Posición Global

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
18/07/2019
 

Descripción

Fondo de Renta Fija Internacional Flexible que invierte en una cartera global diversificada, principalmente de renta fija privada. La duración media de la cartera se situará entre 0 y 10 años. El fondo puede invertir hasta un 50% en activos por debajo de Grado de Inversión y Emergentes. El estilo de inversión es independiente a un índice de referencia y está basado en la selección de bonos y emisores.
ESTE FONDO PUEDE INVERTIR UN PORCENTAJE DEL 50% EN EMISIONES DE RENTA FIJA DE BAJA CALIDAD CREDITICIA, POR LO QUE TIENE UN RIESGO DE CRÉDITO MUY ELEVADO.
Si desea más información consulte el Folleto Informativo del Fondo.

Horizonte

Recomendado para posiciones a más de 3 años.

  El 05/05/2017 se modificó la vocación inversora del Fondo por ello sólo se muestra la evolución del valor liquidativo y rentabilidades a partir de esa fecha según artículo 60.3 del Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero.

Evolución del fondo

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
18/07/2019
Rentabilidad del período:
 
 

Datos a 18/07/2019

Rentabilidad acumulada1 mesAño en curso1 año
Fondo1.38 %7.27 %6.09 %
Rentabilidad anualizada1 año3 años5 años10 años15 años20 años
Fondo6.09 %----------
Rentabilidad últimos 5 años20182017201620152014
Fondo-5.42 %--------

Datos estadísticos 16/07/2019

1 año3 años
Volatilidad Fondo1.61 %--
Ratio Sharpe Fondo4.03 --
Ratio Información0.29 --
Tracking Error1.68 %--
Correlación0.59 --
Alpha0.01 %--
Beta0.47 --
Máxima pérdida diaria del fondo-0.38 %--
Número meses negativos fondo4--
Fecha mínima rentabilidad diaria08/05/2019--
Mínima rentabilidad diaria-0.38 %--
Fecha máxima rentabilidad diaria19/06/2019--
Máxima rentabilidad diaria0.49 %--


  El 05/05/2017 se modificó la vocación inversora del Fondo por ello sólo se muestra la evolución del valor liquidativo y rentabilidades a partir de esa fecha según artículo 60.3 del Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero.

Datos

Fecha lanzamiento del fondo
13/02/2003
Fecha lanzamiento
13/02/2003
Divisa denominación fondo
EURO
Tipo
Acumulación
Inversión mínima
600.00 EUR
Mínimo a mantener
600.00 EUR
Valor liquidativo aplicable
D
Hora límite suscripciones y reembolsos
15:00h
Tramitación suscripciones y reembolsos
D+1
Código ISIN
ES0115285035
Código CIF
V63104319
Código registro
2705
Domicilio
ESPAÑA
Registrado en
ESPAÑA
Estructura legal
Fondo de Inversión
Gestora
BBVA ASSET MANAGEMENT, S.A., S.G.I.I.C.
Depositario
BBVA S.A.
Auditor
DELOITTE, S.L.
Patrimonio ()
9,966,290.21 €
Nombre antiguo
CX PATRIMONI, FI
Frecuencia de cálculo del valor liquidativo
Diario

Comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio1.15Desde el 09/05/2017, inclusive.
Comisión de depósitoPatrimonio0.1Desde el 09/05/2017, inclusive.
Comisión de reembolsoImporte reembolsado2Desde el 09/05/2017, inclusive. Para participaciones con antigüedad inferior a 3 meses

Histórico de comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio0.95Hasta el 04/05/2017, inclusive.
Comisión de depósitoPatrimonio0.05Hasta el 04/05/2017, inclusive.

Otros datos de interés

Valor liquidativo aplicable: el del mismo día de la fecha de solicitud.

Lugar de publicación del valor liquidativo: el Boletín de Cotización de la Bolsa de Valores de Madrid.

Tramitación de las órdenes de suscripción y reembolso: las órdenes cursadas por el partícipe a partir de las 15:00 horas o en un día inhábil se tramitarán junto con las realizadas al día siguiente hábil. A estos efectos, se entiende por día hábil todos los días de lunes a viernes, excepto festivos en todo el territorio nacional. El límite de las 15:00 horas señalado anteriormente se refiere al horario peninsular.

No se considerarán días hábiles aquellos en los que no exista mercado para los activos que representen más del 5% del patrimonio. Los comercializadores podrán fijar horas de corte distintas y anteriores a la establecida con carácter general por la Sociedad Gestora, debiendo ser informado el partícipe al respecto por el comercializador.



31.03.2019

El debilitamiento de la economía mundial y la inflación contenida han permitido un tono más acomodaticio de los principales bancos centrales en los primeros meses del año. Por un lado, la Fed rebajaba sus expectativas de crecimiento e inflación general y revisaba sus proyecciones de tipos, no contemplando subida alguna en 2019 desde el 2,25%-2,50% actual (frente a las dos previstas en su reunión de diciembre) y una en 2020 (sin cambios). Además, la Fed anunciaba una reducción en mayo del ritmo de normalización de su balance, que se estabilizaría a partir de octubre. Por otro lado, el BCE no solo anunciaba nuevas subastas trimestrales de liquidez a largo plazo con objetivo específico (TLTRO-III), de sep-19 a mar-21, sino que anunciaba tipos sin cambios al menos hasta finales de año (antes, hasta al menos durante el verano) y moderaba notablemente sus previsiones de crecimiento e inflación, manteniendo además un sesgo a la baja para los riesgos económicos. Los mercados han ido más lejos y están descontando con una elevada probabilidad un recorte de tipos de la Fed de 25pb este año, mientras para el BCE han alejado las expectativas de subida de tipos, de apenas 10pb, a finales de 2020.

Estas políticas más acomodaticias por parte de los bancos centrales propiciaban que la búsqueda de rentabilidad dentro del mercado de renta fija se acentuara y por ello la deuda Corporativa era altamente demandada a lo largo del primer trimestre del año.

Por ello, en el mercado de crédito hemos asistido a una marcada tendencia de estrechamiento de los diferenciales durante la mayor parte del periodo, y, pese al repunte experimentado en las últimas semanas del trimestre, acompañando la subida de la volatilidad de las bolsas, la deuda corporativa ha finalizado el periodo en terreno positivo, siendo notable el buen comportamiento del segmento especulativo, especialmente en el caso americano (apoyado por la subida del crudo). Por su parte, la deuda financiera también ha presentado un comportamiento positivo destacando los segmentos más subordinados de la estructura de capital.

Por parte del mercado primario, las nuevas emisiones han estado muy demandadas también con interés por parte de los inversores muy por encima de los volúmenes de emisión. Además, el comportamiento de estas nuevas emisiones ha sido también muy positivo una vez han empezado a cotizarse en el mercado secundario.


El patrimonio del fondo ha disminuido un 1,17% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 3,53%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,32%.
La liquidez del fondo se ha remunerado a un tipo medio del 0,84%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,44%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del 4,19%, superior a la de la media de la gestora situada en el 3,41%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del 1,02% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un 3,88%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 1,80% , inferior a la del índice de referencia que ha sido de un 2,09%.
A lo largo del periodo se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de cobertura cuyo grado de cobertura ha sido de 0,98. También se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de inversión cuyo grado de apalancamiento medio ha sido de 57,75%.

31.12.2018

Durante el segundo semestre del 2018, en cuanto a políticas monetarias, no había sorpresas por parte de los principales bancos centrales en los últimos meses del año. Las expectativas cambiaban en línea con el progresivo deterioro de los mercados financieros y de las perspectivas económicas.
El BCE mantenía su hoja de ruta para la retirada de los estímulos monetarios, anunciando para Diciembre el final de las compras de activos, aunque insistía en que la reinversión de los que vayan venciendo continuará hasta mucho después de la primera subida de tipos que se producirá no antes del otoño de 2019. Subida esperada ante la expectativa de un repunte de la inflación subyacente por la mejora salarial.

Por lo que respecta al mercado de renta fija corporativa, a lo largo del segundo semestre del 2018 tuvo un comportamiento muy diferente entre el primer trimestre y el segundo.
En cuanto al comportamiento entre Junio y Agosto, este era positivo, favorecido por los buenos datos macro, pocas sorpresas en el discurso de los bancos centrales, estabilidad en Italia y menor volatilidad en las divisas a la espera del futuro desarrollo de las negociaciones en torno a la guerra comercial.
Esto se traducía en un buen trimestre para los activos de riesgo y en particular el mercado de Crédito. Los índices estrechaban sus diferenciales siendo los tramos de deuda especulativa y subordinada los que mejor se comportaban.
Sin embargo en el segundo trimestre el sentimiento cambiaba por completo y teníamos un mercado muy débil con ampliaciones generalizadas en todos los sectores y tramos de subordinación.

Los principales factores para este mal comportamiento eran el fin del programa de compras de activos del BCE, la incertidumbre en torno a Italia, Brexit, guerra comercial y la fuerte caída del precio del petróleo.

Destacaba el peor comportamiento del mercado de contado frente al mercado de derivados probablemente afectado por una mayor actividad de mercado primario pagando primas altas para nuevas emisiones.
En este contexto de aversión al riesgo, el universo de bonos híbridos era el que tenía peor comportamiento junto a la deuda financiera más subordinada.

De esta manera, la deuda corporativa sucumbía finalmente al deterioro del sentimiento inversor y cerraba el 2S con un significativo aumento de los diferenciales de crédito, especialmente en el segmento especulativo del mercado de contado de EE.UU. (+163pb), muy penalizado por el fuerte retroceso en los precios del petróleo. En el año, sin embargo, la mayor ampliación correspondía al segmento especulativo del crédito europeo (+238pb).

30.09.2018

La política monetaria de los principales bancos centrales apenas ha deparado sorpresas en los meses de verano. Por un lado, la Fed cerraba el trimestre con una nueva subida de tipos de 25pb, la tercera en lo que va de año, hasta el rango 2,00%-2,25%, y mantenía sus proyecciones de una subida más en 2018 y otras tres en 2019. El BCE, por otro lado, mantiene sin cambios el calendario previsto para el fin de la expansión cuantitativa, así como la sugerencia de tipos estables hasta octubre de 2019, aunque recientemente, y a pesar de reconocer la pérdida de pulso de la economía y los riesgos a la baja de la amenaza proteccionista, se muestra más confiado en las expectativas de repunte de la inflación subyacente de la mano del impulso al alza de los salarios.

Los episodios de aversión al riesgo han tenido un impacto limitado en el mercado de crédito, que acaba el 3T con un estrechamiento generalizado de los diferenciales, tanto en la deuda corporativa de mayor calidad como en el segmento especulativo, y un mejor comportamiento relativo de EE.UU. respecto a Europa en el mercado de contado. Destaca el impacto positivo de la subida del precio del crudo en el segmento especulativo y la moderada recuperación de la deuda financiera subordinada.

En Julio el mercado se vio favorecido por los buenos datos macro, pocas sorpresas en el discurso de los bancos centrales , estabilidad en Italia y menor volatilidad en las divisas a la espera del futuro desarrollo de las negociaciones en torno a la guerra comercial.

Esto se tradujo en un buen mes para los activos de riesgo y en particular el mercado de Crédito. Los índices estrechaban sus diferenciales siendo los tramos de deuda especulativa y subordinada los que mejor se comportaban.

Por lo que respecta a Agosto, el mercado tuvo un comportamiento débil afectado por el riesgo de países emergentes tras la fuerte depreciación de la Lira turca y el Peso argentino, la incertidumbre política en Italia y la guerra comercial desde EEUU. A estos factores hay que sumar un mercado primario muy activo con cerca de 60bn€ emitidos cuando en otros años no se pasaba de 50bn€ en el mes de Agosto.

Desde un punto de vista de riesgo especifico era el emisor Atlantia el que más sufría por el riesgo de revocación de las autopistas italianas tras el accidente del puente de Génova.

Finalmente, en Septiembre, el mercado tenía un tono positivo, con mejor comportamiento de los tramos de mayor riesgo (deuda especulativa y subordinada). Todo ello a pesar de las incertidumbres que hubo de fondo, guerra comercial, emergentes, negociación de déficit en Italia y fuerte actividad en mercado primario.
El patrimonio del fondo ha disminuido un 11,89% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 8,21%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,33%.
La liquidez del fondo se ha remunerado a un tipo medio del 0,36%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,12%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del 0,72%, superior a la de la media de la gestora situada en el -0,04%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -0,05% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un 0,11%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 1,01% , inferior a la del índice de referencia que ha sido de un 1,77%.

30.06.2018

Los primeros seis meses del año han servido para seguir intensificando las diferentes fases del ciclo monetario en que se encuentran EE.UU. y Europa. A pesar de que el mercado descuenta una senda de tipos de interés en EE.UU. menos agresiva que la proyectada por la Fed, el diferente sesgo mostrado por los Bancos Centrales ha situado el diferencial de tipos de interés a corto plazo de EE.UU. y Alemania en máximos históricos.

La Fed ha continuado con su proceso de normalización de los tipos de interés iniciado a finales de 2015 y en junio subió por segunda vez en el año el nivel de referencia en 25pb hasta 1,75%-2,00%. Adicionalmente, la Fed ha señalado otras dos subidas para el 2018 y tres más en 2019 apoyada en unas proyecciones de fuerte crecimiento e inflación al alza.

Por su parte el BCE aunque anunciaba en junio que terminará este año su programa de compras de activos, sigue mostrando un tono muy cauto por la pérdida de pulso de la actividad en la Eurozona y la ausencia de presiones inflacionistas. De hecho, el BCE prolonga el programa de octubre a diciembre (aunque reduce las adquisiciones netas en ese periodo de ¿30mm a ¿15mm al mes) y, lo más relevante, clarifica su orientación a futuro señalando que mantendrá el tipo de la facilidad de depósito en -0,40% hasta al menos durante el verano de 2019. Con todo ello, el mercado ha retrasado sus expectativas para la primera subida de tipos en la eurozona desde junio hasta septiembre del 2019.

La deuda pública 10 años alemana ha actuado como activo refugio en los numerosos episodios de aversión al riesgo vividos en los últimos meses del semestre: recrudecimiento del discurso proteccionista en EE.UU., y especialmente, las tensiones políticas en Europa. De este modo la rentabilidad del bono 10 años cae 13pb hasta el 0,30%. Por su parte la rentabilidad del bono 10a de EE.UU sube 45pb hasta el 2,86% (tras haber tocado el 3,1% en mayo). Es destacable que a pesar de la subida del precio del petróleo las expectativas de inflación se mantienen estables tanto en EE.UU. como Europa.

Por el lado macro, aunque las previsiones de crecimiento en los países desarrollados para el 2018 se han revisado al alza ligeramente, la distribución es menos homogénea, con EE.UU mejorando y Europa perdiendo impulso. En emergentes la recuperación de Latam se ha puesto en duda en las últimas semanas con las incertidumbres políticas y desequilibrios financieros en algunos países y los efectos que podrían tener una potencial guerra comercial.

La renta fija privada ha tenido un comportamiento de negativo en el primer semestre del año, con una ampliación de generalizada de los diferenciales crediticios y rentabilidades negativas en los índices de crédito (con la excepción del HY americano que termina con retornos positivos moderados). Centrándonos en el IG europeo, tras un comienzo fuerte a la baja en el primer mes del año, los spreads de crédito comenzaron a incrementarse cotizando un contexto de volatilidad más alta y un menor soporte cuando finalice el programa de compras del BCE. Esta reapreciación del riesgo se ha visto intensificada en los últimos meses con el aumento de la incertidumbre política en Italia y Alemania y las posibles futuras implicaciones de las medidas proteccionistas que finalmente puedan implantarse en todo el mundo. Con todo esto las ampliaciones de los spreads de crédito han sido significativas en los seis primeros meses del año, 36 p.b para el IG europeo y una rentabilidad del -0,58%, con un especial mal comportamiento pare el segmento subordinado tanto financiero como corporativo.

A lo largo del periodo el riesgo total de la cartera se ha mantenido estable dentro de una composición con un peso del 60-65% en bonos IG denominados en USD, 20-25% IG en EUR y el resto en deuda subordinada, financiera y no financiera, con ratings inferiores al IG (HY). En términos de duración, el fondo ha estado largo de duración en EEUU (sin riesgo de divisa) y con una menor duración en la parte EUR a través de una estrategia estructural corta de los futuros de Bund. Por tipos de emisores, hemos dado una preferencia a los nombres europeo, tanto en EUR como en USD, así como bancos y compañías con alta capitalización de EEUU. El Fondo ha dado rentabilidades negativas (brutas) en torno a 4.5% durante los seis primeros meses de año, principalmente por el peor comportamiento de la parte IG en USD y la duración en la parte en dólares. El Fondo no ha tenido exposición a divisa durante estos meses.


Para los próximos meses seguimos manteniendo una visión prudente para el activo crédito. A pesar de que las valoraciones no son tan exigentes como al comienzo del año y que la calidad crediticia de los emisores a rasgos generales es buena, el nuevo régimen de volatilidad más alta la y retirada de estímulos monetarios configura un entorno menos favorable para el crédito. Adicionalmente los factores técnicos, baja liquidez y potencial volumen de nuevas emisiones, junto con el incremento de la actividad corporativa de los emisores apoyan nuestra visión cauta. Por todo esto, seguimos prefiriendo evitar el riesgo de duración y preferimos tener invertida la exposición a calidades crediticias más bajas en la parte corta de la curva.
El patrimonio del fondo ha disminuido un 34,90% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 23,50%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,65%. La liquidez del fondo se ha remunerado a un tipo medio de 0,36%. El índice de rotación de la cartera ha sido de 0,45%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del -5,05%, inferior a la de la media de la gestora, situada en el -0,45%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -0,76% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un -3,04%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 1,95%, inferior a la del índice de referencia del fondo que ha sido de un 2,12%.

A lo largo del periodo se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de cobertura cuyo grado de cobertura ha sido de 0,97. También se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de inversión cuyo grado de apalancamiento medio ha sido de 40,04%.

Top Ten Inversiones

InversionesPeso Cartera
UNICREDIT SPA 7.5 PERP4.38  %
THYSSENKRUPP AG 2.875 243.63  %
AT&T INC 2.4 243.54  %
MAPFRE SA 4.375 473.48  %
VOLKSWAGEN INTL FIN NV 2.625 273.45  %
MERLIN PROPERTIES SOCIMI 2.225 233.42  %
ABERTIS INFRAESTRUCTURAS 3 313.4  %
JAB HOLDINGS BV 1.75 263.34  %
ALLERGAN FUNDING SCS 1.25 243.3  %
CEPSA FINANCE SA 1 253.24  %