Posición Global

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
20/03/2019
 

Descripción

Fondo de Renta Fija a Largo Plazo que invierte en activos de renta fija en euros, con una duración media objetivo de la cartera de 3 años. Su cartera está compuesta mayoritariamente por deuda pública, aunque también puede invertir en renta fija privada de elevada calidad crediticia.
ESTE FONDO PUEDE INVERTIR UN PORCENTAJE DEL 5% EN EMISIONES DE RENTA FIJA DE BAJA CALIDAD CREDITICIA, ESTO ES, CON ALTO RIESGO DE CRÉDITO.
Si desea más información consulte el Folleto Informativo del Fondo.

Horizonte

Recomendado para posiciones a más de 2 años.

Evolución del fondo

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
20/03/2019
Rentabilidad del período:
 
 

Datos a 20/03/2019

Rentabilidad acumulada1 mesAño en curso1 año
Fondo0,54 %0,77 %-1,04 %
Índice0,36 %0,62 %0,65 %
Rentabilidad anualizada1 año3 años5 años10 años15 años20 años
Fondo-1,04 %-0,50 %0,48 %2,75 %----
Índice0,65 %--1,47 %2,81 %----
Rentabilidad últimos 5 años20182017201620152014
Fondo-1,91 %-0,81 %0,77 %0,85 %4,57 %
Índice0,09 %0,11 %1,56 %1,36 %5,34 %

Datos estadísticos 18/03/2019

1 año3 años
Volatilidad Fondo2,42 %1,68 %
Volatilidad Índice2,30 %1,67 %
Ratio Sharpe Fondo-0,21 -0,08 
Ratio Sharpe Índice0,52 0,51 
Ratio Información-1,67 -1,02 
Tracking Error1,01 %0,96 %
Correlación0,91 0,84 
Alpha-0,01 %0,00 %
Beta0,96 0,84 
Máxima pérdida diaria del fondo-1,03 %--
Máxima pérdida diaria del índice-1,36 %--
Número meses negativos fondo5--
Número meses negativos índice5--
Fecha mínima rentabilidad diaria29/05/2018--
Mínima rentabilidad diaria-1,03 %--
Fecha máxima rentabilidad diaria11/06/2018--
Máxima rentabilidad diaria0,50 %--


Datos

Fecha lanzamiento del fondo
05/06/1995
Fecha lanzamiento
05/06/1995
Divisa denominación fondo
EURO
Tipo
Acumulación
Inversión mínima
150.000,00 EUR
Mínimo a mantener
150.000,00 EUR
Valor liquidativo aplicable
D
Hora límite suscripciones y reembolsos
15:00h
Tramitación suscripciones y reembolsos
D+1
Código ISIN
ES0114487038
Código CIF
G81208290
Código registro
595
Domicilio
ESPAÑA
Registrado en
ESPAÑA
Estructura legal
Fondo de Inversión
Gestora
BBVA ASSET MANAGEMENT, S.A., S.G.I.I.C.
Depositario
BBVA S.A.
Auditor
PRICE WATERHOUSE COOPERS AUDITORES, S.L.
Patrimonio ()
118.141.479,27 €
Índice de referencia
Ice BofaML 3-5 Year Euro Government Index
Nombre antiguo
BBVA BONOS PATRIMONIO FI
Frecuencia de cálculo del valor liquidativo
Diaria

Comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio0,65
Comisión de depósitoPatrimonio0,15
Comisión de reembolsoImporte reembolsado2Sobre las participaciones reembolsadas con una antigüedad inferior a un mes.

Otros datos de interés

Valor liquidativo aplicable: el del mismo día de la fecha de solicitud.

Lugar de publicación del valor liquidativo: el Boletín de Cotización de la Bolsa de Valores de Madrid.

Tramitación de las órdenes de suscripción y reembolso: las órdenes cursadas por el partícipe a partir de las 15:00 horas o en un día inhábil se tramitarán junto con las realizadas al día siguiente hábil. A estos efectos, se entiende por día hábil todos los días de lunes a viernes, excepto festivos en todo el territorio nacional. El límite de las 15:00 horas señalado anteriormente se refiere al horario peninsular.

No se considerarán días hábiles aquellos en los que no exista mercado para los activos que representen más del 5% del patrimonio. Los comercializadores podrán fijar horas de corte distintas y anteriores a la establecida con carácter general por la Sociedad Gestora, debiendo ser informado el partícipe al respecto por el comercializador.



31.12.2018

Las cifras de crecimiento global esperado para 2018 (3,7%) y 2019 (3,5%) se han revisado a la baja en la segunda mitad del año, de la mano tanto de los países desarrollados como en los emergentes, rompiendo la tendencia de los primeros meses de 2018. La pérdida de impulso del comercio global, así como la incertidumbre financiera y política en algunos países, puede estar detrás de esta debilidad.
Aunque no ha habido sorpresas en la política monetaria de los principales bancos centrales en los últimos meses del año, las expectativas han cambiado en línea con el progresivo deterioro de los mercados financieros y de las perspectivas económicas. Por un lado, la Fed cerraba 2018 con una cuarta subida de tipos de 25pb, hasta el rango 2,25%-2,5% y revisaba a la baja sus proyecciones para 2019, de tres a dos subidas adicionales, así como las de 2020, 2021 y las de largo plazo, aunque se mostraba relativamente optimista con la economía de EE.UU. El mercado, sin embargo, ha dejado de descontar subidas adicionales de tipos para el próximo año. Por otro lado, el BCE ha mantenido su hoja de ruta para la retirada de los estímulos monetarios, anunciando en diciembre el final de las compras de activos, aunque insiste en que la reinversión de los que vayan venciendo continuará hasta mucho después de la primera subida de tipos que se producirá no antes del otoño de 2019, subida esperada ante la expectativa de un repunte de la inflación subyacente por la mejora salarial. El mercado, sin embargo, apenas descuenta cambios en los tipos de interés para el próximo año.

Durante el último semestre se ha producido un movimiento de ida y vuelta en las rentabilidades de la deuda soberana de EE.UU., al alza inicialmente de la mano del tramo corto de la curva, en respuesta a los fuertes datos macro y las expectativas de subida de tipos de la Fed, y a la baja posteriormente de la mano del tramo largo por el efecto refugio en un contexto de fuerte aversión al riesgo, la caída del precio del crudo y, finalmente, el ajuste en las expectativas de normalización de los tipos oficiales. Así, tras los máximos registrados a principios de noviembre del 2,97% en el tipo a 2 años y del 3,24% en el 10 años, 2018 acaba en niveles del 2,49% y 2,68% respectivamente. En el mercado alemán también hemos asistido a un aplanamiento de la curva de tipos, con el 2 años moviéndose en rango y acabando en -0,61%, ante la ausencia de sorpresas en la hoja de ruta del BCE, y el 10 años alcanzando máximos de 0,57% a principios de octubre y cayendo posteriormente al 0,24%. Los movimientos en los tipos a 10 años, por otro lado, han estado muy condicionados por las expectativas de inflación, que descienden 41pb en EE.UU. a 1,72% y 40pb en Alemania a 0,96%.

La deuda soberana de la periferia europea se ha visto afectada en el segundo semestre tanto por la política fiscal del gobierno italiano, con sus encuentros y desencuentros con las autoridades europeas respecto al déficit público de 2019, como por el aumento de la aversión al riesgo en los últimos meses, que afectaba sobre todo a la deuda griega. En cuanto a la deuda española, el riesgo regulatorio, la revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento y el escepticismo de distintas instituciones internacionales sobre la consecución del objetivo de déficit del gobierno han presionado moderadamente al alza la prima de riesgo, que se amplía a 117pb, con una subida de la rentabilidad del bono a 10 años de 10pb a 1,42%.

En divisas, el dólar ha demostrado su valía en 2018 con una apreciación generalizada, especialmente en el segundo semestre y frente a las divisas de países más vulnerables (Turquía, Argentina). El EURUSD cierra 2018 con una caída del 4,7% hasta 1,145.

En términos de rentabilidad el segundo semestre fue muy malo, esto ha sido debido principalmente a la fuerte corrección de diciembre de la deuda core, donde estamos muy cortos en duración negativa. En divisa la Corona noruega también se ha ido a mínimos por la caída del petróleo, a pesar de corregir tras el pase de año, y por último los bonos de inflación que también se han desplomado a consecuencia de la caída del petróleo. Las estrategias de valor relativo tampoco han funcionado bien en su mayoría, el spread 5Y Eur-USD ha ido mal durante todo el semestre excepto al último mes donde ha empezado a corregir de manera agresiva. Lo que sí ha ido muy bien desde que lo montamos es el BOX 5-30 Eur-USD.

De cara al próximo año esperamos una normalización del precio del petróleo lo que devolverá los breakevens de inflación a niveles más altos. La retirada de estímulos de los bancos centrales nos llevará a una subida de rentabilidades, por lo que las estrategias de corto de duración nos protegerán de estas subidas. En periferia mantenemos el spread 30Y España-Alemania que está en máximos esperando una corrección y en Italia debido a la incertidumbre política nos situaremos en los cortos plazos mejor que en los largos.

Al final del semestre la duración del fondo se situó en 0.16 años. El fondo está más de un año y medio corto en duración que su índice de referencia.

30.09.2018

Las perspectivas del crecimiento del PIB global se mantienen estables para 2018 en el 3,8% y caen ligeramente para 2019 hasta el 3,6%. En las economías desarrolladas las expectativas no cambian, mientras que en los países emergentes se observa un continuado deterioro, agravado por países específicos que se enfrentan a tensiones económicas o financieras (Argentina, Turquía, Brasil...).

La política monetaria de los principales bancos centrales apenas ha deparado sorpresas en los meses de verano. Por un lado, la Fed cerraba el trimestre con una nueva subida de tipos de 25pb, la tercera en lo que va de año, hasta el rango 2,00%-2,25%, y mantenía sus proyecciones de una subida más en 2018 y otras tres en 2019. El BCE, por otro lado, mantiene sin cambios el calendario previsto para el fin de la expansión cuantitativa, así como la sugerencia de tipos estables hasta octubre de 2019.

Las rentabilidades de la deuda soberana de mayor calidad han repuntado en el tercer trimestre, con las expectativas de subida de tipos de la Fed y de normalización monetaria del BCE afectando más al tramo corto de las curvas, el tramo largo ha estado más condicionado por el entorno de mayor o menor aversión al riesgo. En cuanto a los tipos a 2 años, destaca el fuerte aumento de 29pb en EE.UU. al 2,82% mientras que en Alemania el movimiento al alza es más moderado, de 14pb a -0,52%. Más similares han sido las subidas de los tipos a 10 años en ambos mercados, de 20pb en EE.UU. a 3,06% y de 17pb en Alemania a 0,47%, aunque se han movido en rangos relativamente amplios en función de la percepción de mayor o menor riesgo de guerra comercial, en las economías emergentes más vulnerables y en Italia. Con todo ello, la pendiente de la curva americana alcanza nuevos mínimos desde 2007 mientras que la alemana acaba el trimestre con una ligera ampliación, y los diferenciales de tipos EE.UU.-Alemania aumentan tanto en el tramo corto como, en menor medida, en el tramo largo. La subida de los tipos a 10 años, por otro lado, viene sobre todo de la mano de los tipos reales mientras que, a pesar del repunte del precio del crudo, las expectativas de inflación a largo plazo descontadas por el mercado apenas suben 2pb en EE.UU. a 2,15% y bajan 1pb en Alemania a 1,36%

La deuda soberana de la periferia europea se ha movido en buena medida en función de las expectativas sobre la política fiscal del gobierno italiano, desde los mensajes tranquilizadores sobre una política aparentemente más alineada con el marco presupuestario europeo hasta el anuncio el 27 de septiembre de un objetivo de déficit público para el 2019 que queda finalmente por encima de las exigencias de la UE (2,4% del PIB). La prima de riesgo de la deuda italiana, a la que Fitch revisaba en agosto la perspectiva crediticia de estable a negativa, acaba el trimestre con una ampliación de 30pb, con un contagio limitado sobre el resto de países. En cuanto a la deuda española, la prima de riesgo apenas aumenta en el tercer trimestre 1pb a 103pb, con un repunte del tipo a 10 años de 18pb a 1,50%.

En términos de rentabilidad el trimestre ha sido muy negativo aunque hemos caído menos que el índice de referencia al tener mucha menos duración. Las subidas de rentabilidad generalizadas principalmente en Italia y en la deuda alemana a 10 años durante el mes de Agosto, han hecho que la rentabilidad del fondo se vea muy perjudicada. En términos de duración hemos empezado a recomprar algo de duración corta en niveles de 0.45% en el 10Y alemán. Las posiciones de inflación tanto en USA como en Europa han funcionado bien debido al repunte del precio del crudo y los datos de inflación que han ido saliendo durante los meses de verano. La posición de estrechamiento de spread que tenemos entre Europa y USA en el 5 años ha seguido divergiendo con la ampliación de los diferenciales a favor de EE.UU.

En periferia, nos hemos mantenido neutrales contra nuestro índice de referencia durante la crisis política en Italia aunq ue ello no ha podido evitar sufrir en términos de rentabilidad, al final de trimestre hemos ido tomando algo de riesgo en Italia, comprando letras con plazo inferior al año, aprovechando el buen carry que nos proporcionaba. En España, durante el verano hemos mantenido el 10 años emitido a finales de Junio, jugando el spread frente a Alemania aunque hemos reducido la posición al final del trimestre.

Por la parte de divisa, la posición en Corona Noruega lo ha seguido haciendo bien.

Al final del trimestre la duración del fondo se situó en 2.42 años, más de un año corto frente a su índice de referencia.
El patrimonio del fondo ha aumentado un 0,16% en el periodo y el número de partícipes ha aumentado un 0,60%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,20%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,46%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del -0,69%, inferior a la de la media de la gestora situada en el -0,04%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -0,11% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un -0,83%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 1,76% , superior a la del índice de referencia que ha sido de un 1,58%.

30.09.2018


Las perspectivas del crecimiento del PIB global se mantienen estables para 2018 en el 3,8% y caen ligeramente para 2019 hasta el 3,6%. En las economías desarrolladas las expectativas no cambian, mientras que en los países emergentes se observa un continuado deterioro, agravado por países específicos que se enfrentan a tensiones económicas o financieras (Argentina, Turquía, Brasil...).

La política monetaria de los principales bancos centrales apenas ha deparado sorpresas en los meses de verano. Por un lado, la Fed cerraba el trimestre con una nueva subida de tipos de 25pb, la tercera en lo que va de año, hasta el rango 2,00%-2,25%, y mantenía sus proyecciones de una subida más en 2018 y otras tres en 2019. El BCE, por otro lado, mantiene sin cambios el calendario previsto para el fin de la expansión cuantitativa, así como la sugerencia de tipos estables hasta octubre de 2019.

Las rentabilidades de la deuda soberana de mayor calidad han repuntado en el tercer trimestre, con las expectativas de subida de tipos de la Fed y de normalización monetaria del BCE afectando más al tramo corto de las curvas, el tramo largo ha estado más condicionado por el entorno de mayor o menor aversión al riesgo. En cuanto a los tipos a 2 años, destaca el fuerte aumento de 29pb en EE.UU. al 2,82% mientras que en Alemania el movimiento al alza es más moderado, de 14pb a -0,52%. Más similares han sido las subidas de los tipos a 10 años en ambos mercados, de 20pb en EE.UU. a 3,06% y de 17pb en Alemania a 0,47%, aunque se han movido en rangos relativamente amplios en función de la percepción de mayor o menor riesgo de guerra comercial, en las economías emergentes más vulnerables y en Italia. Con todo ello, la pendiente de la curva americana alcanza nuevos mínimos desde 2007 mientras que la alemana acaba el trimestre con una ligera ampliación, y los diferenciales de tipos EE.UU.-Alemania aumentan tanto en el tramo corto como, en menor medida, en el tramo largo. La subida de los tipos a 10 años, por otro lado, viene sobre todo de la mano de los tipos reales mientras que, a pesar del repunte del precio del crudo, las expectativas de inflación a largo plazo descontadas por el mercado apenas suben 2pb en EE.UU. a 2,15% y bajan 1pb en Alemania a 1,36%

La deuda soberana de la periferia europea se ha movido en buena medida en función de las expectativas sobre la política fiscal del gobierno italiano, desde los mensajes tranquilizadores sobre una política aparentemente más alineada con el marco presupuestario europeo hasta el anuncio el 27 de septiembre de un objetivo de déficit público para el 2019 que queda finalmente por encima de las exigencias de la UE (2,4% del PIB). La prima de riesgo de la deuda italiana, a la que Fitch revisaba en agosto la perspectiva crediticia de estable a negativa, acaba el trimestre con una ampliación de 30pb, con un contagio limitado sobre el resto de países. En cuanto a la deuda española, la prima de riesgo apenas aumenta en el tercer trimestre 1pb a 103pb, con un repunte del tipo a 10 años de 18pb a 1,50%.

En términos de rentabilidad el trimestre ha sido muy negativo aunque hemos caído menos que el índice de referencia al tener mucha menos duración. Las subidas de rentabilidad generalizadas principalmente en Italia y en la deuda alemana a 10 años durante el mes de Agosto, han hecho que la rentabilidad del fondo se vea muy perjudicada. En términos de duración hemos empezado a recomprar algo de duración corta en niveles de 0.45% en el 10Y alemán. Las posiciones de inflación tanto en USA como en Europa han funcionado bien debido al repunte del precio del crudo y los datos de inflación que han ido saliendo durante los meses de verano. La posición de estrechamiento de spread que tenemos entre Europa y USA en el 5 años ha seguido divergiendo con la ampliación de los diferenciales a favor de EE.UU.

En periferia, nos hemos mantenido neutrales contra nuestro índice de referencia durante la crisis política en Italia aunq ue ello no ha podido evitar sufrir en términos de rentabilidad, al final de trimestre hemos ido tomando algo de riesgo en Italia, comprando letras con plazo inferior al año, aprovechando el buen carry que nos proporcionaba. En España, durante el verano hemos mantenido el 10 años emitido a finales de Junio, jugando el spread frente a Alemania aunque hemos reducido la posición al final del trimestre.

Por la parte de divisa, la posición en Corona Noruega lo ha seguido haciendo bien.

Al final del trimestre la duración del fondo se situó en 2.42 años, más de un año corto frente a su índice de referencia.
El patrimonio del fondo ha aumentado un 0,16% en el periodo y el número de partícipes ha aumentado un 0,60%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,20%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,46%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del -0,69%, inferior a la de la media de la gestora situada en el -0,04%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -0,11% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un -0,83%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 1,76% , superior a la del índice de referencia que ha sido de un 1,58%.

30.06.2018

La economía global se muestra saludable en la primera mitad de 2018. El crecimiento esperado para el año se ha revisado ligeramente al alza. En desarrollados, destaca el impulso de EE.UU. que compensa las peores perspectivas del resto de geografías. La actividad en EE.UU. parece fortalecerse en el segundo trimestre después del crecimiento moderado del primero (2% anualizado), con un mercado laboral ya en pleno empleo (tasa de paro en el 3,8%). Este mercado laboral más tenso sigue propiciando un progresivo aumento de los salarios que, unido al repunte del precio del petróleo, sitúa la inflación en el 2,8%. La zona euro se ha visto afectada por factores temporales (climatología, huelgas y numerosas bajas médicas en Alemania) y por una mayor incertidumbre política (Italia, España¿) y comercial (política de Trump) lo que deja el crecimiento en un 0,4% (1,6% anualizado), con una inflación que finalmente despega hasta el 2%.

La deuda periférica europea, que se había mantenido bastante soportada hasta abril, sufría en mayo el impacto de la crisis política en Italia (su prima de riesgo alcanzaba los 290pb). Aunque el mercado recibía con alivio el nuevo acuerdo de gobierno el 31 de mayo, la cautela se mantiene en varios frentes (disciplina presupuestaria, inmigración y euro) y el primer semestre acaba con la prima de riesgo en 238pb (+79pb). En cuanto a la deuda española, a la que Moody's elevaba en abril la calificación crediticia de Baa2 a Baa1, también se veía afectada en mayo por la delicada situación política de nuestro país (la prima de riesgo se disparaba desde mínimos de 67pb a 136pb). Sin embargo, el mercado parece haber acogido favorablemente el talante europeísta y la voluntad de cumplir los objetivos fiscales del nuevo gobierno, lo que permite cerrar el semestre con una caída de la prima de riesgo de 12pb a 102pb y de la rentabilidad del bono a 10 años de 25pb a 1,32%.

Por parte de los bancos centrales, la normalización de tipos iniciada por la Fed a finales de 2015 ha continuado en junio, con el segundo aumento de 25pb en lo que va de año hasta 1,75%-2,00%. La Fed, además, ha señalizado otras dos subidas para 2018 y tres más en 2019, con unas proyecciones de fuerte crecimiento e inflación al alza. El BCE, mientras tanto, aunque anunciaba en junio que terminará este año su programa de compras de activos, sigue mostrando un tono muy cauto por la pérdida de pulso de la actividad en la eurozona y la ausencia de presiones inflacionistas. De hecho, el BCE prolonga el programa de octubre a diciembre (aunque reduce las adquisiciones netas en ese periodo de ¿30mm a ¿15mm al mes) y, lo más relevante, clarifica su orientación a futuro señalando que mantendrá el tipo de la facilidad de depósito en -0,40% hasta al menos durante el verano de 2019. Con todo ello, el mercado ha retrasado sus expectativas para la primera subida de tipos en la eurozona desde junio hasta septiembre del próximo año.

En divisas, el dólar frena en seco su depreciación y disfruta de una tendencia alcista generalizada (EURUSD -2,9% en 1,17). Por la parte de inflación, a pesar de la trayectoria alcista del precio del crudo, las expectativas de inflación a largo plazo descontadas por el mercado apenas se han movido, con un repunte en el primer semestre de 14pb en EE.UU. a 2,13% y de 6pb a 1,36% en Alemania.

En términos de rentabilidad el semestre ha sido muy negativo. Por una parte, las subidas de rentabilidad en Italia y por otra, los tipos de la deuda alemana a 10 años, que en los últimos meses ha actuado como refugio en los episodios de aversión al riesgo derivados del recrudecimiento del discurso proteccionista de Trump y la incertidumbre política en Europa, terminan el semestre con una caída en Alemania de 13pb a 0,30% lo que ha perjudicado seriamente nuestra estrategia de corto de duración. Las posiciones de inflación en USA han funcionado bien, sin embargo la posición de estrechamiento de spread que tenemos entre Europa y USA en el 5 años ha seguido divergiendo con la ampliación de los diferenciales a favor de EE.UU. hasta máximos desde 1989 y reducción de la pendiente de las curvas, especialmente la americana, que alcanza mínimos desde 2007. En periferia, nos quitamos el spread de Italia frente Alemania en mínimos históricos y nos posicionamos en la zona del 5Y, a pesar de reducir nuestra posición por debajo de la de nuestro índice antes de la crisis política en Italia también hemos sufrido en términos de rentabilidad. En España también reducimos posición antes de la crisis y nos hemos mantenido en la zona del 30Y, hemos acudido al nuevo 10 años emitido a finales de Junio.

Por la parte de divisa, la posición en Corona Noruega lo ha seguido haciendo bien, hemos cerrado la posición de dólar en beneficio y el táctico de yen en perdida. Seguimos invertidos en inflación a corto plazo en Europa a través de bonos franceses, los datos de inflación han ido mejorando y con ello los breakevens.

De cara al próximo trimestre seguimos apostando por retirada de estímulos por parte de los bancos centrales, lo que inevitablemente llevará a subidas de rentabilidades generalizadas, seguimos creyendo que las estrategias de corto de duración serán una buena cobertura salvo que entremos en una espiral de medidas proteccionistas. En periferia mantenemos nuestra posición en el 30 y 10 años español esperando una comprensión del spread frente a Alemania y nos mantenemos cautos en Italia. Por otro lado, mantenemos nuestra posición en linkers americanos y europeos apostando por un mayor repunte en la inflación.

Al final del semestre la duración del fondo se situó en 2 años, más de un año y medio corto frente a su índice de referencia.
El patrimonio de la Clase B del fondo ha disminuido un 68,64% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 80,32%. El impacto de los gastos soportados por la clase ha sido de un 0,40%. Por otro lado, la rentabilidad de la clase en el periodo ha sido del -1,28%, inferior a la de la media de la gestora, situada en el -0,45%.

Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -0,76% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un -0,34%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 2,84%, superior a la del índice de referencia del fondo que ha sido de un 2,79%.

Top Ten Inversiones

InversionesPeso Cartera
FRANCE (GOVT OF) 2.25 208,92  %
TSY INFL IX N/B 0.125 225,11  %
BUONI POLIENNALI DEL TES 2.45 235,04  %
BUONI POLIENNALI DEL TES 0.9 223,51  %
BUONI POLIENNALI DEL TES 1.85 243,28  %
BUONI POLIENNALI DEL TES 0.35 203,14  %
TSY INFL IX N/B 0.125 203,03  %
BUONI ORDINARI DEL TES 0 192,58  %
BMO 0.2 01/26/232,51  %
BELGIUM KINGDOM 0.8 282,32  %