Posición Global

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
15/05/2019
 

Descripción

Fondo de Renta Fija a corto plazo que invierte en activos de renta fija en euros, tanto en deuda pública como en renta fija privada, de alta calidad crediticia. La duración media de la cartera será en torno a 18 meses.

Horizonte

Recomendado para posiciones a corto plazo.

  El 29/08/2013 se modificó la vocación inversora del Fondo por ello sólo se muestra la evolución del valor liquidativo y rentabilidades a partir de esa fecha según artículo 60.3 del Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero.

Evolución del fondo

Período consultado:
DD.MM.AA - DD.MM.AA
Última actualización:
15/05/2019
Rentabilidad del período:
 
 

Datos a 15/05/2019

Rentabilidad acumulada1 mesAño en curso1 año
Fondo-0.48 %-0.36 %-2.23 %
Índice-0.02 %0.26 %0.14 %
Rentabilidad anualizada1 año3 años5 años10 años15 años20 años
Fondo-2.23 %-1.26 %-0.84 %------
Índice0.14 %0.03 %0.31 %------
Rentabilidad últimos 5 años20182017201620152014
Fondo-2.30 %-1.11 %-0.48 %-0.26 %1.11 %
Índice-0.24 %-0.14 %0.49 %0.51 %1.52 %

Datos estadísticos 14/05/2019

1 año3 años
Volatilidad Fondo1.87 %1.20 %
Volatilidad Índice0.63 %0.46 %
Ratio Sharpe Fondo-0.99 -0.74 
Ratio Sharpe Índice0.77 0.84 
Ratio Información-1.61 -1.25 
Tracking Error1.46 %1.02 %
Correlación0.75 0.56 
Alpha-0.01 %-0.01 %
Beta2.20 1.46 
Máxima pérdida diaria del fondo-0.75 %-0.75 %
Máxima pérdida diaria del índice-0.39 %-0.39 %
Número meses negativos fondo725
Número meses negativos índice414
Fecha mínima rentabilidad diaria29/05/201829/05/2018
Mínima rentabilidad diaria-0.75 %-0.75 %
Fecha máxima rentabilidad diaria11/06/201811/06/2018
Máxima rentabilidad diaria0.46 %0.46 %


  El 29/08/2013 se modificó la vocación inversora del Fondo por ello sólo se muestra la evolución del valor liquidativo y rentabilidades a partir de esa fecha según artículo 60.3 del Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero.

Datos

Fecha lanzamiento del fondo
27/11/1990
Fecha lanzamiento
27/11/1990
Divisa denominación fondo
EURO
Tipo
Acumulación
Inversión mínima
1,000.00 EUR
Mínimo a mantener
1,000.00 EUR
Valor liquidativo aplicable
D
Hora límite suscripciones y reembolsos
15:00h
Tramitación suscripciones y reembolsos
D+1
Código ISIN
ES0176232033
Código CIF
V79734406
Código registro
212
Domicilio
ESPAÑA
Registrado en
ESPAÑA
Estructura legal
Fondo de Inversión
Gestora
BBVA ASSET MANAGEMENT, S.A., S.G.I.I.C.
Depositario
BBVA S.A.
Auditor
DELOITTE, S.L.
Patrimonio ()
18,101,083.30 €
Índice de referencia
10% EGB0+70% EG1A+20%ERLF
Nombre antiguo
BBVA BONOS CORTO PLAZO PLUS FI
Frecuencia de cálculo del valor liquidativo
Diaria

Comisiones

 Base%Tramo/Plazo
Comisión de gestiónPatrimonio0.85
Comisión de depósitoPatrimonio0.15

Otros datos de interés

Valor liquidativo aplicable: el del mismo día de la fecha de solicitud.

Lugar de publicación del valor liquidativo: el Boletín de Cotización de la Bolsa de Valores de Madrid.

Tramitación de las órdenes de suscripción y reembolso: las órdenes cursadas por el partícipe a partir de las 15:00 horas o en un día inhábil se tramitarán junto con las realizadas al día siguiente hábil. A estos efectos, se entiende por día hábil todos los días de lunes a viernes, excepto festivos en todo el territorio nacional. El límite de las 15:00 horas señalado anteriormente se refiere al horario peninsular.

No se considerarán días hábiles aquellos en los que no exista mercado para los activos que representen más del 5% del patrimonio. Los comercializadores podrán fijar horas de corte distintas y anteriores a la establecida con carácter general por la Sociedad Gestora, debiendo ser informado el partícipe al respecto por el comercializador.



31.03.2019

El año se ha iniciado con una pérdida de pulso de la economía mundial, con desaceleración tanto de los países desarrollados como de los emergentes, presiones inflacionistas contenidas y un cambio en el sesgo de los principales bancos centrales, que no contemplan subidas de tipos este año. Con ello, el crecimiento esperado para 2019 se modera al 3,4% frente al 3,7% de 2018.

El debilitamiento de la economía mundial y la inflación contenida han permitido un tono más acomodaticio de los principales bancos centrales en los primeros meses del año. Por un lado, la Fed rebajaba sus expectativas de crecimiento e inflación general y revisaba sus proyecciones de tipos, no contemplando subida alguna en 2019 desde el 2,25%-2,50% y una en 2020. Además, la Fed anunciaba una reducción en mayo del ritmo de normalización de su balance, que se estabilizaría a partir de octubre. Por otro lado, el BCE no solo anunciaba nuevas subastas trimestrales de liquidez a largo plazo con objetivo específico (TLTRO-III), de sep-19 a mar-21, sino que anunciaba tipos sin cambios al menos hasta finales de año y moderaba notablemente sus previsiones de crecimiento e inflación, manteniendo además un sesgo a la baja para los riesgos económicos.

Las dudas sobre el mantenimiento del ciclo global, acentuadas por el tono cauto de los principales bancos centrales, han propiciado un movimiento de aversión al riesgo en los últimos compases del trimestre, llevando las rentabilidades de la deuda soberana a zona de mínimos. Así, el tipo a 10 años americano retrocedía 28pb a niveles de 2,41% (mínimos no vistos desde dic-17), mientras que el alemán caía 31pb, situándose en niveles negativos de -0,07%, no vistos desde finales del 2016. La mayor parte del movimiento ha sido protagonizado por los tipos reales en ambos casos, con retrocesos de 44pb en el caso americano y 36pb en el europeo, mientras que las expectativas de inflación experimentaban ligeras subidas, de 16pb y 7pb respectivamente, apoyadas por la subida del precio del crudo. Por su parte, los tipos a 2 años experimentaban un retroceso de 23pb en EE.UU. y subían 1pb en Alemania (a niveles de 2,26% y -0,60%). Con todo ello, las curvas se aplanaban, especialmente en el caso europeo, y las pendientes 2-10 años finalizaban el trimestre en niveles de 15pb y 53pb respectivamente.

Las primas de riesgo de la deuda soberana de la periferia europea lograban finalizar el trimestre con estrechamientos, siendo estos especialmente abultados en el caso de Grecia y Portugal. Sin embargo, durante el periodo han experimentado puntuales episodios de ampliación; así, la revisión a la baja de las previsiones económicas de la Comisión Europea y el temor a las consecuencias de una recesión en Italia provocaban en las primeras semanas de febrero un repunte de los diferenciales de la deuda periférica frente al bono alemán, mientras que en las últimas semanas de marzo el movimiento de aversión al riesgo fue el principal responsable del repunte. Tan sólo Italia finaliza el periodo con ampliaciones de su diferencial, pese al mantenimiento de la calificación crediticia por parte de Fitch a finales de febrero, que le permitía recuperar parte del terreno perdido en los primeros meses. En cuanto a la prima de riesgo española, finaliza prácticamente sin cambios.

En términos de rentabilidad el trimestre ha sido negativo, a pesar de estar largos en periféricos, todas las coberturas contra Alemania han ido bastante mal y ha hecho que tengamos rentabilidad negativa. Los bonos de inflación han recuperado casi todo lo perdido a finales del año pasado y las estrategias de valor relativo tanto el BOX 5-30 entre Usa y Alemania, como el spread en el 5Y han ido muy bien.

Por la parte de divisa, mantenemos la posición técnica de largo de euro frente al dólar. En el largo de corona noruega frente a euro hemos tomado beneficio de la mitad de la posición, disminuyendo la posición a 1.5%.

De cara al próximo trimestre esperamos que la incertidumbre por el Brexit y la relación comercial de China con USA se vaya disipando y volvamos a ver subidas de rentabilidad en los bonos. Es por ello, que mantenemos el corto de duración en Alemania y hemos incrementado mediante opciones el corto en USA. Por otro lado, las nuevas subastas de liquidez del ECB creemos que favorecerán a la deuda periférica, y por eso mantenemos nuestro largo de Italia y nos mantenemos neutrales en España e Irlanda.
Al final de trimestre la duración del fondo se situó en 0.15 años. El fondo está más de un año corto en duración que su índice de referencia.

El fondo mantiene posiciones en Films-Anleihe: 5,787% 31.03.2008 que es un Bono en default valorado en base a la tasa estimada de recobro

El fondo se ha adherido a una demanda colectiva (class action) dirigida a todas las personas físicas y jurídicas domiciliadas en Estados Unidos o que, en caso de estar domiciliadas en un país distinto, negociaran en los Estados Unidos Euribor Products durante el periodo comprendido entre 1 de junio de 2005 y el 31 de marzo de 2011 (ambas fechas incluidas). 

El fondo se ha adherido a un procedimiento extraordinario de reclamación colectiva por la participación de los demandados en actos anticompetitivos que afectaron el mercado de los Instrumentos ISDAfix enriqueciéndose injustamente y violando los ISDA Master Agreements por sus actos anticompetitivos. Se consideran elegibles las transacciones en instrumentos ISDAfix desde el 1 de Enero de 2006 al 31 de Enero 2014.
El patrimonio del fondo ha disminuido un 7,02% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 4,57%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,26%. El índice de rotación de la cartera ha sido del 0,62%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del -0,06%, inferior a la de la media de la gestora situada en el 3,41%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del 0,30% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un 0,28%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 0,93% , superior a la del índice de referencia que ha sido de un 0,36%.
A lo largo del periodo se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de cobertura cuyo grado de cobertura ha sido de 1,00. También se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de inversión cuyo grado de apalancamiento medio ha sido de 54,22%.

31.12.2018

Las cifras de crecimiento global esperado para 2018 (3,7%) y 2019 (3,5%) se han revisado a la baja en la segunda mitad del año, de la mano tanto de los países desarrollados como en los emergentes, rompiendo la tendencia de los primeros meses de 2018. La pérdida de impulso del comercio global, así como la incertidumbre financiera y política en algunos países, puede estar detrás de esta debilidad.
Aunque no ha habido sorpresas en la política monetaria de los principales bancos centrales en los últimos meses del año, las expectativas han cambiado en línea con el progresivo deterioro de los mercados financieros y de las perspectivas económicas. Por un lado, la Fed cerraba 2018 con una cuarta subida de tipos de 25pb, hasta el rango 2,25%-2,5% y revisaba a la baja sus proyecciones para 2019, de tres a dos subidas adicionales, así como las de 2020, 2021 y las de largo plazo, aunque se mostraba relativamente optimista con la economía de EE.UU. El mercado, sin embargo, ha dejado de descontar subidas adicionales de tipos para el próximo año. Por otro lado, el BCE ha mantenido su hoja de ruta para la retirada de los estímulos monetarios, anunciando en diciembre el final de las compras de activos, aunque insiste en que la reinversión de los que vayan venciendo continuará hasta mucho después de la primera subida de tipos que se producirá no antes del otoño de 2019, subida esperada ante la expectativa de un repunte de la inflación subyacente por la mejora salarial. El mercado, sin embargo, apenas descuenta cambios en los tipos de interés para el próximo año.

Durante el último semestre se ha producido un movimiento de ida y vuelta en las rentabilidades de la deuda soberana de EE.UU., al alza inicialmente de la mano del tramo corto de la curva, en respuesta a los fuertes datos macro y las expectativas de subida de tipos de la Fed, y a la baja posteriormente de la mano del tramo largo por el efecto refugio en un contexto de fuerte aversión al riesgo, la caída del precio del crudo y, finalmente, el ajuste en las expectativas de normalización de los tipos oficiales. Así, tras los máximos registrados a principios de noviembre del 2,97% en el tipo a 2 años y del 3,24% en el 10 años, 2018 acaba en niveles del 2,49% y 2,68% respectivamente. En el mercado alemán también hemos asistido a un aplanamiento de la curva de tipos, con el 2 años moviéndose en rango y acabando en -0,61%, ante la ausencia de sorpresas en la hoja de ruta del BCE, y el 10 años alcanzando máximos de 0,57% a principios de octubre y cayendo posteriormente al 0,24%. Los movimientos en los tipos a 10 años, por otro lado, han estado muy condicionados por las expectativas de inflación, que descienden 41pb en EE.UU. a 1,72% y 40pb en Alemania a 0,96%.

La deuda soberana de la periferia europea se ha visto afectada en el segundo semestre tanto por la política fiscal del gobierno italiano, con sus encuentros y desencuentros con las autoridades europeas respecto al déficit público de 2019, como por el aumento de la aversión al riesgo en los últimos meses, que afectaba sobre todo a la deuda griega. En cuanto a la deuda española, el riesgo regulatorio, la revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento y el escepticismo de distintas instituciones internacionales sobre la consecución del objetivo de déficit del gobierno han presionado moderadamente al alza la prima de riesgo, que se amplía a 117pb, con una subida de la rentabilidad del bono a 10 años de 10pb a 1,42%.

En divisas, el dólar ha demostrado su valía en 2018 con una apreciación generalizada, especialmente en el segundo semestre y frente a las divisas de países más vulnerables (Turquía, Argentina). El EURUSD cierra 2018 con una caída del 4,7% hasta 1,145.

En términos de rentabilidad el segundo semestre fue muy malo, esto ha sido debido principalmente a la fuerte corrección de diciembre de la deuda core, donde estamos muy cortos en duración negativa. En divisa la Corona noruega también se ha ido a mínimos por la caída del petróleo, a pesar de corregir tras el pase de año, y por último los bonos de inflación que también se han desplomado a consecuencia de la caída del petróleo. Las estrategias de valor relativo tampoco han funcionado bien en su mayoría, el spread 5Y Eur-USD ha ido mal durante todo el semestre excepto al último mes donde ha empezado a corregir de manera agresiva. Lo que sí ha ido muy bien desde que lo montamos es el BOX 5-30 Eur-USD.

De cara al próximo año esperamos una normalización del precio del petróleo lo que devolverá los breakevens de inflación a niveles más altos. La retirada de estímulos de los bancos centrales nos llevará a una subida de rentabilidades, por lo que las estrategias de corto de duración nos protegerán de estas subidas. En periferia mantenemos el spread 30Y España-Alemania que está en máximos esperando una corrección y en Italia debido a la incertidumbre política nos situaremos en los cortos plazos mejor que en los largos.

Al final del semestre la duración del fondo se situó en 0.16 años. El fondo está más de un año y medio corto en duración que su índice de referencia.

30.09.2018

Las perspectivas del crecimiento del PIB global se mantienen estables para 2018 en el 3,8% y caen ligeramente para 2019 hasta el 3,6%. En las economías desarrolladas las expectativas no cambian, mientras que en los países emergentes se observa un continuado deterioro, agravado por países específicos que se enfrentan a tensiones económicas o financieras (Argentina, Turquía, Brasil).

La política monetaria de los principales bancos centrales apenas ha deparado sorpresas en los meses de verano. Por un lado, la Fed cerraba el trimestre con una nueva subida de tipos de 25pb, la tercera en lo que va de año, hasta el rango 2,00%-2,25%, y mantenía sus proyecciones de una subida más en 2018 y otras tres en 2019. El BCE, por otro lado, mantiene sin cambios el calendario previsto para el fin de la expansión cuantitativa, así como la sugerencia de tipos estables hasta octubre de 2019.

Las rentabilidades de la deuda soberana de mayor calidad han repuntado en el tercer trimestre, con las expectativas de subida de tipos de la Fed y de normalización monetaria del BCE afectando más al tramo corto de las curvas, el tramo largo ha estado más condicionado por el entorno de mayor o menor aversión al riesgo. En cuanto a los tipos a 2 años, destaca el fuerte aumento de 29pb en EE.UU. al 2,82% mientras que en Alemania el movimiento al alza es más moderado, de 14pb a -0,52%. Más similares han sido las subidas de los tipos a 10 años en ambos mercados, de 20pb en EE.UU. a 3,06% y de 17pb en Alemania a 0,47%, aunque se han movido en rangos relativamente amplios en función de la percepción de mayor o menor riesgo de guerra comercial, en las economías emergentes más vulnerables y en Italia. Con todo ello, la pendiente de la curva americana alcanza nuevos mínimos desde 2007 mientras que la alemana acaba el trimestre con una ligera ampliación, y los diferenciales de tipos EE.UU.-Alemania aumentan tanto en el tramo corto como, en menor medida, en el tramo largo. La subida de los tipos a 10 años, por otro lado, viene sobre todo de la mano de los tipos reales mientras que, a pesar del repunte del precio del crudo, las expectativas de inflación a largo plazo descontadas por el mercado apenas suben 2pb en EE.UU. a 2,15% y bajan 1pb en Alemania a 1,36%

La deuda soberana de la periferia europea se ha movido en buena medida en función de las expectativas sobre la política fiscal del gobierno italiano, desde los mensajes tranquilizadores sobre una política aparentemente más alineada con el marco presupuestario europeo hasta el anuncio el 27 de septiembre de un objetivo de déficit público para el 2019 que queda finalmente por encima de las exigencias de la UE (2,4% del PIB). La prima de riesgo de la deuda italiana, a la que Fitch revisaba en agosto la perspectiva crediticia de estable a negativa, acaba el trimestre con una ampliación de 30pb, con un contagio limitado sobre el resto de países. En cuanto a la deuda española, la prima de riesgo apenas aumenta en el tercer trimestre 1pb a 103pb, con un repunte del tipo a 10 años de 18pb a 1,50%.

En términos de rentabilidad el trimestre ha sido muy negativo aunque hemos caído menos que el índice de referencia al tener mucha menos duración. Las subidas de rentabilidad generalizadas principalmente en Italia y en la deuda alemana a 10 años durante el mes de Agosto, han hecho que la rentabilidad del fondo se vea muy perjudicada. En términos de duración hemos recomprado la duración corta en niveles de 0.45% en el 10Y alemán y hemos dejado el corto en la zona del 5Y. Las posiciones de inflación tanto en USA como en Europa han funcionado bien debido al repunte del precio del crudo y los datos de inflación que han ido saliendo durante los meses de verano. La posición de estrechamiento de spread que tenemos entre Europa y USA en el 5 años ha seguido divergiendo con la ampliación de los diferenciales a favor de EE.UU...
En periferia, hemos estado algo largos frente a nuestro índice de referencia, por ello hemos sufrid o bastante durante la crisis política en Italia en términos de rentabilidad, hemos ido aprovechando las caídas en rentabilidad para reposicionar los plazos con algo menos de riesgo en Italia. En España, durante el verano hemos mantenido el 10 años emitido a finales de Junio, jugando el spread frente a Alemania y hemos reducido la posición al final del trimestre.

Por la parte de divisa, la posición en Corona Noruega lo ha seguido haciendo bien.

Al final del trimestre la duración del fondo se situó en 0.36 años, más de un año corto frente a su índice de referencia.

El patrimonio del fondo ha aumentado un 1,10% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 7,83%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,26%. El índice de rotación de la cartera ha sido de 0,42%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del -0,23%, inferior a la de la media de la gestora, situada en el -0,04%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -0,16% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un -0,15%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 1,45%, superior a la del índice de referencia del fondo que ha sido de un 0,40%.

31.03.2018

El comienzo del año ha estado marcado por la amenaza proteccionista de Trump, una de las primeras medidas ha sido poner aranceles al acero y al aluminio proveniente de China. El riesgo a una guerra comercial ha impactado en los mercados, si bien comenzábamos el año con subidas generalizadas en renta fija, el riesgo a una guerra comercial hacía que la renta fija volviera a actuar como activo refugio en la última parte del trimestre. Esta huida a la calidad, las sorpresas bajistas en los datos macro y la moderación de las expectativas de normalización monetaria han dado apoyo a la deuda soberana de mayor calidad, con aplanamiento de las curvas de tipos desde los máximos de febrero y ampliación de los diferenciales a favor de EE.UU.

La deuda periférica europea ha tenido un comportamiento relativamente favorable (tan solo la prima de riesgo griega registró un moderado repunte de 7pb), apoyada por la reedición de la Gran Coalición en Alemania, que despeja el camino a una política más europeísta. Pese al auge de los partidos populistas y el escenario de difícil gobernabilidad que dejan las elecciones en Italia, su prima de riesgo cierra el mes con una moderada caída de 3pb. En el caso de España, la mejora de la calificación crediticia de S&P, de BBB+ a A-, ha favorecido un estrechamiento de la prima de riesgo de 22pb a mínimos de 67pb con una reducción del tipo a 10 años de 38pb a 1,16%.
Por parte de los bancos centrales, tuvimos la primera reunión de la Reserva Federal con Powel como presidente, esta nos dejó una nueva subida de 25 puntos básicos. La Fed sigue esperando otras 2 subidas de tipos en 2018 y revisa al alza su previsión hasta el 2,9% a final de 2019 y 3,4% en 2020. Por otro lado, la Fed mejora su estimación de crecimiento económico para 2018 hasta el 2,7% aunque mantiene la de inflación. Respecto a la gestión del balance, el proceso de reducción pasiva continúa su curso.

El Banco Central Europeo por su parte, en la reunión de Marzo, comenzó a modular su mensaje de cara a una posible reducción de estímulos, eliminando del comunicado oficial la alusión a un posible aumento del programa de compra de activos si fuera necesario, si bien Draghi quitó importancia a este cambio, tranquilizando a los mercados. Las previsiones macroeconómicas del BCE sufrieron ligeros ajustes, esperando un crecimiento del 2,4% para este año y una inflación del 1,4%.

El mercado de divisas también reaccionaba a la amenaza proteccionista de EE.UU., el dólar se depreciaba tanto a las divisas desarrolladas como emergentes. El euro se ha apreciado durante todo el trimestre apoyado no solo por la debilidad del dólar si no por la menos incertidumbre política de Europa.

Por la parte de inflación, las expectativas a largo plazo en EE.UU. se moderan 6 pb a 2.06%, apoyadas por las sorpresas a la baja en los datos de salarios y precios. En Europa sin embargo se descuenta más inflación en Alemania, con un repunte de las expectativas a 10 años a 1.37%.

En términos de rentabilidad el trimestre ha sido negativo, las subidas de rentabilidad han hecho que el fondo obtenga una rentabilidad negativa al final del trimestre. La posición de empinamiento de curva en Alemania entre el 5 años y el 30 años ha tenido un comportamiento volátil durante el trimestre. Por otro lado, la posición de inflación que tenemos en USA ha ido muy bien. Sin embargo la posición de estrechamiento de spread que tenemos entre Europa y USA en el 5 años ha seguido divergiendo.
En periferia hemos acudido a los nuevos primarios de España e Italia en 10 años y al nuevo 30 años español, los hemos abierto en spread contra Alemania, esperando que la prima de riesgo de la deuda periférica mejore tras las elecciones italianas y la subida de rating de España, como así ha sido. También hemos tenido parte de la cartera posicionada en el tramo a 3 años en Italia, posición que hemos cerrado a final del trimestre tras obtener los resultados deseados.

Por la parte de divisa, la posición en Corona Noruega lo ha hecho bastante bien, recuperando parte de lo perdido el año pasado, abrimos un táctico largo de dólar a 1.25 que cerramos al cabo de un mes con beneficio para el fondo, no obstante la posición que tenemos contra el spread Europa USA no ha ido como esperábamos. También hemos abierto varios tácticos en Yen contra dólar, en uno hicimos stop loss y el otro todavía está abierto.

A mediados de Febrero decidimos meter inflación a corto plazo en Europa a través de bonos franceses, a pesar de que no hemos obtenido los resultados deseados al ser febrero y marzo meses donde la inflación tiene carry negativo por el efecto estacional, esperamos que empiece a dar beneficio a partir de abril.

El patrimonio del fondo ha disminuido un 24,51% en el periodo y el número de partícipes ha disminuido un 13,95%. El impacto de los gastos soportados por el fondo ha sido de un 0,25% los cuales se pueden desagregar de la siguiente manera: 0,25% de gastos directos y 0,00% de gastos indirectos como consecuencia de inversión en otras IICs. El índice de rotación de la cartera ha sido de 0,25%. Por otro lado, la rentabilidad del fondo en el periodo ha sido del -0,33%, superior a la de la media de la gestora, situada en el -1,13%. Los fondos de la misma categoría gestionados por BBVA AM tuvieron una rentabilidad media ponderada del -0,15% y la rentabilidad del índice de referencia ha sido de un 0,00%. Por último, la volatilidad del fondo ha sido del 0,60%, superior a la del índice de referencia del fondo que ha sido de un 0,31%.

De cara al próximo trimestre seguimos apostando por una retirada de estímulos por parte de los bancos centrales, lo que inevitablemente llevará a subidas de rentabilidades generalizadas, seguimos creyendo que las estrategias de corto de duración serán una buena cobertura. En periferia, mantenemos nuestra posición en el 30Y español y el 10Y italiano frente a Alemania, creemos que el spread puede seguir reduciéndose, más aún si Moody's le sube el rating a España en Abril. Por otro lado, mantenemos nuestra posición en linkers americanos y europeos apostando por un mayor repunte en la inflación, así como el táctico de empinamiento 5-30 en Alemania donde esperamos que llegue al nivel objetivo.
Al final del trimestre la duración del fondo se situó en 0.23 años, más de un año corto frente a su índice de referencia.
A lo largo del periodo se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de cobertura cuyo grado de cobertura ha sido de 1.00. También se han realizado operaciones de derivados con la finalidad de inversión cuyo grado de apalancamiento medio ha sido de 44.88

Top Ten Inversiones

InversionesPeso Cartera
BUONI ORDINARI DEL TES 0 193.19  %
BELGIUM KINGDOM 4 192.37  %
FINNISH GOVERNMENT 3.5 211.79  %
BUONI POLIENNALI DEL TES 4.75 231.67  %
BUONI POLIENNALI DEL TES 2.35 191.34  %
EFSF 0.4 251.33  %
BUONI POLIENNALI DEL TES 0.35 201.32  %
BELGIUM KINGDOM 0.8 281.16  %
CERT DI CREDITO DEL TES 0 191.1  %
FRANCE (GOVT OF) 4.25 180.97  %