meses.
En cuanto a la exposición global a emergentes, se ha incorporado un nuevo fondo con aproximación, Godman Sachs Emerging Markets Core Equity. Este fondo utiliza un modelo cuantitativo que además de incluir factores como Valoración, Quality y Momentum, incorpora señales basadas en Big Data e inteligencia artificial. Se reduce el peso en Invesco Asian Equity, Gam Emerging y Frontera.
Por la parte positiva destacó la aportación de los fondos que invierten en la región de Latam y el fondo de Fidelity especializado en el Sudeste asiático, así como el fondo que invierte en pequeñas compañías a nivel global.
Por la parte negativa, los fondos que invierten en el conjunto de Asia y la región global Emergente, así como el fondo de HSBC especializado en el segmento de pequeñas compañías asiáticas, fue lo que más perjudicó en términos relativos.
En cuanto a posicionamiento, regionalmente, mantenemos el infrapeso en la región asiática debido a la infraponderación de los grandes: China, Korea, y Taiwan.
Nos mantenemos neutrales en Latam y Emea. Dentro de Asia, favorecemos a países más dependientes de la demanda interna, que del ciclo económico global, como India y la región del Sudeste asiático (Asean). Parte del infrapeso de Asia lo llevamos a regiones poco correlacionadas con los factores de riesgo globales (tipos US, Dólar, Commodities), como los Mercados Frontera.

En cuanto a perspectivas en 2018 las dinámicas de las Bolsas han continuado su deterioro y seguimos observando señales de debilidad en el comportamiento de otros activos de riesgo que apuntan a un escenario bursátil problemático para los próximos meses en términos de rentabilidad/riesgo. Nuestro escenario macro apunta hacia una desaceleración moderada. Con todo ello, parece aconsejable mantener un posicionamiento cauteloso en activos de riesgo.

30.09.2018

El objetivo del fondo es lograr una exposición al mercado de renta variable emergente, primando la diversificación a través de los mejores fondos de estrategias complementarias que contribuyen a disminuir el riesgo de la cartera.

Las perspectivas del crecimiento del PIB global se mantienen estables para 2018 en el 3,8% y caen ligeramente para 2019 hasta el 3,6%. En las economías desarrolladas las expectativas no cambian, mientras que en los países emergentes se observa un continuado deterioro, agravado por países específicos que se enfrentan a tensiones económicas o financieras (Argentina, Turquía, Brasil). El sesgo de las políticas monetarias globales es restrictivo.

En EE.UU., el crecimiento del 2T se sitúa en el 4,2% anualizado, el ritmo más alto desde 2014. Tanto el consumo como la inversión empresarial se ven impulsados por las rebajas fiscales. De cara al 3T, las perspectivas son favorables con los índices de confianza en máximos. A pesar del crecimiento salarial, la inflación subyacente se sitúa en agosto en el 2,2% (2,7% la general). La FED continúa con las subidas de tipos hasta el rango 2%-2,25%. En la eurozona, a pesar del fin de los factores temporales del 1T, en el 2T el crecimiento no se recupera (0,4% trimestral, 1,6% anualizado) con expectativas de un crecimiento similar en el 3T. Por países, destaca el freno en la periferia y la estabilidad alemana. El BCE confirma la reducción de las compras a €15mm mensuales hasta fin de año. La inflación en la eurozona se ve impulsada por las alzas en el precio del crudo hasta el 2,1% (0,9% la subyacente). El PIB chino sigue creciendo a buen ritmo (6,7% interanual en el 2T), sin verse afectado todavía por las tensiones comerciales. En Japón se publica un mejor dato de crecimiento del PIB del 2T, se sitúa en el 3,0% anualizado. Los pedidos de maquinaria se disparan al alza, pero el PMI Manufacturero y la producción industrial bajan. La inflación sube al 1,3% y la subyacente se sitúa en el 0,4%. Los precios de producción suben al 3%. El desempleo en 2,4% sigue en mínimos. Hay un grave problema de escasez laboral por la estructura demográfica de la población, con una reducida tasa de natalidad y una población cada vez más envejecida. La tasa de trabajos ofertados por fuerza laboral sigue en máximos de 1974 (1,63 trabajos ofertados por cada persona). Esta escasez debería reflejarse en un incremento de sueldos, que marcan un máximo del 3,3% para estabilizarse en 1,6%.

La temporada de resultados del 2T ha sido muy positiva en EE.UU., con un 72% de las compañías sorprendiendo al alza en ventas, y un 84% en beneficios (este último por encima de la media histórica del 64%, y del 74% del 1T18), aunque el ratio de preanuncios negativos vs positivos ha repuntado en las últimas semanas desde los niveles mínimos cercanos a 1 de principios de año a 2. En Europa, sin embargo, tan solo el 60% de las compañías baten expectativas de ventas, y un 52% beneficios, afectadas por la apreciación previa del euro. En el trimestre han subido las estimaciones de crecimiento de beneficios a 12 meses vista en ambas geografías. En la actualidad, el crecimiento esperado en EE.UU. y Europa se sitúa en 23,1% y 7,7% para 2018, 10,3% y 9,2% para 2019 y 10,3% y 8,1% de cara a 2020, respectivamente. Los resultados publicados en Japón han sido mejores de lo esperado, las ventas suben 6,9%, y los resultados 24,2%, destacando las compañías de los sectores energía, industriales y comunicaciones.

El menor riesgo de guerra comercial y datos macro apoyando las expectativas de crecimiento e inflación permitían el movimiento al alza de las bolsas durante el mes de julio; sin embargo, el aumento del riesgo geopolítico y la vulnerabilidad de algunos países emergentes (Turquía, Argentina), y el endurecimiento de la política comercial de EE.UU. (especialmente con China), han conllevado una toma de beneficios, especialmente en Europa y emergentes en agosto, y un comportamiento mixto en septiembre. Con todo ello, e l índice mundial en dólares finaliza el periodo con un avance del 3,8%, destacando el buen comportamiento de los mercados desarrollados, y más concretamente de EE.UU., con el S&P500 y el Nasdaq marcando nuevos máximos en el trimestre y finalizando cerca de los mismos, en un entorno de baja volatilidad (VIX 12,1%, media trimestral del 12,9%). En los mercados desarrollados, destaca la fortaleza de Japón y EE.UU. y la debilidad de Europa (Nikkei +8,1%, S&P500 +7,2%, Stoxx600 +0,9%). En Europa, que se ha visto afectada por su exposición a Turquía y Latam y por el riesgo comercial, destaca el buen comportamiento de los países nórdicos y Francia (menor sesgo exportador que Alemania y periferia), mientras que Reino Unido (afectado por noticias negativas en torno al Brexit) y la periferia (impactada por la situación en Turquía, Latam e Italia) ha presentado un comportamiento negativo (Ibex35 -2,4%). Por su parte, los mercados emergentes se han visto presionados por la fortaleza del dólar, las tensiones comerciales y algunos factores idiosincráticos, pese a lo cual algunas plazas han conseguido finalizar en terreno positivo el trimestre. Mejor comportamiento de Latam y Europa Emergente, mientras que Asia (China como epicentro de las tensiones comerciales) quedaba más rezagada.

Durante este trimestre, en lo que se refiere a la región asiática, se ha cambiado el ETF sobre acciones China A por el fondo Investec China Equity, el cual combina acciones H con acciones A. Creemos que la Gestion Activa frente a la Pasiva tiene todo el sentido en un mercado como el chino, manifiestamente ineficiente, y dominado por el inversor minorista (80%), frente al institucional (20%).
Por otra parte, se ha vendido el ETF iShares MSCI Asia X Japan para comprar el fondo Investec Asia Equity, el cual implementa sus inversiones a través de un modelo multifactorial que combina medidas cuantitativas tradicionales con otras más relacionadas con el comportamiento humano, modelo avalado por los resultados logrados por el fondo en lo últimos años.

Por lo que respecta a la parte que invierte en la región EMEA, hemos cambiado un 2% de Schroders Emerging Europe por Morgan Stanley Emea, aprovechando el buen comportamiento de Rusia frente a Sudáfrica durante los últimos meses.

El patrimonio del fondo ha disminuido un 9,65% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 6,75%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,61% los cuales se pueden desagregar de la siguiente manera: 0,23% de gastos directos y 0,38% de gastos indirectos como consecuencia de inversión en otras IICs. El índice de rotación de la cartera ha sido de 0,18%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del -1,89%, inferior a la de la media de la gestora, situada en el -0,04%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del 1,77% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un -1,44%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 12,28%, inferior a la del índice de referencia del fondo que ha sido de un 14,51%.

30.06.2018

El objetivo del fondo es lograr una exposición al mercado de renta variable emergente, primando la diversificación a través de los mejores fondos de estrategias complementarias que contribuyen a disminuir el riesgo de la cartera.

La economía global se muestra saludable en la primera mitad de 2018. El crecimiento esperado para 2018 se revisa ligeramente al alza en desarrollados (destacando EE.UU.) y emergentes.

En EE.UU. la actividad se fortalece en el 2T18 después del crecimiento moderado del 1T18 (2% anualizado). En la zona euro el crecimiento del 1T18 es menor (1,6% anualizado), afectado por la incertidumbre política (Italia, España), la guerra comercial, y factores temporales. En Japón se publica un buen dato de PMI Manufacturero y de producción industrial, pero un mal dato de crecimiento del PIB del 1T (-0.6% anualizado), Los pedidos de maquinaria se disparan al alza. En China el crecimiento del 1T18 es alto (5,7% anualizado) aunque en el 2T18 parece moderarse.

En EE.UU. la baja tasa de paro (3,8%) favorece el aumento de los salarios, lo que unido al repunte del precio del petróleo, sitúa la inflación en el 2,8%. La Reserva Federal prosigue la subida de tipos (en rango 1,75%-2%). En Europa la inflación sube hasta el 2%. El BCE anuncia el fin de su programa de compras de activos para diciembre y su intención de no subir tipos en al menos un año. En Japón la inflación se mantiene estable, es 0.7%. Los precios de producción se sitúan en el 2.7%. El desempleo en 2.2% sigue en mínimos. Hay un grave problema de escasez laboral por la estructura demográfica de la población, con una reducida tasa de natalidad y una población cada vez más envejecida. La tasa de trabajos ofertados por fuerza laboral sigue en máximos de 1974 (1.60 trabajos ofertados por cada persona). Esta escasez debería reflejarse en un incremento de sueldos, que marcan un máximo del 2% para estabilizarse en 0.6%.

La temporada de resultados del 1T en EE.UU. es muy positiva, el 81% empresas bate beneficios y el 74% ventas. En Europa es más floja, el 52% bate beneficios y el 49% ventas. Los sectores que más sorprenden al alza son cíclicas y petroleras. Las fuertes revisiones al alza tanto de beneficios como de ventas en el caso americano contrastan con ligeras revisiones a la baja en beneficios y relativa estabilidad en las expectativas de ventas en el caso europeo. En la actualidad, el crecimiento de beneficios esperado para EE.UU. y Europa se sitúa en 22,1% y 8,2% para 2018, 9,8% y 8,4% para 2019 y 10,3% y 8% de cara a 2020, respectivamente. Los resultados publicados en Japón son mejores de lo esperado, las ventas suben 3.85%, y los resultados 37.95%, destacando las compañías de los sectores financiero, industriales y energía.

El índice mundial en dólares retrocede en el semestre un 1,5%, los mercados emergentes son los más perjudicados, y la volatilidad (VIX), que llega a alcanzar niveles intradía del 50% en febrero (tras tocar mínimos cercanos al 9% de enero) termina el semestre en el 16%. Entre los mercados desarrollados, EE.UU. se sitúa a la cabeza con un retorno positivo, mientras que Europa se ve afectada por datos macro negativos y ruido político en la periferia (S&P500 +1,7%, Nikkei -2,0%, Stoxx600 -2,4%, Eurostoxx50 -3,1%, Ibex -4.2%). En Europa, destacan negativamente Suiza y Alemania, perjudicada por la guerra comercial por su carácter exportador. En cuanto a emergentes, tras el peor comportamiento de Asia en el 1T, Latam es la mayor perjudicada en el 2T (Argentina, Brasil), de tal forma que en el conjunto del 1S ambas regiones registran caídas similares en divisa local (del orden del 4%). En dólares, sin embargo, Latam lo hace mucho peor debido al fuerte retroceso de sus divisas, y lo mismo ocurre con Europa Emergente (-1,9% en divisa local) como consecuencia de la depreciación de la lira turca.


Durante este semestre, en lo que se refiere a la región asiática, se ha ido incrementando el peso en los fondos asiáticos globales, además de comprar el ETF de iShares de renta variable asiática; para ello se han reembolsado los fondos más especializados en un tipo de activo muy concreto, como pueden ser los de Schroders de elevada rentabilidad por dividendo y REITS.
Se eliminó también la exposición que teníamos al sector de mineras de oro.

A mediados del semestre se compró un 1% del ETF que invierte en el CSI 300, índice que replica el comportamiento de las acciones-A Chinas.

Por lo que respecta a la parte de RV emergente global, compramos un 6% del fondo GAM Em Markets, fondo de gran calidad, con un comportamiento sobresaliente tanto en entornos alcistas como bajistas, y uno de los pocos donde el análisis top-down, por países, tiene un peso importantes dentro de su proceso de inversión. Por otro lado, vendimos en su totalidad los fondos de JP Morgan y Nordea Em Stars, este último por cambios en el equipo gestor.

Hacia finales del semestre, y aprovechando el mal comportamiento de Argentina, incrementamos ligeramente el peso de los Mercados Frontera; por último, cambiamos un 2% del fondo Schroders Emerging Europe por un 2% de Morgan Stanley EMEA, reducimos así el sobrepeso en Rusia, después de su buen comportamiento durante el primer semestre, y bajamos nuestro infrapeso en Sudáfrica.

En cuanto a posicionamiento, regionalmente, estamos neutrales en Latinoamérica y EMEA, e infraponderamos en Asia, donde mantenemos, aunque en menor medida, el infrapeso de China y Korea.
Favorecemos Taiwan, India, y la región del Sudeste asiático, regiones, estas dos últimas, con una mayor exposición a la demanda interna y menor al ciclo económico global, lo que las hace menos sensibles a la incertidumbre en torno al comercio internacional y la política de aranceles. Por último, mantenemos la posición en países fuera de índice de referencia como los mercados frontera.
En EMEA, seguimos manteniendo un ligero sobrepeso de Rusia e infrapeso de Sudáfrica.

Por la parte positiva destacó la aportación positiva de los fondos que invierten en la región EMEA (Europa del Este, Medio Oriente y Africa), y Taiwán, contribuyendo con un 0,3% y un 0,10% respectivamente en términos relativos.

Por el lado negativo, nos restó la cartera de fondos de renta variable emergente global e India, restándonos 0,6% y 0,2% respectivamente en términos relativos.

El patrimonio del fondo ha disminuido un 5,75% en el periodo y el número de partícipes ha aumentado un 3,21%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 1,21% los cuales se pueden desagregar de la siguiente manera: 0,75% de gastos directos y 0,46% de gastos indirectos como consecuencia de inversión en otras IICs. El índice de rotación de la cartera ha sido de 0,94%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del -5,39%, inferior a la de la media de la gestora, situada en el -0,45%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del 2,04% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un -5,19%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 16,54%, inferior a la del índice de referencia del fondo que ha sido de un 20,63%.

En cuanto a perspectivas en 2018 las principales economías siguen ofreciendo un aspecto saludable, al igual que los beneficios empresariales, especialmente en EEUU. La valoración de la Bolsa americana parece extendida, pero a corto plazo los beneficios seguirán previsiblemente soportándola. La aprobación de un plan fiscal ha supuesto un impulso adicional en este sentido. No obstante, el aumento de la volatilidad hace menos atractivo el entorno de mercado. Mantenemos la posición neutra en bolsa. Respecto a las divisas, prevemos estabilidad en el dólar a lo largo del año que viene, así que mantenemos una visión neutra en el dólar.

El fondo soporta comisiones de análisis. Los gestores del fondo seleccionan 2 proveedores de servicios de análisis porque generan valor añadido para el fondo y por ello son su A lo largo del periodo se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de cobertura cuyo grado de cobertura ha sido de 0.99. También se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de inversión cuyo grado de apalancamiento medio ha sido de 62.42

Top Ten Inversiones

InversionesPeso Cartera
INVESCO-ASIA EQUITY-C USD AD14.01  %
GAM EMERGING MKTS EQ-S USD10.03  %
SCHRODER INT E ASIA-AUSD-ACC8.68  %
BGF-ASIAN DRAGON-I2 USD7.93  %
MORGAN ST INV F-EM EUR&ME-A6.1  %
LAZARD G ACTIVE-EM EQ-AAUSD6.07  %
BBVA LATAM EQUITY-X-EUR5.88  %
FIDELITY-ASEAN F-I ACC USD5.86  %
SCHRODER INTL EMERG MKTS-CAC5.77  %
HSBC GIF-ASIA EX JAPN SML-IC4.94  %