Plan de Educación Financiera 2013-2017

BBVA Asset Management, referente Global en Gestión de Activos

Introducción

Cuando se presentó el Plan de Educación Financiera («el Plan») se subrayó la «necesidad y oportunidad» de este proyecto. En la actualidad, todos los organismos internacionales y multilaterales están vinculados, de un modo u otro, al reto que supone mejorar la cultura financiera de los ciudadanos, tanto para su propio beneficio como para la sostenibilidad del sistema financiero.

Durante estos últimos años se han llevado a cabo diversas iniciativas en el marco del Plan, con diferente alcance, dirigidas a un elevado número de ciudadanos. Estas actuaciones han supuesto la participación de una amplia diversidad de instituciones y agentes sociales, tanto públicos como privados. Mediante la firma de varios acuerdos de colaboración, se han sentado las bases para poner en marcha y desarrollar gran parte de las acciones emprendidas durante el primer ciclo del Plan.

Finalizado este ciclo, es necesario analizar la efectividad de las distintas iniciativas a partir de la experiencia acumulada con el fin de racionalizar los recursos disponibles, dando continuidad a las acciones que han resultado más eficaces y proponiendo nuevas líneas de acción en las áreas con mayor potencial de mejora. Este es el cometido del presente documento.

Al igual que en el período 2008-2012, las líneas estratégicas del Plan para el quinquenio 2013-2017 se sustentan en los siguientes principios básicos:

  • Generalidad: El Plan no excluye a ningún segmento de la población y cubre todos los productos y servicios financieros.
  • Cooperación: Por su ámbito y características, el Plan supone la asunción de un compromiso público por parte de ambos supervisores financieros y exige una intensa cooperación entre ellos, estando abierto a la participación de otros agentes e instituciones que puedan contribuir en esta tarea.
  • Continuidad: Por la propia naturaleza de los objetivos, las actuaciones se deben mantener a lo largo del tiempo.
Estos principios se complementan con otros que definen las iniciativas que se llevarán a cabo para este nuevo ciclo, así como la forma de implementarlas, e identifican los principales grupos de población a los que se dirigirán de forma prioritaria los esfuerzos y actuaciones que se contemplan en el Plan 2013-2017. Estos principios complementarios son los siguientes:
  • Diversidad: Se debe llegar a cada segmento de población teniendo en cuenta sus características, necesidades y canales de acceso adecuados a cada uno de ellos.
  • Conocimiento y accesibilidad: Se debe dar a todos los ciudadanos acceso a la información y a las herramientas necesarias que permitan el refuerzo de sus capacidades.
  • Medición y evaluación: Se deben llevar a cabo evaluaciones continuas del trabajo para conocer su efectividad e identificar áreas de mejora.
  • Coordinación: Las actuaciones en materia de educación financiera deben llevarse a cabo de manera coordinada, evitando el solapamiento de esfuerzos, con objeto de perseguir que dichas actuaciones sean eficaces y, al propio tiempo, eficientes en la utilización de los recursos disponibles.
  • Responsabilidad: Todas las autoridades y organismos públicos y privados compartimos la responsabilidad de llevar a cabo este plan y conseguir sus objetivos.
En aplicación de estos principios, así como de las recomendaciones y principios de buenas prácticas publicados por la OCDE en 20051, en este documento se detalla qué líneas de trabajo, entre las ya existentes, deben recibir un trato prioritario en los próximos años, junto con aquellas otras acciones nuevas encaminadas a contribuir de manera eficaz al cumplimiento de los principales objetivos del Plan.


Plan de Educación Financiera 2013-2017