Posición Global

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
22/05/2019
 

Descripción

Fondo de Renta Fija Mixta Euro que destina la mayor parte de su patrimonio a la inversión en distintos activos de renta fija (obligaciones, bonos, letras del Tesoro, pagarés de empresa, etc) y el resto en activos de renta variable, principalmente de emisores europeos, de alta/media capitalización que ofrezcan altos ingresos por dividendos.

ESTE FONDO NO TIENE ASEGURADA LA RENTABILIDAD NI LA INVERSIÓN INICIAL POR LO QUE EL INVERSOR PODRÍA OBTENER PÉRDIDAS. LOS PAGOS PERIÓDICOS SON REEMBOLSOS DE SU INVERSIÓN, ES DECIR, NO SE CORRESPONDEN CON LA RENTABILIDAD OBTENIDA POR EL FONDO. EL FONDO PODRÍA ESTAR OBTENIENDO PÉRDIDAS AUNQUE SE RECIBAN LOS PAGOS PERIÓDICOS.

Horizonte

Horizonte temporal mínimo recomendado 3 años.

Evolución del fondo

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
22/05/2019
Rentabilidad del período:
 
 

Datos a 22/05/2019

Rentabilidad acumulada1 mesAño en curso1 año
Fondo-0.15 %1.11 %0.02 %
Rentabilidad anualizada1 año3 años5 años10 años15 años20 años
Fondo0.02 %----------
Rentabilidad últimos 5 años20182017201620152014
Fondo-1.41 %-0.44 %------

Datos estadísticos 20/05/2019

1 año3 años
Volatilidad Fondo1.51 %--
Ratio Sharpe Fondo0.30 --
Máxima pérdida diaria del fondo-0.63 %--
Máxima pérdida diaria del índice0.00 %--
Número meses negativos fondo6--
Número meses negativos índice0--
Fecha mínima rentabilidad diaria19/11/2018--
Mínima rentabilidad diaria-0.63 %--
Fecha máxima rentabilidad diaria20/11/2018--
Máxima rentabilidad diaria0.42 %--


Datos

Fecha lanzamiento del fondo
26/09/2016
Fecha lanzamiento
26/09/2016
Divisa denominación fondo
EURO
Tipo
Acumulación
Inversión mínima
30.00 EUR
Mínimo a mantener
30.00 EUR
Valor liquidativo aplicable
D
Hora límite suscripciones y reembolsos
15:00 h
Tramitación suscripciones y reembolsos
D+1
Código ISIN
ES0113068003
Código CIF
V87651105
Código registro
5086
Domicilio
ESPAÑA
Registrado en
ESPAÑA
Estructura legal
Fondo de Inversión
Gestora
BBVA ASSET MANAGEMENT, S.A., S.G.I.I.C.
Depositario
BBVA S.A.
Auditor
PRICE WATERHOUSE COOPERS AUDITORES, S.L.
Patrimonio ()
263,210,053.53 €
Frecuencia de cálculo del valor liquidativo
Diaria

Comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio1.15Desde el 14/12/2016, inclusive.
Comisión de depósitoPatrimonio0.1Desde el 14/12/2016, inclusive.

Histórico de comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio0Hasta el 15/12/2016, inclusive.
Comisión de depósitoPatrimonio0Hasta el 15/12/2016, inclusive.

Otros datos de interés

El día 06/05/2019, con el valor liquidativo del día 03/05/2019, se procede al pago de un importe a los partícipes del fondo BBVA MI INVERSION RF MIXTA FI que lo fueran a fecha 30/04/2019. Dicho pago se realiza mediante reembolso de participaciones, de acuerdo con lo establecido en el folleto del fondo. El importe total distribuido asciende a 977.213,23€ que sobre el patrimonio del fondo del 30/04/2019 (260.650.896,64 €) , supone un 0,37491% del patrimonio de dicho día.

Se realizarán reembolsos obligatorios de participaciones a los partícipes que lo sean a 31/1, 30/4, 31/7 y 31/10, por importe bruto equivalente al 0,375% trimestral del valor liquidativo del 2º día hábil (1,5% anual) abonándose en su cuenta el 3º día hábil, posterior a esas fechas (o hábil siguiente). Ese porcentaje se obtiene del cobro de cupones, dividendos y opciones de
compra.



31.03.2019

Las atractivas valoraciones alcanzadas a finales del año pasado, el mayor apetito por el riesgo en los primeros compases del trimestre apoyado por el cambio de sesgo de los bancos centrales, y la paulatina mejora en el tono de las negociaciones comerciales han propiciado el movimiento al alza de las bolsas, acercándose el S&P500 a la zona de máximos históricos de septiembre del año pasado. El índice mundial en dólares subía un 11,6%, mientras que la volatilidad ha ido retrocediendo durante el trimestre y finaliza en niveles de 13,7.
La temporada de resultados del último trimestre de 2018 resultó algo mixta con sorpresas positivas en beneficios por parte del 73% de las compañías en EE.UU. y 50% en Europa, y menores en ventas (60% y 67% respectivamente). Durante el 2019 se han ido revisando a la baja paulatinamente las estimaciones de crecimiento de beneficios a 12 meses vista en ambas geografías, aunque la mayor parte de este movimiento se ha producido en los primeros meses, permaneciendo un tanto más estables en marzo.

En el primer trimestre (en un entorno de rentabilidades muy positivas) el índice representativo de las acciones de alta rentabilidad dividendo se ha comportado ligeramente peor que los índices generales de mercado comparables, acumulando una rentabilidad de +12.2% frente a un +13.2% del SXXP. Sectorialmente, en el período ha destacado el buen comportamiento de los sectores más cíclicos, destacando distribución, recursos básicos, construcción e industriales. Por el lado menos positivo volvemos a encontrar al sector de bancos, para el que el retraso o la ralentización del ciclo de subida de tipos supone unas peores perspectivas de negocio. También han tenido rentabilidades peores que el índice sectores defensivos como telecomunicaciones, eléctricas y farmacéuticas.

Respecto a la cartera del fondo, han contribuido de manera positiva las posiciones en Fresenius (+14.2%), Galápagos (14.4%), Bae Systems (+14.8%), B&M (+9.9%), Reckitt (+9.1%), Zurich Insurance (+9.2%), Danone (+8.8%) y Enagas (+8.2%). Por el contrario, destacamos los retornos negativos de Inditex (-0.87%) y Centrica (-1.6%).

Durante el trimestre se ha rotado la cartera de manera importante. Se han vendido las posiciones en Enagás, Cellnex, Vodafone, Galápagos y Kering (dentre otras) y se han ido incorporando compañías como KPN, Fresenius, Millicom, Lagardere y Philips.

La rentabilidad por dividendo de la cartera y la estrategia de opciones se sitúan en niveles adecuados para la consecución del objetivo de rentas del 0.375% trimestral (1.5% anual).

Finalmente, en cuanto a dirección de mercado, el fondo ha estado invertido durante el semestre en el entorno del 10% en renta variable.

En los primeros meses del año se han ido reduciendo los riesgos que comentábamos en el último informe: las negociaciones sobre la relación comercial entre Estados Unidos y China van por buen camino; el Brexit parece probable que sea un proceso ordenado; Italia ha dejado de estar en boca de todos y la Reserva Federal ha clarificado su política de tipos para el año. Por todo ello la volatilidad se encuentra en niveles muy bajos. En este entorno, las dinámicas de los mercados de renta variable han mejorado notablemente (al igual que la de otros activos de riesgo), traduciéndose todo ello en una clara mejora de las condiciones financieras. Los Bancos Centrales han cambiado asimismo el anterior sesgo restrictivo de la política monetaria. Todo ello, contribuye a que el entorno de rentabilidad/riesgo parezca más equilibrado. Nuestro escenario macro sigue apuntando hacia una desaceleración moderada. Con todo ello, parece aconsejable mantener un posicionamiento menos cauteloso en activos de riesgo.
En este entorno de mercado vamos a seguir teniendo una cartera muy diversificada a nivel sectorial y enfocada hacia compañías con buenas perspectivas en el corto plazo y resultados predecibles. Es difícil prever el comportamiento del sector financiero dada la escasa visibilidad en el corto plazo de la evolución de los tipos de interés, por lo que seguimos adoptando un posicionamiento cauto en el mismo. Dentro de los sectores defensivos, vemos valor en algunas compañías del sector farmacéutico y en algunas de telecomunicaciones. El sector eléctrico, sin embargo, pensamos que está descontando un escenario demasiado optimista. Lo mismo ocurre con el sector petróleo, que se ha visto beneficiado de la fuerte subida del precio del crudo.
En cuanto al mercado de renta fija, el debilitamiento de la economía mundial y la inflación contenida han permitido un tono más acomodaticio de los principales bancos centrales en los primeros meses del año. Por un lado, la Fed rebajaba sus expectativas de crecimiento e inflación general y revisaba sus proyecciones de tipos, no contemplando subida alguna en 2019 desde el 2,25%-2,50% actual (frente a las dos previstas en su reunión de diciembre) y una en 2020 (sin cambios). Además, la Fed anunciaba una reducción en mayo del ritmo de normalización de su balance, que se estabilizaría a partir de octubre. Por otro lado, el BCE no solo anunciaba nuevas subastas trimestrales de liquidez a largo plazo con objetivo específico (TLTRO-III), de sep-19 a mar-21, sino que anunciaba tipos sin cambios al menos hasta finales de año (antes, hasta al menos durante el verano) y moderaba notablemente sus previsiones de crecimiento e inflación, manteniendo además un sesgo a la baja para los riesgos económicos. Los mercados han ido más lejos y están descontando con una elevada probabilidad un recorte de tipos de la Fed de 25pb este año, mientras para el BCE han alejado las expectativas de subida de tipos, de apenas 10pb, a finales de 2020.

Estas políticas más acomodaticias por parte de los bancos centrales propiciaban que la búsqueda de rentabilidad dentro del mercado de renta fija se acentuara y por ello la deuda Corporativa era altamente demandada a lo largo del primer trimestre del año.

Por ello, en el mercado de crédito hemos asistido a una marcada tendencia de estrechamiento de los diferenciales durante la mayor parte del periodo, y, pese al repunte experimentado en las últimas semanas del trimestre, acompañando la subida de la volatilidad de las bolsas, la deuda corporativa ha finalizado el periodo en terreno positivo, siendo notable el buen comportamiento del segmento especulativo, especialmente en el caso americano (apoyado por la subida del crudo). Por su parte, la deuda financiera también ha presentado un comportamiento positivo destacando los segmentos más subordinados de la estructura de capital.

Por parte del mercado primario, las nuevas emisiones han estado muy demandadas también con interés por parte de los inversores muy por encima de los volúmenes de emisión. Además, el comportamiento de estas nuevas emisiones ha sido también muy positivo una vez han empezado a cotizarse en el mercado secundario.
El patrimonio del fondo ha aumentado un 10,30% en el periodo y el número de partícipes ha aumentado un 8,89%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,36%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,88%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del 1,08%, inferior a la de la media de la gestora situada en el 3,41%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del 1,82%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 1,03% , superior a la de la Letra del Tesoro a 1 año que ha sido de un 0,19%.
A lo largo del periodo se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de cobertura cuyo grado de cobertura ha sido de 1,00. También se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de inversión cuyo grado de apalancamiento medio ha sido de 22,68%.

31.12.2018

Tras marcar nuevos máximos históricos a finales de enero, el repunte de los tipos de la deuda, el empeoramiento de los indicadores macro y el deterioro de las relaciones comerciales internacionales han afectado negativamente a las bolsas, con lo que, tras mantenerse dentro de un rango relativamente estrecho desde febrero a septiembre, el índice mundial en dólares ha roto a la baja dicho rango, protagonizando un fuerte retroceso y finalizando el año en terreno claramente negativo (-9,8% en el segundo semestre y -11,2% en 2018).
Aunque las bolsas desarrolladas eran las que tenían mejor comportamiento en el segundo y tercer trimestre, en el último éstas han sufrido un brusco descenso, con lo que se ha reducido en buena parte el peor comportamiento de emergentes en el cómputo anual. Entre las bolsas desarrolladas, tanto en el semestre (Stoxx600 -11,1%, Nikkei225 -10,3%, S&P500 -7,8%) como en el año (Stoxx600 -13,2%, Nikkei225 -12,1%, S&P500 -6,2%), destaca el mal comportamiento de Europa, seguida de Japón, y con Estados Unidos a la cabeza.

En el segundo semestre (en un entorno de rentabilidades muy negativas) el índice representativo de las acciones de alta rentabilidad dividendo se ha comportado claramente mejor que los índices generales de mercado comparables, acumulando una rentabilidad de -3.9%% frente a un -10.4% del SXXP. Sectorialmente, en el período ha destacado el buen comportamiento de los sectores más defensivos, con caídas menores que las del mercado debido a la estabilidad de sus beneficios y escasas revisiones negativas de los mismos. También ha tenido un mejor comportamiento el sector de seguros, apoyado por la fortaleza de balance de las compañías y las elevadas rentabilidades por dividendo. Por el lado negativo se ha observado claramente el impacto que puede tener el conflicto comercial de Estados Unidos con China en sectores ligados a estas economías como coches, recursos básicos, tecnología y materiales construcción.

Respecto a la cartera del fondo, han contribuido de manera positiva las posiciones en Kering (+18.2%), Telenet (11.2%), KPN (+11.2%), Scor (+11.5%), Wolkswagen (+7%) y Bayer (+6.4%). Por el contrario, destacamos los retornos negativos de B&M (-26.7%), United Internet (-25.6%), Telecom Italia (-24.2%), DSV (-16.6%), Galápagos (-13.7%), Fortum (-13.9%) y Signify (-12.3%).

La rentabilidad por dividendo de la cartera y la estrategia de opciones se sitúan en niveles adecuados para la consecución del objetivo de rentas del 0.375% trimestral (1.5% anual).

Finalmente, en cuanto a dirección de mercado, el fondo ha estado invertido en el entorno del 17% en renta variable.

La volatilidad repuntó de manera significativa a finales del 2018, acabando en niveles muy cercanos a los máximos del año. Fue un reflejo de la elevada incertidumbre en diferentes frentes: relaciones comerciales entre Estados Unidos y Japón, debate sobre condiciones del Brexit en Reino Unido, política de tipos de la Reserva Federal y presupuestos de Italia entre otros temas. En este entorno las dinámicas de las bolsas han ido empeorando y observamos también señales de debilidad en el comportamiento de otros activos de riesgo que señalan un escenario bursátil problemático para los próximos meses en términos de rentabilidad/riesgo. Nuestro escenario macro apunta hacia una desaceleración moderada. Con todo ello, parece aconsejable mantener un posicionamiento más cauteloso que en períodos anteriores.

En este entorno de mercado vamos a seguir teniendo una cartera muy diversificada a nivel sectorial y enfocada en compañías con buenas perspectivas en el corto plazo y resultados predecibles. Es difícil predecir el comportamiento del sector financiero dada la escasa visibilidad en el corto plazo de la evolución de los tipos de interés, por lo que vamos a adoptar un posicionamiento más neutral que en periodos anteriores. Dentro de los sectores defensivos, seguimos viendo valor de nuevo en algunas compañías del sector farmacéutico y en algunas eléctricas (unos precios de energía soportados pueden justificar buenos resultados). Tras la fuerte corrección del sector petróleo también esperamos incrementar posiciones en el mismo.
El estilo de inversión de dividendo podría comportarse en 2019 mejor que otros índices más generales si el mercado experimenta la volatilidad que esperamos en los próximos meses.
Por lo que respecta al mercado de renta fija, en cuanto a políticas monetarias, no había sorpresas por parte de los principales bancos centrales en los últimos meses del año. Las expectativas cambiaban en línea con el progresivo deterioro de los mercados financieros y de las perspectivas económicas.
El BCE mantenía su hoja de ruta para la retirada de los estímulos monetarios, anunciando para Diciembre el final de las compras de activos, aunque insistía en que la reinversión de los que vayan venciendo continuará hasta mucho después de la primera subida de tipos que se producirá no antes del otoño de 2019. Subida esperada ante la expectativa de un repunte de la inflación subyacente por la mejora salarial.

Por lo que respecta al mercado de renta fija corporativa, a lo largo del segundo semestre del 2018 tuvo un comportamiento muy diferente entre el primer trimestre y el segundo.
En cuanto al comportamiento entre Junio y Agosto, este era positivo, favorecido por los buenos datos macro, pocas sorpresas en el discurso de los bancos centrales, estabilidad en Italia y menor volatilidad en las divisas a la espera del futuro desarrollo de las negociaciones en torno a la guerra comercial.
Esto se traducía en un buen trimestre para los activos de riesgo y en particular el mercado de Crédito. Los índices estrechaban sus diferenciales siendo los tramos de deuda especulativa y subordinada los que mejor se comportaban.
Sin embargo en el segundo trimestre el sentimiento cambiaba por completo y teníamos un mercado muy débil con ampliaciones generalizadas en todos los sectores y tramos de subordinación.

Los principales factores para este mal comportamiento eran el fin del programa de compras de activos del BCE, la incertidumbre en torno a Italia, Brexit, guerra comercial y la fuerte caída del precio del petróleo.

Destacaba el peor comportamiento del mercado de contado frente al mercado de derivados probablemente afectado por una mayor actividad de mercado primario pagando primas altas para nuevas emisiones. En este contexto de aversión al riesgo, el universo de bonos híbridos era el que tenía peor comportamiento junto a la deuda financiera más subordinada.

De esta manera, la deuda corporativa sucumbía finalmente al deterioro del sentimiento inversor y cerraba el 2S con un significativo aumento de los diferenciales de crédito, especialmente en el segmento especulativo del mercado de contado de EE.UU. (+163pb), muy penalizado por el fuerte retroceso en los precios del petróleo. En el año, sin embargo, la mayor ampliación correspondía al segmento especulativo del crédito europeo (+238pb).

30.09.2018

El menor riesgo de guerra comercial y datos macro apoyando las expectativas de crecimiento e inflación permitían el movimiento al alza de las bolsas durante el mes de julio; sin embargo, el aumento del riesgo geopolítico y la vulnerabilidad de algunos países emergentes (Turquía, Argentina), y el endurecimiento de la política comercial de EE.UU. (especialmente con China), han conllevado una toma de beneficios, especialmente en Europa y emergentes en agosto, y un comportamiento mixto en septiembre. Con todo ello, el índice mundial en dólares finaliza el periodo con un avance del 3,8%. En los mercados desarrollados, destaca la fortaleza de Japón y EE.UU. y la debilidad de Europa (Nikkei +8,1%, S&P500 +7,2%, Stoxx600 +0,9%). En Europa, que se ha visto afectada por su exposición a Turquía y Latam y por el riesgo comercial, destaca el buen comportamiento de los países nórdicos y Francia (menor sesgo exportador que Alemania y periferia), mientras que Reino Unido (afectado por noticias negativas en torno al Brexit) y la periferia (impactada por la situación en Turquía, Latam e Italia) ha presentado un comportamiento negativo (Ibex35 -2,4%).

La temporada de resultados del segundo trimestre ha sido muy positiva en Estados Unidos. En Europa, sin embargo, tan solo el 60% de las compañías han batido expectativas de ventas y un 52% beneficios, afectadas por la apreciación previa del euro. En el trimestre han subido las estimaciones de crecimiento de beneficios a 12 meses vista en ambas geografías. En la actualidad, el crecimiento esperado en EE.UU. y Europa se sitúa en 23,1% y 7,7% para 2018, 10,3% y 9,2% para 2019 y 10,3% y 8,1% de cara a 2020, respectivamente.

Entre los mejores sectores en el trimestre destacan farmacéuticas, tecnología (pese a la toma de beneficios del último mes) e industriales, así como telecomunicaciones y consumo discrecional en EE.UU., y seguros y energía en Europa. Por el lado negativo encontramos a proxies de bonos como eléctricas e inmobiliarias, materiales (que ha sido uno de los sectores más afectados por las turbulencias comerciales) y el sector bancario (especialmente en Europa, afectado por su exposición a Turquía y Latam así como por el riesgo en Italia).

En el trimestre (en un entorno de rentabilidades negativas) el índice representativo de las acciones de alta rentabilidad por dividendo se ha comportado ligeramente peor que los índices generales de mercado comparables, acumulando una rentabilidad del -5.3% frente al -4.7% del SXXP. El único sector que ha acabado en positivo en Europa ha sido el de autos, destacando también el mejor comportamiento relativo (aunque con caídas en el periodo) de seguros, tecnología y eléctricas. Por el lado negativo destacan las caídas de sectores defensivos como telecomunicaciones, alimentación y bebidas y farmacia.

Respecto a la cartera del fondo, han contribuido de manera positiva las posiciones en Telenet (+18.55%), Scor (+11.4%), Novo Nordisk (+10.8%), Carrefour (+8.2%) y Volkswagen (+7%). Por el contrario, destacamos los retornos negativos de Telecom Italia (-18%), United Internet (-16.9%) y Heidelbergcement (-7.3%).

Durante el trimestre se ha rotado la cartera de manera importante. Se han vendido las posiciones en Publicis, Zurich Insurance, ABN, Inbev, DSV y Adidas y se han incorporado Bayer, Cellnex, Bankinter, Vivendi y Carrefour.

Finalmente, en cuanto a dirección de mercado, el fondo ha estado invertido durante el primer semestre en el entorno del 13% en renta variable.
El patrimonio del fondo ha disminuido un 2,53% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 1,80%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,32%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,30%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del 0,76%, superior a la de la media de la gestora situada en el -0,04%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del 0,03%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 0,87% , superior a la de la Letra del Tesoro a 1 año que ha sido de un 0,25%.

30.06.2018

El repunte de tipos en EE.UU., la fortaleza del dólar y el aumento de las tensiones por la política comercial y exterior de Trump han impactado negativamente sobre los activos de riesgo en los últimos meses, con lo que las bolsas han logrado recuperar tan solo una parte de la caída experimentada en febrero. Por otro lado, una serie de factores idiosincráticos han jugado en contra de los activos emergentes y la periferia europea en el periodo. Con todo ello, el índice mundial en dólares finaliza el semestre retrocediendo un 1,5%, con los mercados emergentes siendo los más perjudicados, y la volatilidad (VIX), que llegaba a alcanzar niveles intradía del 50% en febrero (tras tocar mínimos cercanos al 9% de enero) termina el semestre en el 16%. Entre los mercados desarrollados, EE.UU. ha estado a la cabeza con un retorno positivo, mientras que Europa se veía afectada por datos macro negativos y ruido político en la periferia.

La temporada de resultados del primer trimestre en EE.UU. fue muy positiva, con el 81% batiendo beneficios y el 74% ventas, mientras que en Europa fue algo más floja: afectada por la apreciación del euro en el trimestre anterior, tan solo el 52% batía beneficios y un 49% ventas. Sectorialmente cíclicas y petroleras han sido las que han sorprendido al alza en mayor medida. A lo largo del año, las fuertes revisiones al alza tanto de beneficios como de ventas en el caso americano contrastan con ligeras revisiones a la baja en beneficios y relativa estabilidad en las expectativas de ventas en el caso europeo. En la actualidad, el crecimiento de beneficios esperado para EE.UU. y Europa se sitúa en 22,1% y 8,2% para 2018, 9,8% y 8,4% para 2019 y 10,3% y 8% de cara a 2020, respectivamente.

En el semestre (en un entorno de rentabilidades negativas) el índice de referencia de este fondo (índice representativo de las acciones de alta rentabilidad por dividendo) se ha comportado ligeramente peor que los índices generales de mercado comparables, acumulando una rentabilidad del -1.15% frente al -0.35% del SXXP. Los sectores con mejor comportamiento en Europa han sido petróleo, tecnología, medios de comunicación y recursos básicos (todos ellos ligados al ciclo económico favorable. Por el lado negativo destacan las caídas del sector financiero (tanto bancos como seguros), telecomunicaciones y autos.

Respecto a la cartera del fondo, han contribuido de manera positiva las posiciones en Shire (+24.7%), ASML (+20.9%), Vivendi (+7.8%), Smith & Nephew (+7.1%), Playtech (+6.2%), InBev (+5.7%) y Cap Gemini (+5.2%). Por el contrario, destacamos los retornos negativos de Telenet (-18.2%), Volkswagen (-16.9%), Deutsche Bank (-17.1%), Prosiebensat (-15%), United Internet (-11.7%), Danone (7.9%) y Bankia (-7.8%)

Durante el semestre se ha rotado la cartera de manera importante. Se han vendido las posiciones en Danone, Nokia, KBC, AB Inbev, ASML, Shire y Bankia y se han incorporado Zurich Insurance, Telefónica, Telenet, Shire, BT, Novo Nordisk, Publicis, Adidas, ABN y DSV entre otras.

Finalmente, en cuanto a dirección de mercado, el fondo ha estado invertido durante el primer semestre en el entorno del 9% en renta variable.

Mencionar también que la estrategia de opciones implementada durante el primer semestre del año ha tenido un impacto positivo estimado en 20 puntos básicos. De las opciones vendidas, 9 de las 36 posiciones acabaron en la fecha de vencimiento por encima del precio de ejercicio.

La volatilidad ha aumentado en el semestre más como consecuencia de diferentes declaraciones en relación a limitar el comercio entre diversas regiones que por temas fundamentales. Los datos económicos siguen mostrando una senda de crecimiento económico moderado y niveles de inflación ligeramente superiores a los vistos hasta ahora. También se mantienen las expectativas de subidas de tipos en Estados Unidos y menor expansión monetaria en Europa. Las valoraciones de la renta variable no son bajas pero están soportadas por u nas revisiones de beneficios que siguen siendo favorables.
En este entorno de mercado vamos a seguir teniendo una cartera muy diversificada a nivel sectorial y enfocada en compañías con buenas perspectivas en el corto plazo y resultados predecibles. Pensamos que debería haber una recuperación del sector (bancos y seguros), donde una subida moderada de tipos de interés debería favorecer los resultados de los próximos trimestres. Dentro de los sectores defensivos, empezamos a ver algunas valoraciones ajustadas en compañías farmacéuticas y eléctricas tras su buen comportamiento reciente. De especial interés va a ser también la evolución del sector de autos, muy castigado recientemente y donde podría haber oportunidades de inversión interesantes en el corto plazo. Seguimos teniendo una posición menos positiva sobre el sector petróleo después de la fuerte recuperación.
La renta fija privada ha tenido un comportamiento de negativo en el primer semestre del año, con una ampliación de generalizada de los diferenciales crediticios y rentabilidades negativas en los índices de crédito (con la excepción del HY americano que termina con retornos positivos moderados). Centrándonos en el IG europeo, tras un comienzo fuerte a la baja en el primer mes del año, los spreads de crédito comenzaron a incrementarse cotizando un contexto de volatilidad más alta y un menor soporte cuando finalice el programa de compras del BCE. Esta reapreciación del riesgo se ha visto intensificada en los últimos meses con el aumento de la incertidumbre política en Italia y Alemania y las posibles futuras implicaciones de las medidas proteccionistas que finalmente puedan implantarse en todo el mundo. Con todo esto las ampliaciones de los spreads de crédito han sido significativas en los seis primeros meses del año, 36 p.b para el IG europeo y una rentabilidad del -0,58%, con un especial mal comportamiento pare el segmento subordinado tanto financiero como corporativo.

A lo largo del periodo se ha cambiado el sesgo de la cartera desde la mera generación de rentas hacía la búsqueda de valor absoluto y relativo dentro del mercado de crédito.

Para los próximos meses seguimos manteniendo una visión prudente para el activo crédito. A pesar de que las valoraciones no son tan exigentes como al comienzo del año y que la calidad crediticia de los emisores a rasgos generales es buena, el nuevo régimen de volatilidad más alta la y retirada de estímulos monetarios configura un entorno menos favorable para el crédito. Adicionalmente los factores técnicos, baja liquidez y potencial volumen de nuevas emisiones, junto con el incremento de la actividad corporativa de los emisores apoyan nuestra visión cauta. Por todo esto, seguimos prefiriendo evitar el riesgo de duración y preferimos tener invertida la exposición a calidades crediticias más bajas en la parte corta de la curva.

El patrimonio del fondo ha aumentado un 7,11% en el periodo y el número de partícipes ha aumentado un 5,52%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,62%. El índice de rotación de la cartera ha sido de 0,67%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo ha sido del -1,37%, inferior a la de la media de la gestora, situada en el -0,45%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -1,76%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 1,39%, superior a la de la Letra del Tesoro a 1 año que ha sido de un 0,96%.

El fondo soporta comisiones de análisis. Los gestores del fondo reciben multitud de informes de entidades locales e internacionales (por encima de veinte). La relevancia de dichos informes a la hora de la toma de decisiones de inversión (solidez de la argumentación, visiones alejadas del consenso de analistas y grado de acierto en las recomendaciones) y el servicio de los diferentes analistas y vendedores especializados, son tenidos en cuenta para elegir un máximo de 6 contrapartidas semestralmente. A lo largo del periodo se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de cobertura cuyo grado de cobertura ha sido de 0.99. También se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de inversión cuyo grado de apalancamiento medio ha sido de 38.86

Top Ten Inversiones

InversionesPeso Cartera
UBS AG LONDON 1.25 211.53  %
ING BANK NV 4.5 221.46  %
JPMORGAN CHASE & CO 1.375 211.37  %
UBS AG LONDON 1.125 201.29  %
BNP PARIBAS 2.25 211.16  %
BANCO SANTANDER SA 4 201.14  %
CREDIT SUISSE AG LONDON 1.375 191.12  %
TOTAL SA 2.25 PERP1.1  %
SOCIETE GENERALE 0.25 221.08  %
BAYER AG-REG1.06  %