Posición Global

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
22/10/2019
 

Descripción

Fondo de Renta Variable Mixta cuyo objetivo de gestión es la inversión en una cartera compuesta entre el 40% y el 60% de renta variable principalmente de emisores europeos, sin descartar otros países OCDE, de alta / media capitalización, que ofrezcan altos ingresos por dividendos. El resto en renta fija pública y / o privada OCDE, incluido hasta el 20% en depósitos, de mínima calidad crediticia media (mín. BBB-) o rating de España en cada momento si fuera inferior. El riesgo divisa podría ser del 100% de exposición total.

ESTE FONDO NO TIENE ASEGURADA LA RENTABILIDAD NI LA INVERSIÓN INICIAL POR LO QUE EL INVERSOR PODRÍA OBTENER PÉRDIDAS. LOS PAGOS PERIÓDICOS SON REEMBOLSOS DE SU INVERSIÓN, ES DECIR, NO SE CORRESPONDEN CON LA RENTABILIDAD OBTENIDA POR EL FONDO. EL FONDO PODRÍA ESTAR OBTENIENDO PÉRDIDAS AUNQUE SE RECIBAN LOS PAGOS PERIÓDICOS.

Evolución del fondo

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
22/10/2019
Rentabilidad del período:
 
 

Datos a 22/10/2019

Rentabilidad acumulada1 mesAño en curso1 año
Fondo0.38 %8.78 %4.33 %
Rentabilidad anualizada1 año3 años5 años10 años15 años20 años
Fondo4.33 %2.52 %--------
Rentabilidad últimos 5 años20182017201620152014
Fondo-6.74 %5.17 %-1.97 %----

Datos estadísticos 18/10/2019

1 año3 años
Volatilidad Fondo4.65 %4.27 %
Ratio Sharpe Fondo0.81 0.68 
Máxima pérdida diaria del fondo-1.56 %-1.56 %
Número meses negativos fondo517
Fecha mínima rentabilidad diaria06/12/201806/12/2018
Mínima rentabilidad diaria-1.56 %-1.56 %
Fecha máxima rentabilidad diaria04/01/201904/01/2019
Máxima rentabilidad diaria1.22 %1.22 %


Datos

Fecha lanzamiento del fondo
24/08/2015
Fecha lanzamiento
24/08/2015
Divisa denominación fondo
EURO
Tipo
Acumulación
Inversión mínima
30.00 EUR
Mínimo a mantener
30.00 EUR
Valor liquidativo aplicable
D
Hora límite suscripciones y reembolsos
15:00 h
Tramitación suscripciones y reembolsos
D+1
Código ISIN
ES0119179002
Código registro
4904
Domicilio
ESPAÑA
Registrado en
Institutional Business ESPAÑA
Estructura legal
Fondo de Inversión
Gestora
BBVA ASSET MANAGEMENT, S.A., S.G.I.I.C.
Depositario
BBVA S.A.
Auditor
Ernst & Young, S.L.
Patrimonio ()
894,334,786.55 €
Frecuencia de cálculo del valor liquidativo
Diaria

Comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio1.4Para un patrimonio superior a 10 Millones euros.
Comisión de depósitoPatrimonio0.1Para un patrimonio superior a 10 Millones euros.

Histórico de comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio0Desde el 05/10/2015 y hasta el 25/10/2015, ambos incluidos. Hasta que el fondo alcance un patrimonio mínimo de 10 Millones euros.
Comisión de depósitoPatrimonio0Desde el 05/10/2015 y hasta el 25/10/2015, ambos incluidos. Hasta que el fondo alcance un patrimonio mínimo de 10 Millones euros.

Otros datos de interés

El día 05/08/2019, con el valor liquidativo del día 02/08/2019, se procede al pago de rentas a los partícipes del fondo BBVA MI INVERSION MIXTA FI (SIN: ES0119179002) que lo fueran a fecha 31/07/2019. Dicho pago se realiza mediante reembolso de participaciones, de acuerdo con lo establecido en el folleto del fondo. El importe total distribuido asciende a 6.374.673,61 € que sobre el patrimonio del fondo del 31/07/2019 (854.703.272,30 €) , supone un 0,74583% del patrimonio de dicho día.



30.06.2019

Inversiones concretas realizadas durante el periodo. Durante el semestre se han introducido compañías nuevas en cartera como BATS. Telenor, Fortum, National Grid, Sanofi, WPP, Zurich, Sampo, Tele2, Vodafone y EDP. Se han vendido también valores en los que había bajado nuestra convicción y veíamos poco potencial de revalorización (Airbus, Pennon, Volvo, Telenet, IntesaSanpaolo, Credit Agricole, ABN, NN, Aperam. Telenet, RWE, Natixis, Smith&Nephew, Kering y BT entre otros). La rotación ha sido relativamente elevada debido a los niveles bajos de volatilidad, que disminuyen el atractivo de la estrategia de opciones en determinados valores. Mencionar también que la estrategia de opciones implementada durante el primer semestre del año ha tenido un impacto negativo estimado en 67.2 puntos básicos. De las opciones vendidas, 38 de las 108 posiciones acabaron en la fecha de vencimiento por encima del precio de ejercicio. La rentabilidad por dividendo de la cartera y la estrategia de opciones se sitúan en niveles adecuados para la consecución del objetivo de rentas del 0.75% trimestral (3% anual). Finalmente, en cuanto a dirección de mercado, el fondo ha estado invertido durante el primer trimestre en el entorno del 42% en renta variable. En cuanto a la renta fija privada se ha mantenido de manera estructural una posición de aplanamiento de la curva de crédito de grado de inversión a través de índices de derivados de crédito. Finalmente se ha realizado una gestión activa de cobertura del riesgo de crédito con derivados de crédito a través de compra de opciones.

31.03.2019

Las atractivas valoraciones alcanzadas a finales del año pasado, el mayor apetito por el riesgo en los primeros compases del trimestre apoyado por el cambio de sesgo de los bancos centrales, y la paulatina mejora en el tono de las negociaciones comerciales han propiciado el movimiento al alza de las bolsas, acercándose el S&P500 a la zona de máximos históricos de septiembre del año pasado. El índice mundial en dólares subía un 11,6%, mientras que la volatilidad ha ido retrocediendo durante el trimestre y finaliza en niveles de 13,7.
La temporada de resultados del último trimestre de 2018 resultó algo mixta con sorpresas positivas en beneficios por parte del 73% de las compañías en EE.UU. y 50% en Europa, y menores en ventas (60% y 67% respectivamente). Durante el 2019 se han ido revisando a la baja paulatinamente las estimaciones de crecimiento de beneficios a 12 meses vista en ambas geografías, aunque la mayor parte de este movimiento se ha producido en los primeros meses, permaneciendo un tanto más estables en marzo. En la actualidad se sitúan en niveles de 3,7% y 5,4% para 2019, 11,4% y 9,2% de cara a 2020. Estas revisiones se deben en su mayor parte a unas expectativas de caída de márgenes, pues las estimaciones de crecimiento de ventas han subido en EE.UU. y permanecido estables en Europa.

En el primer trimestre (en un entorno de rentabilidades muy positivas) el índice representativo de las acciones de alta rentabilidad dividendo se ha comportado ligeramente peor que los índices generales de mercado comparables, acumulando una rentabilidad de +12.2% frente a un +13.2% del SXXP. Sectorialmente, en el período ha destacado el buen comportamiento de los sectores más cíclicos, destacando distribución, recursos básicos, construcción e industriales. Por el lado menos positivo volvemos a encontrar al sector de bancos, para el que el retraso o la ralentización del ciclo de subida de tipos supone unas peores perspectivas de negocio. También han tenido rentabilidades peores que el índice sectores defensivos como telecomunicaciones, eléctricas y farmacéuticas.

Respecto a la cartera del fondo, han contribuido de manera positiva las posiciones en AkerBP (+46.7%), Airbus (+40.4%), British American Tobacco (+35.1%), Volkerwessels (+32.9%) y Rio Tinto (+34.1%). Asimismo, destacan en el primer trimestre del año las rentabilidades positivas de RPC (+26.2%), Cellnex (+24%), Kering (+23%), Bae Systems (+20.5%), CapGemini (+24.5%), Aperam (+23.6%), CRH (+21.7%), Carrefour (+19.3%), B&M (18.9) y Axa (18.9%). Por el lado contrario, los compañías más penalizadas han sido Volkswagen (-7%), United Internet (-5.8%), Sampo (-4.7%), Scor (-3.6%), Mowi (-3.4%), Accor (-2.7%) y BT (-2.50%).

Durante el semestre se han introducido compañías nuevas en cartera como BATS, Fortum, National Grid, Sanofi, WPP y BMW. Se han vendido también valores en los que había bajado nuestra convicción y veíamos poco potencial de revalorización (Airbus, Volvo, Telenet, IntesaSanpaolo, ABN, NN, Natixis y Santander entre otras).

Finalmente, en cuanto a dirección de mercado, el fondo ha estado invertido entorno al 40% en renta variable.

Mencionar también que la estrategia de opciones implementada durante el primer trimestre del año ha tenido un impacto negativo estimado en 50 puntos básicos. De las opciones vendidas, 14 de las 56 posiciones acabaron en la fecha de vencimiento por encima del precio de ejercicio.

La rentabilidad por dividendo de la cartera y la estrategia de opciones se sitúan en niveles adecuados para la consecución del objetivo de rentas del 0.75% trimestral (3% anual).

En los primeros meses del año se han ido reduciendo los riesgos que comentábamos en el último informe: las negociaciones sobre la relación comercial entre Estados Unidos y China van por buen camino; el Brexit parece probable que sea un proceso ordenado; Italia ha dejado de estar en boca de todos y la Reserva Federal ha clarificado su política de tipos para el año. Por todo ello la volatilidad se encuentra en niveles muy bajos. En este entorno, las dinámicas de los mercados de renta variable han mejorado notablemente (al igual que la de otros activos de riesgo), traduciéndose todo ello en una clara mejora de las condiciones financieras. Los Bancos Centrales han cambiado asimismo el anterior sesgo restrictivo de la política monetaria. Todo ello, contribuye a que el entorno de rentabilidad/riesgo parezca más equilibrado. Nuestro escenario macro sigue apuntando hacia una desaceleración moderada. Con todo ello, parece aconsejable mantener un posicionamiento menos cauteloso en activos de riesgo.
En este entorno de mercado vamos a seguir teniendo una cartera muy diversificada a nivel sectorial y enfocada hacia compañías con buenas perspectivas en el corto plazo y resultados predecibles. Es difícil prever el comportamiento del sector financiero dada la escasa visibilidad en el corto plazo de la evolución de los tipos de interés, por lo que seguimos adoptando un posicionamiento cauto en el mismo. Dentro de los sectores defensivos, vemos valor en algunas compañías del sector farmacéutico y en algunas de telecomunicaciones. El sector eléctrico, sin embargo, pensamos que está descontando un escenario demasiado optimista. Lo mismo ocurre con el sector petróleo, que se ha visto beneficiado de la fuerte subida del precio del crudo.
El estilo de inversión de dividendo podría comportarse en lo que queda de 2019 mejor que otros índices más generales si el mercado experimenta un incremento de volatilidad tras el positivo arranque de año.
El fondo soporta comisiones de análisis. Los gestores del fondo reciben multitud de informes de entidades locales e internacionales (por encima de veinte). La relevancia de dichos informes a la hora de la toma de decisiones de inversión y el servicio de los diferentes analistas y vendedores especializados, son tenidos en cuenta para elegir un máximo de 6 contrapartidas semestralmente. También facilitan proporcionando herramientas de selección y bases de datos la selección de compañías en base a su rentabilidad por dividendo. Las contrapartidas seleccionadas finalmente se identifican como generadoras de valor añadido para el fondo y por ende susceptibles de recibir comisiones por ese servicio. El servicio sobre opciones y futuros se valora de manera paralela, seleccionando un máximo de 5 contrapartidas de entre las diversas que proporcionan servicio generando ideas de inversión adecuadas para la cartera del fondo en términos de volatilidad.

En cuanto al mercado de renta fija, el debilitamiento de la economía mundial y la inflación contenida han permitido un tono más acomodaticio de los principales bancos centrales en los primeros meses del año. Por un lado, la Fed rebajaba sus expectativas de crecimiento e inflación general y revisaba sus proyecciones de tipos, no contemplando subida alguna en 2019 desde el 2,25%-2,50% actual (frente a las dos previstas en su reunión de diciembre) y una en 2020 (sin cambios). Además, la Fed anunciaba una reducción en mayo del ritmo de normalización de su balance, que se estabilizaría a partir de octubre. Por otro lado, el BCE no solo anunciaba nuevas subastas trimestrales de liquidez a largo plazo con objetivo específico (TLTRO-III), de sep-19 a mar-21, sino que anunciaba tipos sin cambios al menos hasta finales de año (antes, hasta al menos durante el verano) y moderaba notablemente sus previsiones de crecimiento e inflación, manteniendo además un sesgo a la baja para los riesgos económicos. Los mercados han ido más lejos y están descontando con una elevada probabilidad un recorte de tipos de la Fed de 25pb este año, mientras para el BCE han alejado las expectativas de subida de tipos, de apenas 10pb, a finales de 2020.

Estas políticas más acomodaticias por parte de los bancos centrales propiciaban que la búsqueda de rentabilidad dentro del mercado de renta fija se acentuara y por ello la deuda Corporativa era altamente demandada a lo largo del primer trimestre del año.

Por ello, en el mercado de crédito hemos asistido a una marcada tendencia de estrechamiento de los diferenciales durante la mayor parte del periodo, y, pese al repunte experimentado en las últimas semanas del trimestre, acompañando la subida de la volatilidad de las bolsas, la deuda corporativa ha finalizado el periodo en terreno positivo, siendo notable el buen comportamiento del segmento especulativo, especialmente en el caso americano (apoyado por la subida del crudo). Por su parte, la deuda financiera también ha presentado un comportamiento positivo destacando los segmentos más subordinados de la estructura de capital.

Por parte del mercado primario, las nuevas emisiones han estado muy demandadas también con interés por parte de los inversores muy por encima de los volúmenes de emisión. Además, el comportamiento de estas nuevas emisiones ha sido también muy positivo una vez han empezado a cotizarse en el mercado secundario.

El patrimonio del fondo ha aumentado un 11,92% en el periodo y el número de partícipes ha aumentado un 5,57%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,38%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,71%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del 6,59%, superior a la de la media de la gestora situada en el 3,41%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del 4,02%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 4,12% , superior a la de la Letra del Tesoro a 1 año que ha sido de un 0,19%.

31.12.2018

Tras marcar nuevos máximos históricos a finales de enero, el repunte de los tipos de la deuda, el empeoramiento de los indicadores macro y el deterioro de las relaciones comerciales internacionales han afectado negativamente a las bolsas, con lo que, tras mantenerse dentro de un rango relativamente estrecho desde febrero a septiembre, el índice mundial en dólares ha roto a la baja dicho rango, protagonizando un fuerte retroceso y finalizando el año en terreno claramente negativo (-9,8% en el segundo semestre y -11,2% en 2018). Con todo ello, la volatilidad alcanzaba en diciembre niveles cercanos a los máximos anuales de febrero, finalizando el año cerca de la zona de máximos, en 25,4 (+9,3pp en el segundo semestre y +14,4pp en el año).
Aunque las bolsas desarrolladas eran las que tenían mejor comportamiento en el segundo y tercer trimestre, en el último éstas han sufrido un brusco descenso, con lo que se ha reducido en buena parte el peor comportamiento de emergentes en el cómputo anual. Entre las bolsas desarrolladas, tanto en el semestre (Stoxx600 -11,1%, Nikkei225 -10,3%, S&P500 -7,8%) como en el año (Stoxx600 -13,2%, Nikkei225 -12,1%, S&P500 -6,2%), destaca el mal comportamiento de Europa (especialmente Alemania y la periferia, más afectada la primera por los temores sobre la guerra comercial al ser una economía más exportadora y España e Italia por factores idiosincráticos), seguida de Japón, y con EE.UU. a la cabeza.

En el segundo semestre (en un entorno de rentabilidades muy negativas) el índice representativo de las acciones de alta rentabilidad dividendo se ha comportado claramente mejor que los índices generales de mercado comparables, acumulando una rentabilidad de -3.9%% frente a un -10.4% del SXXP. Sectorialmente, en el período ha destacado el buen comportamiento de los sectores más defensivos, con caídas menores que las del mercado debido a la estabilidad de sus beneficios y escasas revisiones negativas de los mismos. También ha tenido un mejor comportamiento el sector de seguros, apoyado por la fortaleza de balance de las compañías y las elevadas rentabilidades por dividendo. Por el lado negativo se ha observado claramente el impacto que puede tener el conflicto comercial de Estados Unidos con China en sectores ligados a estas economías como coches, recursos básicos, tecnología y materiales construcción.

Respecto a la cartera del fondo, han contribuido de manera positiva las posiciones en algunas compañías de comunicaciones (BT +15%, KPN +11.6% y Telenet +15.5%), Thales (+11.1%), Astrazeneca (+11.5%), Panalpina (+10.6%), Kering (+9.1%), Enel (+8.99%) e Iberdrola (+8.9%). Por el lado contrario, los sectores más penalizados han sido el financiero (Natixis -32.2%, Azimut -28.1%, Aviva -25.2%, ISP -21.9% y Prudential -19.7%) y Consumo cíclico (B&M -26.7%, Playtech -26.1% y Renault -25.1%). Asimismo, destacan los retornos negativos de Aperam (-35.8%), British American Tobacco (-33.5%), Bae Systems (-28.5%), AkerBP (-29%) y CapGemini (-24.7%).

Finalmente, en cuanto a dirección de mercado, el fondo ha estado invertido entorno al 46% en renta variable.

Mencionar también que la estrategia de opciones implementada durante el segundo semestre del año ha tenido un impacto positivo estimado en 60 puntos básicos. De las opciones vendidas, 16 de las 128 posiciones acabaron en la fecha de vencimiento por encima del precio de ejercicio.

La rentabilidad por dividendo de la cartera y la estrategia de opciones se sitúan en niveles adecuados para la consecución del objetivo de rentas del 0.75% trimestral (3% anual).

La volatilidad repuntó de manera significativa a finales del 2018, acabando en niveles muy cercanos a los máximos del año. Fue un reflejo de la elevada incertidumbre en diferentes frentes: relaciones comerciales entre Estados Unidos y Japón, debate sobre condiciones del Brexit en Reino Unido, política de tipos de la Reserva Federal y presupuestos de Italia entre otros temas. En este entorno las dinámicas de las bolsas han ido empeorando y observamos también señales de debilidad en el comportamiento de otros activos de riesgo que señalan un escenario bursátil problemático para los próximos meses en términos de rentabilidad/riesgo. Nuestro escenario macro apunta hacia una desaceleración moderada. Con todo ello, parece aconsejable mantener un posicionamiento más cauteloso que en períodos anteriores.

En este entorno de mercado vamos a seguir teniendo una cartera muy diversificada a nivel sectorial y enfocada en compañías con buenas perspectivas en el corto plazo y resultados predecibles. Es difícil predecir el comportamiento del sector financiero dada la escasa visibilidad en el corto plazo de la evolución de los tipos de interés, por lo que vamos a adoptar un posicionamiento más neutral que en periodos anteriores. Dentro de los sectores defensivos, seguimos viendo valor de nuevo en algunas compañías del sector farmacéutico y en algunas eléctricas (unos precios de energía soportados pueden justificar buenos resultados). Tras la fuerte corrección del sector petróleo también esperamos incrementar posiciones en el mismo.
El estilo de inversión de dividendo podría comportarse en 2019 mejor que otros índices más generales si el mercado experimenta la volatilidad que esperamos en los próximos meses.

30.09.2018

El menor riesgo de guerra comercial y datos macro apoyando las expectativas de crecimiento e inflación permitían el movimiento al alza de las bolsas durante el mes de julio; sin embargo, el aumento del riesgo geopolítico y la vulnerabilidad de algunos países emergentes (Turquía, Argentina), y el endurecimiento de la política comercial de EE.UU. (especialmente con China), han conllevado una toma de beneficios, especialmente en Europa y emergentes en agosto, y un comportamiento mixto en septiembre. Con todo ello, el índice mundial en dólares finaliza el periodo con un avance del 3,8%. En los mercados desarrollados, destaca la fortaleza de Japón y EE.UU. y la debilidad de Europa (Nikkei +8,1%, S&P500 +7,2%, Stoxx600 +0,9%). En Europa, que se ha visto afectada por su exposición a Turquía y Latam y por el riesgo comercial, destaca el buen comportamiento de los países nórdicos y Francia (menor sesgo exportador que Alemania y periferia), mientras que Reino Unido (afectado por noticias negativas en torno al Brexit) y la periferia (impactada por la situación en Turquía, Latam e Italia) ha presentado un comportamiento negativo (Ibex35 -2,4%).

La temporada de resultados del segundo trimestre ha sido muy positiva en Estados Unidos. En Europa, sin embargo, tan solo el 60% de las compañías han batido expectativas de ventas y un 52% beneficios, afectadas por la apreciación previa del euro. En el trimestre han subido las estimaciones de crecimiento de beneficios a 12 meses vista en ambas geografías. En la actualidad, el crecimiento esperado en EE.UU. y Europa se sitúa en 23,1% y 7,7% para 2018, 10,3% y 9,2% para 2019 y 10,3% y 8,1% de cara a 2020, respectivamente.

Entre los mejores sectores en el trimestre destacan farmacéuticas, tecnología (pese a la toma de beneficios del último mes) e industriales, así como telecomunicaciones y consumo discrecional en EE.UU., y seguros y energía en Europa. Por el lado negativo encontramos a proxies de bonos como eléctricas e inmobiliarias, materiales (que ha sido uno de los sectores más afectados por las turbulencias comerciales) y el sector bancario (especialmente en Europa, afectado por su exposición a Turquía y Latam así como por el riesgo en Italia).

En el trimestre (en un entorno de rentabilidades negativas) el índice representativo de las acciones de alta rentabilidad por dividendo se ha comportado ligeramente peor que los índices generales de mercado comparables, acumulando una rentabilidad del -5.3% frente al -4.7% del SXXP. El único sector que ha acabado en positivo en Europa ha sido el de autos, destacando también el mejor comportamiento relativo (aunque con caídas en el periodo) de seguros, tecnología y eléctricas. Por el lado negativo destacan las caídas de sectores defensivos como telecomunicaciones, alimentación y bebidas y farmacia.

Respecto a la cartera del fondo, han contribuido de manera positiva las posiciones en compañías aseguradoras, destacando los retornos positivos de Scor (+25.7%), NN (+12.3%), Axa (+10.2%) y Uniqa (+9.2%). Otras compañías que han tenido una buena rentabilidad en el tercer trimestre del año han sido Telenet (+20.1%), AkerBP (+16.5%), Astrazeneca (+14%) y Volvo (+13%). Por el lado contrario, las compañías más penalizadas han sido Playtech (-26.2%), Be Semiconductor (-16.5%), United Internet (-16.9%), Intesa (-11.48%) e ITV (-9.9%).
Durante el trimestre se han introducido compañías nuevas en cartera como Pennon, Telenet, Cellnex, Bayer y Volkerwessels. Se han vendido también valores en los que había bajado nuestra convicción y veíamos poco potencial de revalorización (Playtech, Swiss Re, Orange, Eiffage, ING y Red Eléctrica).

Finalmente, en cuanto a dirección de mercado, el fondo ha estado invertido durante el tercer trimestre en el entorno del 92%.

Mencionar también que la estrategia de opciones implementada durante el tercer trimestre del año ha tenido un impacto negativo estimado en 1 punto básico. De las opciones vendidas, 13 de las 47 posiciones acabaron en la fecha de vencimiento por encima del precio de ejercicio.

La rentabilidad por dividendo de la cartera y la estrategia de opciones se sitúan en niveles adecuados para la consecución del objetivo de rentas del 1.5% trimestral (6% anual).
Las principales economías ofrecen un aspecto saludable, al igual que los beneficios empresariales, especialmente en Estados Unidos. No obstante, las dinámicas internas de los mercados bursátiles son cada vez menos constructivas, con grandes divergencias entre mercados, y detectamos también varias señales de debilidad en el comportamiento de los activos de riesgo que dibujan un escenario menos atractivo en términos de rentabilidad/riesgo para la inversión en Bolsa.
En este entorno de mercado vamos a seguir teniendo una cartera muy diversificada a nivel sectorial e incrementamos el énfasis en compañías con buenas perspectivas en el corto plazo y resultados predecibles. La situación actual es más favorable dentro de financieras para las aseguradoras, con balances muy fuertes y valoraciones atractivas. Dentro de los sectores defensivos, seguimos viendo valor en algunas compañías del sector farmacéutico y en algunas eléctricas (unos precios de energía soportados pueden justificar buenos resultados). Telecomunicaciones, tras unos primeros meses del año bastante complicados, podrían verse beneficiadas del carácter predecible de sus resultados siempre que no observemos una subida rápida de tipos de interés (que pudiera afectar negativamente a su elevado nivel de endeudamiento). Mantenemos también una posición neutral en el sector petróleo.
El estilo de inversión de dividendo debería seguir comportándose mejor que otros índices más generales en 2018 si el mercado opta por valorar más la estabilidad de negocio de este tipo de compañías en un entorno más volátil y difícil de predecir.

El patrimonio del fondo ha aumentado un 8,41% en el periodo y el número de partícipes ha aumentado un 5,58%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,38%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,19%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del 0,53%, superior a la de la media de la gestora situada en el -0,04%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -0,07%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 3,67% , superior a la de la Letra del Tesoro a 1 año que ha sido de un 0,25%.

Top Ten Inversiones

InversionesPeso Cartera
SANOFI1.08  %
ACCOR SA1.04  %
VIVENDI0.98  %
ASTRAZENECA PLC0.92  %
RIO TINTO PLC0.89  %
NATIONAL GRID PLC0.86  %
BANCO SANTANDER SA 0.25 240.8  %
PRUDENTIAL PLC0.8  %
CAPGEMINI SE0.74  %
UPM-KYMMENE OYJ0.74  %