Artículo

Las claves semanales del 10 al 14 de junio de 2024

BBVA AM España

10 de junio de 2024

El pasado jueves, el BCE anunció su tan esperado recorte de tipos de 25 puntos básicos. Se trata de la primera bajada de los tipos oficiales desde el rápido ciclo de endurecimiento que comenzó con el tipo de depósito en el -0,50% en julio de 2022 y terminó en el 4,00% en septiembre de 2023. Así, el BCE actuó antes que la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra, pero después del Banco Nacional Suizo (en marzo) y el Riksbank de Suecia (en mayo). También se adelantó al BCE el Banco de Canadá a principios de la semana. Del mismo modo, una serie de bancos centrales de mercados emergentes, que comenzaron a subir los tipos mucho antes que los bancos centrales de las economías avanzadas, ya van muy avanzados en sus ciclos de flexibilización.

Monitor de mercado

Sin embargo, la comunicación oficial que acompañó a la decisión fue cautelosa y evasiva sobre la trayectoria futura de las tasas. La presidenta Lagarde indicó que no sabía cuánto tiempo pasaría hasta el siguiente movimiento, sugiriendo que otra bajada en el mes de julio sería poco probable. Al resaltar que podría haber obstáculos inesperados en el camino y que cualquier decisión seguiría dependiendo de los datos, el BCE incluso dejó en el aire posibles recortes futuros en la última parte del año. Todo esto sugiere que el Consejo de Gobierno del BCE esperará hasta finales de verano para evaluar los datos y la evolución de las perspectivas de inflación antes de decidir sus próximos pasos.

Esto no debería sorprender: los bancos centrales, que ya no confían en las predicciones de inflación de sus modelos y buscan señales en cada nueva publicación de datos, se muestran reacios a brindar orientación sobre cuándo, cuánto y por cuánto tiempo pueden recortar los tipos. Dicho de otra manera, la alta dependencia de los datos de los bancos centrales hace que no se comprometan con ningún ciclo de políticas.

La estimación final del PIB del primer trimestre de la eurozona proporcionó información importante sobre el nexo entre salarios, beneficios y productividad. En particular, la remuneración por empleado aumentó hasta el 5,1% interanual en el primer trimestre desde un 4,9% en el cuarto trimestre de 2023. Sin embargo, al mismo tiempo, la productividad laboral se mantuvo prácticamente estancada y, si la recuperación esperada de la productividad no se materializa, surgirán preocupaciones sobre cuánto tiempo los márgenes de beneficios podrán seguir absorbiendo los crecientes costes laborales.

En otro orden de cosas, el informe de empleo de mayo en Estados Unidos confirmó la resiliencia del mercado laboral norteamericano, mostrando un fuerte repunte en la creación de empleo y una nueva aceleración de los ingresos por hora trabajada. El empleo registró un fuerte aumento de 272.000 nóminas, tras el repunte relativamente suave de abril. Las cifras también implican que el círculo virtuoso entre la fortaleza del mercado laboral y el sólido gasto del consumidor permanece intacto. Sin embargo, en la encuesta de hogares, la debilidad fue mayor, sugiriendo que la economía está funcionando a menor ritmo del que implica la generación de nóminas. Así, la tasa de desempleo alcanzó la cota del 4,0% por primera vez desde el año 2022 y la fuerza laboral se redujo en 250.000 personas.

En el mundo de los indicadores adelantados, el PMI manufacturero mundial del mes de mayo, aumentó hasta los 50,9 puntos, desde los 50,3 del mes de abril. La mejora del índice se debió al fortalecimiento tanto del componente de producción como del de nuevos pedidos. Al mismo tiempo, las presiones sobre los precios en el sector manufacturero continuaron aumentando en mayo. De cara a los próximos meses, los sólidos datos de crecimiento de las exportaciones de mayo en China y Corea, respaldan la recuperación del sector manufacturero. Esto también debería ser un buen augurio para el comercio mundial.

Paralelamente, el PMI de servicios global continuó su racha de resistencia, saltando hasta los 54,1 puntos, desde los 52,7 anteriores. Junto con la mejora en el sector manufacturero, esto impulsó al índice compuesto global hasta unos sólidos 53,7 puntos, pintando un panorama positivo para la economía mundial.

En el ámbito político, una victoria más estrecha de lo esperado del primer ministro Modi en India, que no alcanzó la mayoría necesaria para gobernar en solitario, está generando incertidumbre sobre posibles cambios en el presupuesto de ingresos para el año que viene, mientras que la atención del mercado está centrada ahora en la formación del gabinete y la posible dinámica de coalición después de las elecciones.

En México, las elecciones depararon una significativa victoria para el partido gobernante Morena en múltiples frentes. La victoria presidencial de Claudia Sheinbaum superó las expectativas por un amplio margen, asegurando una mayoría constitucional de dos tercios en ambas cámaras. Aunque las expectativas se inclinan hacia la responsabilidad fiscal y las iniciativas verdes bajo la presidencia de Sheinbaum, existen preocupaciones respecto de una ampliación del déficit fiscal y posibles cambios institucionales.

Las elecciones al Parlamento Europeo, que tienen lugar cada cinco años en junio, terminarán el domingo 9 de junio. Un total de 373 millones de votantes decidirán la dirección del bloque durante los próximos cinco años. Cuestiones cruciales como los conflictos bélicos, la inmigración y el cambio climático están influyendo en el panorama político, y se predicen avances notables para los partidos de extrema derecha. El papel del parlamento a la hora de aprobar la composición de la Comisión y nombrar a su presidenta, actualmente Ursula von der Leyen, tiene un peso significativo.

Por último, la Comisión Europea se está preparando para imponer aranceles a los vehículos eléctricos importados de China en respuesta a los subsidios de Beijing a su industria automovilística. Los posibles aranceles, que se espera superen la tasa actual del 10%, podrían afectar tanto a los fabricantes chinos como a los occidentales que producen automóviles en China para exportarlos a Europa, lo que podría dar lugar a medidas de represalia por parte de China. La UE pretende abordar lo que considera prácticas comerciales desleales y distorsiones del mercado por parte de Beijing, lo que refleja una postura más asertiva en cuestiones comerciales.